El endocrinólogo que puede llevarte al éxito o al fracaso

9/20/18
ESCRITO POR: Jessica Hausmann

Para muchos que no han sido diagnosticados con una condición médica específica, ir a un médico es una de las muchas visitas de rutina que pueden realizarse durante el año; una cita más en tu agenda. Este profesional asume un papel muy diferente en tu vida una vez que te dan un diagnóstico que nunca pensaste que te iban a dar. Sí, como humanos, tendemos a pensar que la diabetes, el cáncer o el Parkinson nunca nos dará a nosotros, o al menos eso era lo que yo pensaba.

Viniendo de una familia sin predisposición hereditaria a la diabetes, fue una sorpresa para mí haber sido diagnosticada. Mi diagnóstico surgió como “Diabetes gestacional” durante mi primer embarazo cuando se realiza la prueba de glucosa aproximadamente a las 18 semanas.

“Es bastante común que la placenta te haga resistente a la insulina”, me dijo el ginecólogo y obstetra, “desaparecerá inmediatamente después de dar a luz”. Pero esa hipótesis se demostró rápidamente incorrecta tres meses después de dar a luz, cuando mi visión estaba tan borrosa que no podía conducir y utilicé mis dos últimas tiras reactivas del embarazo para probar mis niveles de glucosa. La lectura fue aterradora: 400. Volví a medirme y la lectura fue de 420.

Una amiga mía que es Educadora en Diabetes acababa de entrevistar a este “encantador” endocrinólogo que realmente le gustó y pensó que su amabilidad y calidez me ayudaría a manejar el diagnóstico de manera más eficiente. Me presenté a su oficina con mi esposo y mis padres, todos aterrorizados y confundidos en cuanto a cuáles serían los próximos pasos a seguir.

“Sé agradecida de que al menos hayas experimentado la maternidad por una vez en tu vida”, esas fueron sus primeras palabras. Me sugirió encarecidamente que no debería tener más hijos y luego me dio la introducción para una bomba de insulina o, como él la describió, a “tu nueva mejor amiga”. Para una persona que rara vez ha escuchado hablar de diabetes, todos estos términos y noticias eran terroríficos. Todos estábamos llorando. Terminó la cita proporcionando su número de teléfono celular en caso de que tuviera alguna pregunta o necesitara ayuda. Como venezolana, estaba acostumbrada a ese tipo de gesto en mi país de origen, donde los médicos y los pacientes tienen una relación más personal, pero sabía que no era común en los Estados Unidos, por lo que definitivamente me sentí cómoda.

En medio de toda esta conmoción, tristeza y desesperación, mi padre, que es el miembro más analítico y menos emocional de la familia, sugirió que buscáramos una segunda opinión. Ahora pienso que quizás en aquel entonces estaba tan ahogada por la pena que nunca se me pasó por la mente pensar que tal vez había caído en las manos del médico equivocado. En la vida cotidiana buscamos una segunda opinión para casi todo; a veces una tercera y una cuarta también, entonces ¿por qué nunca se me pasó por la mente hacer lo mismo con mi salud?

Después de mucha investigación encontré a alguien que tenía credenciales increíbles y parecía estar muy involucrado con las últimas investigaciones y tratamientos. Esta persona rápidamente me hizo sentir fortalecida y me brindó las herramientas adecuadas para enfrentar mi diabetes. Se rió durante nuestra primera cita cuando le pregunté sobre no poder tener más hijos y morir 15 años más joven: “Puedes tener tantos hijos como quieras y vivir la vida como cualquier otra persona, siempre y cuando lleves un control”.

Mi experiencia con este increíble endocrinólogo recién comenzaba: comenzó a prepararme un año antes para mi segundo embarazo. Nos reunimos cada tres meses durante un año: su objetivo era bajar mi A1c primero, y luego asegurarme de que realmente podía mantener ese A1c antes de que me diera luz verde para quedar embarazada.

“Esa barrita para la orina muestra que estás embarazada y seré la primera persona en averiguarlo después de tu esposo. ¿DE ACUERDO?”. Recuerdo claramente sus palabras. Estaré eternamente agradecida por su guía y cuidado, y la forma en que trabajamos juntos; la forma en que me hizo sentir fortalecida y lo simple que era cuando le explicaba la diabetes a un paciente recién diagnosticado: “Recuerda esto, todo irá bien siempre y cuando lleves un control”. Puedes hacer lo que quieras y vivir una vida normal”.

Seis meses después de visitar ese loco endocrinólogo, recibí una carta de su oficina que decía que ya no iba a practicar medicina. No sé lo que pasó, pero realmente me sentí aliviada.


Lee más sobre el embarazo y la diabetes tipo 1.

 

Jessica Hausmann

Jessica Hausmann tiene 33 años y vive en Miami, FL, desde 2004. Ella tiene una licenciatura en periodismo y comunicaciones masivas, pero se convirtió en agente de bienes raíces después de darse cuenta de la poca cantidad de dinero que podía ganar como periodista. Sus intereses son cocinar, el vino tinto, la moda, escribir en español e inglés. Puedes encontrarla en Instagram como @glucosediva, donde le gusta conectarse con personas con diabetes, publicar sus comidas y hablar sobre cualquier tema relacionado con la diabetes.