El Cese de Operaciones del Gobierno Provoca Racionamiento de Insulina

1/15/19

 

Nota del editor: esta historia se está desarrollando y se actualizará a medida que haya nueva información disponible. Última actualización de la página 1/14/19.


El gobierno de los Estados Unidos se encuentra actualmente en el día 24 del cese de operaciones más largo de la historia, que comenzó el 22 de diciembre de 2018. Actualmente, nueve departamentos del gobierno están cerrados, y 800,000 trabajadores federales han sido suspendidos (forzados a quedarse en casa) o están trabajando sin paga. Para los trabajadores del gobierno que viven con diabetes Tipo 1, el cese de operaciones ha demostrado tener consecuencias potencialmente devastadoras.

Aunque a los trabajadores se les pagará cuando finalice el cese de operaciones, esto ayuda muy poco a las personas que tienen que pagar sus cuentas ahora. Han surgido historias de trabajadores que no han podido pagar las necesidades básicas como alimentos, energía y medicamentos críticos. Una de esos empleados es Mallory Lorge de River Falls, Wisconsin. Lorge, quien vive con diabetes Tipo 1, se vio obligada a racionar su insulina restante ya que no puede pagar el copago de $300.

La empleada del Departamento del Interior ya ha ignorado un nivel de azúcar en la sangre peligrosamente alto y dice: “No puedo darme el lujo de ir a la sala de emergencias. No me puedo darme el lujo de nada. Simplemente me fui a la cama y esperé poder lograr despertarme”. Lorge ha cancelado todas sus citas médicas y le dijo a NBC News que ella y su esposo probablemente puedan pagar otras tres o cuatro semanas antes de quedar en bancarrota. La pareja ha consolidado sus préstamos y ya ha gastado todos sus ahorros y el dinero que recibieron como regalos de boda.  “Es como que hubiera sido secuestrada”, dijo Lorge. “He sido empleada federal durante seis años, y me encanta. No me pagan mucho, pero me encanta trabajar para el pueblo estadounidense. Que el gobierno nos haya puesto en esta posición es como un golpe en el estómago”.

Esta no es la primera historia que surge sobre las personas con diabetes afectadas por el cese de operaciones. La semana pasada, la CNBC informó que un examinador de impuestos del IRS en Chicago no pudo recoger su receta de insulina de $200. El empleado del gobierno, conocido como Leo, continuó diciendo que tiene que ahorrar cada centavo, y dependerá de su tarjeta de crédito si el cese de operaciones persiste. Y estos dos trabajadores no están solos. Se han creado miles de páginas GoFundMe para empleados del gobierno afectados por el cese de operaciones, muchos pidiendo dinero para cubrir gastos médicos. A medida que este cese de operaciones continúe, la cantidad de personas que no pueden pagar sus medicamentos seguramente aumentará.

Para las personas con altos costos de atención de la salud que pagan de sus bolsillos, como la insulina, el momento del cese de operaciones no podría ser peor. Los planes de salud con deducible alto restablecen los deducibles el 1 de enero, lo que significa que muchas personas se quedan atascadas pagando el precio de lista de sus recetas mensuales en la farmacia hasta que se alcance el deducible de su plan de seguro. Para comprar un suministro de insulina para un mes, esto puede variar desde $200 hasta más de $1000.

El alto costo de la insulina en los EE. UU. También afecta a muchos empleados no gubernamentales. En un estudio de la Universidad de Yale de noviembre de 2018 se encontró que 1 de cada 4 pacientes con diabetes en una clínica en los Estados Unidos no utilizaron su insulina recetada lo suficiente debido a preocupaciones de costos.

La creciente presión de los activistas de los pacientes ha llevado a algunas medidas preliminares dirigidas a hacer frente a los altos costos de la insulina en los Estados Unidos.

El lunes 14 de enero, el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes anunció que están investigando las acciones de una docena de compañías farmacéuticas. El panel está buscando información detallada sobre el aumento en los precios de los medicamentos recetados de AbbVie, Amgen, AstraZeneca, Celgene, Eli Lilly, Johnson & Johnson, Mallinckrodt, Novartis, Novo Nordisk, Pfizer, Sanofi y Teva Pharmaceuticals. El presidente Elijah Cummings (D-Md) dijo en una declaración que “los objetivos de esta investigación son determinar por qué las compañías farmacéuticas están aumentando los precios tan drásticamente, cómo las compañías farmacéuticas están utilizando los ingresos y qué medidas se pueden tomar para reducir los precios de los medicamentos con receta”.

La semana pasada, el Representante Bobby Rush (D-Ill) introdujo la “Ley de acceso a la insulina para todos”, que eliminaría el requisito de costos compartidos para los pacientes con Medicare y Medicaid para que más personas con diabetes tengan acceso a este medicamento que salva vidas. En diciembre, el Comisionado de la FDA de los Estados Unidos, Scott Gottlieb, MD, emitió una declaración que detalla un puñado de guías nuevas diseñadas para aumentar la competencia y bajar los precios en el mercado de la insulina. Los cambios están programados para entrar en vigor en 2020.

A medida que pasan los días, las ramificaciones negativas de los empleados del gobierno sin un cheque de pago continuarán creciendo. Para las personas con diabetes Tipo 1 que necesitan insulina para mantenerse con vida, esto tiene consecuencias peligrosas y graves.


Si vives en los Estados Unidos y necesitas ayuda para conseguir insulina o deseas informarte más información sobre el creciente movimiento de abogacía, haz clic aquí.

 

Todd fue diagnosticado con diabetes tipo 1 en 2000, y desde entonces ha estado abogando extraoficialmente por la DT1. Antes de unirse al equipo en Beyond Type 1, Todd escribió y produjo programas de televisión para Discovery Channel, Travel Channel y Animal Planet. Cuando no está en la oficina, generalmente lo puedes encontrar en un juego de béisbol, viajando o dibujando en su Etch A Sketch. También puedes seguirlo en Instagram.