El Dinero No Compra Felicidad


 
 
Nota del editor: Esta entrada fue originalmente publicada en el blog Sin Dos de Azúcar, blog personal de Karime, autora de esta publicación.

Quienes vivimos con diabetes sabemos que cada centavo cuenta y que es difícil no pensar que debemos de incluir en la lista de nuestros gastos “algo” relacionado con nuestras diabetes. Los más afortunados, sólo incluirán unas pocas cosas, quizá solamente jeringas. Pero la verdad es que, la mayoría de las realidades se ven reflejadas en grandes sumas de dinero destinadas a básicamente, mantenernos vivos.

Dice esa frase tan famosa: “el dinero no compra la felicidad”.

Duele que compre la salud de muchos de nosotros y que ese gasto represente el poder sobrellevar un mes, una semana o un día más manejando nuestras diabetes de la mejor manera (posible) y así, mantenernos un poco cuerdos y felices para nosotros mismos y para los que nos rodean.

Hace unos días, en uno de esos paseos de verano por Chihuahua, que básicamente, te achicharran…. Christian, mi hijo, me preguntó: ¿Crees que cuándo sea más grande ya exista una cura para tu diabetes?

Quienes vivimos con diabetes, sabemos que hace cinco años se decía que dentro de 5 años la tendríamos… y hace cinco años atrás, también se decía lo mismo…. y hace cinco… (grito interno) y así hasta el infinito.

Me limité a contestarle con una idea que compartimos muchísimas personas que vivimos con diabetes, y que admito, es bastante fatalista: “gastamos más dinero por pagar medicamentos mes con mes que pagando por una cura definitiva, la cual,  no sería nada barata. No creo que yo logre ver una cura, pero espero, de todo corazón, que tus hijos y tus nietos cuenten con una cura… que tengan la posibilidad de contar con ella.”

Creo que todo padre se pregunta si hace lo correcto con la educación de sus hijos y momentáneamente nos sorprenden sí o sí.

“Si existe la cura… cuando sea grande, voy a juntar mucho, pero mucho dinero para comprártela”, me dijo.

No puedo dejar de recordarlo sin sentir esa sensación en el pecho.

¿El dinero compra la felicidad?…

No sé si quiero contestarlo… pero algo sé muy bien: no necesito una cura, cuando tengo a alguien me ama tanto.

 

 

 

ESCRITO POR Karime Moncada, PUBLICADO 11/12/19, UPDATED 04/26/21

Soy Karime, tengo 27 años y vivo con diabetes tipo 1 desde hace 12 años. Soy egresada de la licenciatura Lengua y Literatura Hispánica por la UNAM. Soy mamá de un maravilloso ser humano y de dos hijas perrunas. Mi diabetes me ha llevado a informarme y reconocerme. Creo firmemente en que las experiencias de las personas nos nutren y enriquecen, es por eso que comencé a escribir mi historia, para devolver un poco de aquello que aprendí leyendo y escuchando de aquellos que, como yo, también viven sus diabetes.