El Manejo de mi DT1 el Día de mi Boda – Un Trabajo en Equipo

5/7/19

 

Desde que me comprometí, no pude evitar pensar cómo la diabetes Tipo 1 afectaría el día de mi boda. Este era el único día de mi vida en el que quería estar completamente presente y en el momento, lo cual no siempre es posible mientras se tiene que manejar una condición tan impredecible. ¡No me había dado cuenta de cuánto trabajo en equipo necesitaría manejar mi diabetes ese día!  Todos realmente hicieron un esfuerzo para ayudarme a tener un día “libre de diabetes”. Fue el primer día desde mi diagnóstico en el que me sentí realmente despreocupada e inconsciente de mi diabetes: ¡la mejor sensación para un Tipo 1! ¡Mis niveles de glucosa en sangre se mantuvieron estables entre 9-10 mmol / L (162-180 mg / dL) durante todo el día, y no podría estar más feliz con la forma en que resultaron las cosas! Estas son algunas de las cosas que mi familia y mis amigos y yo hicimos para asegurarnos de que pudiera disfrutar mi día al máximo como novia.

Preparación de mi glucosa en sangre

Mi esposo y yo tuvimos mucho cuidado con los alimentos que ingerimos el día antes de la boda. Incluso preparamos toda nuestra comida en casa y la trajimos al hotel. Mi familia fue a cenar a un restaurante la noche anterior a la boda, pero decidimos comer nuestras comidas empacadas para no arriesgarme a comprar alimentos cuyo contenido de carbohidratos no podría contar acertadamente.  Preparamos todas las comidas bajas en carbohidratos con ingredientes de bajo índice glucémico para evitar picos de azúcar en la sangre. Era “comida segura” que había usado muchas veces antes. Comer mis propias comidas empacadas realmente me ayudó a comenzar el día con niveles estables de glucosa en sangre, lo que creo que contribuyó a la estabilidad de los niveles de azúcar en sangre el día de la boda.

Nombra a una “chica de glucosa” (¡o chico!)

Nombré a dos “chicas de glucosa” para que vigilaran mis niveles de glucosa en mi MCG Dexcom el día de la boda, y para que así yo no tuviera que hacerlo. Mi cuñada y una de mis mejores amigas (Abby, que también tiene DT1) descargaron la aplicación Dexcom Follow y estuvieron al pendiente de mis niveles de glucosa todo el día. Esto fue un cambio importante, y quizá la razón principal por la que no pensé en la diabetes ese día. Cuando estábamos bailando el Horah juntos en la recepción, mi amiga Abby me dijo cuál era mi nivel de azúcar en sangre, de modo que no tenía que preocuparme de que bajara demasiado mientras bailaba. Ella también se acercó en otro momento de la recepción para decirme que mi nivel de azúcar en la sangre estaba subiendo y que tendría que aplicar una dosis de corrección con mi bomba de insulina (que estaba en un liguero bajo mi vestido). ¡Saqué mi bomba, hice una corrección y volví a disfrutar de mi noche sin preocupaciones! Si usas un MCG, te sugiero que nombres una “chica de glucosa”.

 

 

Involucra a todos

Todos los asistentes a la  fiesta estaban bien preparados para tratar niveles bajos de azúcar en la sangre. Para la ceremonia, mi padre llevaba consigo tratamiento para niveles bajos (Dex4 Liquiblasts) en su bolsillo, y mi organizador de bodas también colocó algunos debajo de la chuppa, que también aparecieron en las fotos de mi boda. Para la recepción, pusimos estos tratamientos en la mesa principal y en la suite nupcial. Mi organizador de bodas mantuvo mi estuche con insumos de diabetes durante todo el día y durante la ceremonia. Una vez que terminó la ceremonia, lo colocó sobre la mesa principal para que yo tuviera acceso a cualquier insumo que pudiera haber necesitado (mi glucómetro, insulina adicional, jeringas, etc.). Antes del día de la boda, tenía mucha ansiedad sobre el manejo de mi diabetes como novia. Sin embargo, el día de la boda me sentí casi abrumada por la cantidad de apoyo que recibí de amigos y familiares. Vi que el manejo de esta enfermedad puede ser un muy buen trabajo en equipo, y estoy muy agradecida con todos los que hicieron todo en sus manos para ayudar a que este día fuera increíble para mi esposo y para mí. ¡Con un gran sistema de apoyo, la diabetes no tiene que interferir con tu día especial!

 

Echa un vistazo al Vlog de Michelle de su boda

Michelle tiene 29 años y vive en Toronto, Canadá, donde acaba de terminar su doctorado en física médica. Ella ha vivido con diabetes Tipo 1 desde que tenía 12 años y actualmente usa la bomba de insulina t: slim X2 y el medidor continuo de glucosa Dexcom. Michelle está muy involucrada en la comunidad de diabetes en línea y frecuentemente publica videos en su canal de YouTube sobre el estilo de vida de la diabetes Tipo 1. En su tiempo libre, a Michelle le encanta tomar clases de ballet, viajar a lugares nuevos y pasar tiempo con la familia, los amigos y su esposo Raffi.