El empleo y la diabetes tipo 1

 2016-09-16

Nota: Este artículo forma parte de nuestra biblioteca de recursos de la Vida diaria. Para obtener más información sobre las muchas cosas que afectan tu salud y el control diario de la diabetes Tipo 1, visita aquí. Esta información aplica en los Estados Unidos. Si tienes información sobre tu país, escríbenos a mariana@beyondtype1.org para que podamos compartirla con nuestros visitantes. 


 

Lo que deben hacer y lo que no deben hacer los empleadores

Siendo una persona con diabetes Tipo 1, tienes la protección de varias leyes en los Estados Unidos con respecto a la discriminación en el trabajo. Es importante tener una visión clara de la protección con la que cuentas para que puedas asegurarte de que te estén tratando de manera justa y equitativa. A continuación, se presenta un desglose de la protección con la que cuentas:

Un empleador no está autorizado para hacer lo siguiente:

  • Evitar contratarte o darte un ascenso debido a tu diabetes Tipo 1.
  • Despedirte debido a tu diabetes Tipo 1 (a menos que representes una “amenaza directa”).

Un empleador debe llevar a cabo a lo siguiente:

  • Proporcionarte ajustes razonables que te ayuden a realizar las funciones esenciales de tu trabajo
  • No discriminar con respecto al seguro médico proporcionado por el empleador.

Entrevistas: ¿Es mejor decirlo?

No hay ninguna ley que te exija revelar tu diabetes, y los empleadores no tienen permiso para preguntarte acerca de tu historial médico antes de ofrecerte un trabajo. Incluso si decides hablarle a tu empleador de tu diabetes, este está obligado a mantener confidencial esa información. Algunas ofertas de trabajo pueden depender de tu capacidad para aprobar una evaluación médica después de la oferta inicial, como los oficiales de policía o los bomberos. Sin embargo, estos resultados sólo afectarán tu oferta si te impiden hacer tu trabajo o si pones a tus compañeros de trabajo en riesgo.

Si hablas de tu diabetes, depende de ti. Sin embargo, si tu empleador no sabe acerca de tu diabetes, puedes tener dificultades para demostrar la discriminación basada en tu enfermedad en el futuro. Cuéntales sobre la hipoglucemia, la hiperglucemia y otras complicaciones que podrían surgir.

¡Echa un vistazo a la experiencia de Julia con el empleo y la diabetes Tipo 1 aquí!

Ajustes razonables

Un ajuste razonable es cualquier cambio en un ambiente de trabajo que permita que una persona con una discapacidad haga el trabajo.

De acuerdo con la La ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés), los empleadores están obligados a hacer estos ajustes si se solicitan, a menos que estos causaran una “excesiva onerosidad” para el empleador. Tú tienes derecho a ajustes razonables incluso si no revelas tu diabetes antes de ser contratado. Generalmente, los ajustes para aquellos con diabetes 1 son fáciles, económicos y útiles. Esta es otra conversación que es útil tener con tu empleador para asegurarte de que tiene en cuenta tu rutina diaria.

Estos ajustes incluyen:

  • Las necesidades diarias del control de la diabetes (como llevar el control de los niveles de azúcar en la sangre).
  • Tomar la insulina necesaria.
  • Tratamiento de cualquier episodio hipoglucémico o hiperglucémico.

Licencia médica

Tienes el derecho a una licencia médica para hacerte cargo de tu diabetes Tipo 1. La Ley de Licencia Familiar y Médica requiere que la mayoría de los empleadores privados con más de 50 empleados y la mayoría de los empleadores del gobierno ofrezcan hasta 12 semanas de permiso por año debido al grave estado de salud del trabajador o de un familiar cercano.

Esta licencia puede ser flexible. Por ejemplo, puedes dividir la licencia en pequeños bloques de tiempo para hacer frente a problemas a corto plazo, como llevar el control de los niveles de glucosa en la sangre o las citas médicas.

Derechos del empleador

En ciertas situaciones, los empleadores están autorizados a preguntar acerca de tu diabetes y pueden requerir que te sometas a un examen médico.

Estas situaciones generalmente se limitan a exámenes físicos para postulantes, solicitudes de ajustes razonables, cuando regresas al trabajo después de una licencia médica prolongada, o cuando has experimentado un problema médico en el trabajo que plantea problemas de seguridad para ti.

Un problema común en los casos de discriminación por diabetes es que el empleador afirma que la persona con diabetes causa un riesgo de seguridad para otros empleados. A veces esto se refiere a un empleado que experimenta hipoglucemia en el trabajo, o se basa en los conceptos erróneos de un empleador sobre la diabetes. Es importante que eduques a tu empleador acerca de tu capacidad para ser un trabajador seguro, responsable y eficaz con diabetes Tipo 1.

Seguro médico

Dependiendo de tu trabajo, quizás te ofrezcan un plan de salud grupal subsidiado por el empleador. Estos planes no están autorizados a excluir la cobertura de condiciones preexistentes, por lo que te cubrirá siendo una persona con diabetes Tipo 1.

