EL REEMPLAZO CELULAR Y LA DIABETES TIPO 1: LA SOLUCIÓN DE ENCELLIN

1/2/18
ESCRITO POR: GREG BROWN

Durante años, hemos escuchado y visto las investigaciones que se realizan sobre la terapia de reemplazo celular y la diabetes Tipo 1. Aunque las industrias médicas, farmacéuticas y bioquímicas globales no han podido evitar la muerte del páncreas, el campo de la medicina regenerativa se acerca cada vez más a la solución orgánica por medio de encapsular las células sanas de los islotes pancreáticos en un dispositivo implantado quirúrgicamente en el cuerpo.

Estos dispositivos, cuando funcionan, toman el control del páncreas y comienzan a generar insulina en el cuerpo nuevamente.

Es un concepto salvaje, pero está en marcha, con varios tratamientos de encapsulación celular en diferentes etapas de desarrollo y ensayos clínicos.

Encellin, una empresa tipo start-up con sede en San Francisco, podría estar cerca de resolver un acertijo clave que ha sido algo polémico por mucho tiempo para las compañías que trabajan en los tratamientos de implantación: el rechazo autoinmune.

Al cuerpo no le gustan los materiales extraños. Entonces, cuando se detectan materiales extraños, como las células productoras de insulina cosechadas de un cadáver y colocadas en un dispositivo de administración que se vasculariza en el cuerpo, el sistema inmunológico responde. Los inmunosupresores, una clase de medicamentos que suprime la fuerza de la respuesta inmune del cuerpo, pueden ayudar a prevenir el rechazo inmunológico. Sin embargo, el problema es que tienen su propio conjunto de riesgos y efectos secundarios.

Un hogar para las células

Aquí es donde entra Encellin. La fundadora y CEO de la compañía Crystal Nyitray, Ph.D., dice que Encellin está invirtiendo en encontrar una forma segura de reemplazar las células perdidas, enfermas o dañadas del cuerpo, y está comenzando ese trabajo abordando las células que detectan la glucosa y las que producen insulina, que les falta a aquellos con diabetes Tipo 1.

“Realmente comenzamos a pensar en las células, en lo que necesitan para ser felices y sanas, y estar protegidas”, dijo Nyitray. “¿Cuáles son las características que realmente podrían hacer que esta terapia sea una opción? Eso me llevó por el camino de este enfoque particular de encapsulación celular”.

El enfoque de encapsulación celular de Nyitray realmente es novedoso. A diferencia de otros sistemas de implantes de islotes, el dispositivo de encapsulación de Encellin es esencialmente un sistema cerrado hecho de material bioreabsorbible que puede usarse para proporcionar protección a largo plazo o protección hasta que se logre la tolerancia inmunológica.

Nyitray y sus colegas están diseñando un dispositivo que recubre células vivas de islotes pancreáticos en una membrana flexible. Esta membrana consiste en dos capas de material nanoporoso que sostienen las células de forma similar a como una bolsita de té contiene té. Según Nyitray, la membrana es lo suficientemente permeable como para permitir que las células del donante detecten los niveles de glucosa y la insulina secreta a través del material. Sin embargo, no es tan porosa como para permitir la entrada de las células del sistema inmune, por lo tanto, en teoría, previene el rechazo inmunológico.

El dispositivo de forma circular, que tiene aproximadamente el grosor de un cabello humano, es mínimamente invasivo y está diseñado pensando en los entornos en los que las células prosperan naturalmente.

Actualmente, la compañía está recaudando fondos con la esperanza de completar su primer estudio de seguridad humana. En dicho estudio, se determinaría la seguridad del dispositivo para la implantación y se mediría la respuesta del cuerpo inmune al cuerpo extraño.

Después de establecer la seguridad, la compañía espera comenzar estudios y ensayos para evaluar la eficacia.

Tradicionalmente, los dispositivos de islotes implantados duran de uno a dos años en el cuerpo. “Algunos pacientes han durado siete y algunos hasta diez años”, dijo Nyitray. “El producto actual que estamos viendo apunta a coincidir con los trasplantes actuales”.

“Un beneficio que hemos visto hasta ahora en los animales”, dijo Nyitray, “es la biocompatibilidad y fibrosis muy limitada, lo que significa que esto podría ser mucho más cómodo para un paciente y simplificaría el procedimiento de implante para el paciente”.

Otro beneficio que la compañía está viendo: las personas lo están notando.

En noviembre, Encellin fue seleccionada como la ganadora del 2017 de la exhibición HealthTech en el 22.° del almuerzo anual del foro de líderes de la Asociación Estadounidense de Diabetes. La exhibición reúne a las compañías de biotecnología de Silicon Valley, a capitalistas emprendedores y a ejecutivos de banca de inversión para evaluar las nuevas empresas tipo start-up más prometedoras que salen del sector médico de la industria tecnológica. En el evento, tres finalistas presentaron su trabajo a un panel de jueces de la industria de HealthTech. Encellin, con su propuesto dispositivo de implante de islotes basado en una membrana, fue elegido ganador, una distinción que viene con una buena cantidad de prestigio y entusiasmo, y un premio de $ 10,000.

Un tipo diferente de cultura

A diferencia de otras compañías biomédicas que persiguen terapias de reemplazo celular para la diabetes Tipo 1, Encellin opera con una cantidad de un personal muy pequeña y un consejo científico compuesto por científicos y profesores e investigadores universitarios. En el fondo, todos son científicos reunidos en la búsqueda de una solución científica a un problema científico.

“Realmente nos consideramos un equipo muy eficiente, muy técnico y dirigido por la ciencia”, dijo Nyitray. “Queremos que la ciencia sea segura y sólida. Queremos que los datos sean buenos. Queremos los enfoques correctos para los pacientes. Y gobernamos nuestras decisiones en base a todo eso”.

Tener un pequeño equipo, añadió Nyitray, permite a Encellin desarrollar las terapias adecuadas, enfocándose en el lado terapéutico del tratamiento efectivo, reduciendo cantidades innecesarias de pastillas y limitando los procedimientos invasivos.

“Para nosotros”, dijo Nyitray, “esto es una pasión”. Y creemos en lo que estamos haciendo”.


Lee más noticias sobre la industria de la diabetes.

 

 

GREG BROWN

Greg Brown es un escritor independiente que vive en el oeste de Maine. Ha escrito para Consumer Reports Magazine, Consumer Reports Online, The New York Times y Chicago Tribune, entre otras publicaciones. Él se puede encontrar en línea en: www.yellowbarncreative.com.