El MCG ha demostrado ser una herramienta útil para embarazos saludables

1/2/18
ESCRITO POR: GREG BROWN

Si bien escuchamos mucho sobre las complicaciones de la diabetes Tipo 1 en la vida diaria, podríamos decir que escuchamos, leemos y hablamos menos sobre los riesgos planteados por la diabetes Tpo 1 para aquellas personas en estados específicos en sus vidas. Toma en cuenta el embarazo. Ya es bastante difícil manejar tu propio cuerpo, así que imagina por un momento el esfuerzo físico de desarrollar otra vida mientras también luchas contra la diabetes Tipo 1. ¿Y qué hay de la miríada de riesgos que enfrentan los recién nacidos de madres con diabetes Tipo 1?

Los resultados de un estudio internacional reciente mostraron que el uso de un sistema de MCG (monitoreo continuo de glucosa, en lugar de solo un glucómetro, durante el embarazo benefició significativamente tanto a las madres con diabetes Tipo 1 como a sus recién nacidos después del nacimiento.

“Esperamos que estos resultados ayuden a las personas con diabetes Tipo 1 a confiar en su decisión de tener hijos y ayudarlas a tomar decisiones informadas con sus médicos sobre los cuidados”, dijo Derek Rapp, CEO y presidente de JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés) sin fines de lucro, que financió el estudio.

El estudio tuvo como objetivo mantener los niveles de azúcar en la sangre en el rango de 63 a 140 mg/dl, un reto difícil en cualquier momento, realmente, y mucho más durante el embarazo. Las futuras mamás que usaron un MCG pasaron 100 minutos adicionales en el rango de nivel de glucosa en la sangre objetivo. También pasaron 72 minutos menos por día sobre 140 mg/dl. Los picos de azúcar en la sangre no son saludables para un bebé en el útero, y el estudio demostró que la medición con un MCG les permitía a las usuarias detectar y corregir los niveles altos mucho más rápidamente.

Se informó una reducción de un 0.2 % de la hemoglobina A1c relativamente menor entre usuarias de MCG y usuarias de solo glucómetros. Cabe señalar que el estudio se limitó a las pacientes con diabetes Tipo 1 con A1c bajo buen control y de menos del 7 por ciento para empezar.

El estudio se realizó en 31 hospitales en Canadá, Irlanda, Italia, España, el Reino Unido y los Estados Unidos. Incluyó a 325 mujeres embarazadas entre las edades de 18 y 40 que administraban su diabetes Tipo 1 con terapia de insulina diaria (bombas de insulina o inyecciones diarias múltiples). La mitad de las mujeres fueron asignadas al azar para usar un dispositivo MCG. La otra mitad hizo mediciones de punción de dedos y glucómetros de cuatro a ocho veces por día para medir sus niveles de glucosa en la sangre. El estudio duró más de 24 semanas, comenzando entre las semanas de 10 a 12 de gestación y hasta el final del embarazo.

El estudio representa la primera evidencia para apoyar el uso de sistemas MCG como algo que es más beneficioso durante el embarazo, ofreciendo a mujeres embarazadas, parejas, familias y personas con diabetes Tipo 1 que están considerando un embarazo, tanto la esperanza como la información potencialmente clave a considerar al determinar el tratamiento con diabetes Tipo 1 durante el embarazo.

Un segundo hallazgo clave del estudio fue la disminución sustancial de las complicaciones entre los recién nacidos en el grupo que usó un MCG.

La cantidad de bebés que nacieron más grandes que el promedio cayó del 69 al 53 por ciento. La cantidad de bebés que ingresaron a cuidados intensivos durante más de 24 horas después del nacimiento disminuyó del 43 al 27 por ciento. Los bebés que nacieron con niveles de azúcar en la sangre bajos disminuyeron del 28 al 15 por ciento. Además, en promedio, los bebés nacidos de madres con MCG abandonaron el hospital un día antes y los ingresos de atención neonatal se redujeron a la mitad.

Las mujeres embarazadas con diabetes Tipo 1 se consideran un grupo de alto riesgo debido a las demandas corporales tanto de gestación como de la diabetes Tipo 1. El tratamiento convencional ha incluido principalmente un sistema más cercano de monitoreo antes, durante y después del embarazo. Entre las recomendaciones se incluyen: visitas intensificadas al endocrinólogo para las consultas previas al embarazo, mantenimiento sostenido de los nivel de glucosa en la sangre recomendado para el embarazo (A1c menor de 7), consultas con el oftalmólogo y, una alimentación más saludable y un regimiento de vitaminas prenatales.

La esperanza es que, ahora, con los resultados del estudio, los médicos de todo el mundo pidan el uso de sistemas MCG durante el embarazo también.

Históricamente, uno de cada dos bebés nacidos de madres con diabetes Tipo 1 tiene complicaciones relacionadas con niveles altos de azúcar en la sangre. Algunas complicaciones son más amenazantes que otras. Si bien los cuidados, el tratamiento y la tecnología para la diabetes han mejorado notablemente en la última generación, las estadísticas sobre las complicaciones postparto aún no han mejorado. Hasta, quizás, ahora.

“Las mujeres necesitan controlar los niveles de glucosa en la sangre muy estrechamente para evitar complicaciones en el embarazo para sus bebés, pero eso puede ser muy difícil de hacer”, dijo en un comunicado de prensa la doctora Denice Feig, investigadora principal del estudio. “Hemos demostrado aquí, por primera vez, que el uso de la medición continua de glucosa da como resultado un mejor control de la glucosa durante el embarazo y una reducción en las complicaciones de salud neonatal”.

Aprende más sobre el embarazo con diabetes Tipo 1.

 

GREG BROWN

Greg Brown es un escritor independiente que vive en las montañas del oeste de Maine. Ha escrito para las revistas Consumer Reports Magazine, Consumer Reports Online, los periódicos The New York Times y Chicago Tribune, entre otras publicaciones. Lo puedes encontrar en línea en: www.yellowbarncreative.com.