Antes de aceptar un puesto, considera la cobertura de seguro médico y los beneficios que te darán. Los planes de salud subsidiado por el empleador tendrán un Resumen de Beneficios y Cobertura (SBC, por sus siglas en inglés) que incluirá información sobre la cobertura y costo del plan (tales como deducibles y límites de gastos varios).  Tu seguro de médico debe darte un resumen al principio cuando te registres y al principio de cada año. Los diferentes empleadores, dependiendo del tamaño y la preferencia en los planes de seguro, te cubrirán de manera independiente pero similar. Comprar diferentes resúmenes puede ser una manera útil de comparar varios planes de salud.

COBRA, siglas en inglés para la Ley Ómnibus Consolidada de Reconciliación Presupuestaria, es una ley federal que permite que un empleado y su familia mantengan la cobertura de salud durante 18 a 36 meses en el plan de grupo basado en el empleador después de ciertos acontecimientos importantes de la vida (como la muerte o despido de un empleado). La ley COBRA puede permitir, pero no siempre, una cobertura más barata a comprar planes individuales de seguro médico.

Para obtener más información sobre los derechos y la protección de los planes de salud subsidiado por el empleadores, visita la siguiente información del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos.

¿Qué leyes te protegen?

Si alguna vez te sientes incómodo, discriminado o erróneamente despedido debido a la diabetes, tienes una variedad de opciones para defenderte. Estás protegido de la discriminación en el lugar de trabajo bajo las leyes federales y estatales.

Las leyes federales y estatales en los Estados Unidos ofrecen protección contra la discriminación en el lugar de trabajo.

  • La Ley de Estadounidenses con Discapacidades se aplica a empleadores privados, sindicatos y agencias de empleo con 15 o más empleados, y al gobierno estatal y local.
  • La Ley de Rehabilitación de 1973 generalmente cubre a los empleados que trabajan para la rama ejecutiva del gobierno federal, o para cualquier empleador que recibe dinero federal.
  • La Congressional Accountability Act (La ley de responsabilidad del congreso) cubre a los empleados del Congreso y a la mayoría de las agencias de la rama legislativa.
  • Todos los estados tienen sus propias leyes contra la discriminación y agencias responsables de hacer cumplir esas leyes. Algunas leyes estatales contra la discriminación proporcionan una protección más completa que las leyes federales.

Despido debido a la diabetes Tipo 1

Si te despiden de tu trabajo debido a tu diabetes, tienes el derecho de presentar un cargo por discriminación con la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) o tu agencia de empleo justo del estado.

la La ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) es un gran recurso para esto y ofrece asesoramiento legal sin cobro si te han discriminado por tener diabetes Tipo 1.

Dependiendo de tus circunstancias, puede optar por otras opciones disponibles. Estas pueden incluir presentar una queja sindical o negociar un retorno al trabajo con tu empleador.

  • Pasos para presentar una queja

Si deseas presentar una queja ante una agencia gubernamental, una comisión de derechos humanos o presentar una demanda en los tribunales, hay plazos y detalles sobre el proceso que debes saber antes de tomar acción.

  • Ten en cuenta las fechas

Muchos procesos de quejas tienen plazos estrictos para presentar una queja.  En algunos casos, las quejas deben presentarse rápidamente para preservar los derechos legales. La fecha límite para presentar una queja se basará en una serie de factores, así que asegúrate de tenerlo presente. Lo mejor es consultar a un abogado que tenga estos conocimientos para que no te pierdas los plazos.

  • Preséntala lo antes posible

Presentar una queja, independientemente de tus intenciones de luchar contra la discriminación, es una forma importante de preservar tus opciones legales. Presentar una queja administrativa es un requisito previo para presentar una demanda en los tribunales, por lo que es necesario que se complete lo antes posible.

Quejas de empleo: qué presentar, dónde presentarlo y cuándo presentarlo si eres…

  • Empleado del gobierno federal
    • Debes presentar las quejas ante la oficina de la agencia igualdad de oportunidades de empleo (EEO, por sus siglas en inglés) dentro de los primeros 45 días de la supuesta acción discriminatoria.
    • Lee más sobre el proceso de quejas del sector federal aquí.
  • Empleado del sector privado
    • Debes presentar una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOC) o con su agencia estatal de empleo justo dentro de los primeros 180 días de las supuestas acciones discriminatorias (o con una extensión de 300 días)
    • Todos, excepto cinco estados (Alabama, Arkansas, Georgia, Mississippi y Carolina del Norte), amplían el tiempo para presentar denuncias de 180 días a 300 días
    • Lee más acerca de cómo presentar una queja de discriminación con la EEOC.
  • Demandas
    • Se deben presentar en un tribunal estatal o federal dentro de los primeros 90 días de recibir el aviso del derecho a demandar.

Investiga y comunícate

Tener diabetes Tipo 1 no debe impedir que entres a la fuerza laboral o que no sigas una carrera que amas. A veces puede ser necesario educar a tus empleadores sobre tu enfermedad y explicarles tus necesidades. Esto, por supuesto, depende de lo que creas más conveniente. Trata de comunicarte con tu empleador sobre los ajustes razonables, aprovecha tus derechos para tomar una licencia médica y ten en cuenta cualquier tipo de discriminación.


Lee: La vida después de la graduación de la universidad por Julia Flaherty.