Adolescencia y Diabetes Tipo 1: El Relato de Ashley


 

La vida de Ashley es la vida de muchos otros jóvenes que comenzaron a vivir con diabetes en la edad de la pre adolescencia. En su caso, aceptar el diagnóstico fue desafiante, pero en esta entrevista, a cinco años de vivir con diabetes tipo 1, tiene mensajes para los papás y mamás de jóvenes recién diagnosticados, y para sus amigos.

Le preguntamos cómo podemos ayudar como amigos a aquellos que están enfrentando la diabetes por primera vez, y destacamos que en la adolescencia es muy importante contar con este apoyo de pares.

Con este testimonio buscamos crear conciencia para eliminar los posibles temores de los jóvenes a dejar de ser “parte” de sus grupos de amigos por algo no pedido, como es la diabetes, y también queremos poner de relevancia la necesidad de contar con tratamientos para lidiar con una hipoglucemia severa, sin olvidarnos de la importancia de la educación en diabetes para una vida más sana y más feliz.

Sobre Ashley y su diagnóstico

Tengo 17 años, soy de México y hace unos cinco años fui diagnosticada con diabetes tipo 1. Mi diagnóstico fue algo curioso, la verdad, no creo que haya sido algo muy diferente a los demás ya que yo empecé con los síntomas que regularmente tenemos todos: tenía mucha sed, ganas de ir al baño, cansada, bajé muchísimo de peso, mi familia se dio cuenta y dijeron “esto no es normal” y entonces me llevaron al médico. Traía la glucosa en 236 mg/dl cuando me diagnosticaron y de ahí comenzó toda esta nueva vida.

Los cambios en la vida de luego del diagnóstico

Fue un gran cambio la verdad, el estilo de vida, la rutina, fue un gran cambio, un giro de 180 grados porque estaba acostumbrada a otro tipo de vida, tenía 11 años en ese entonces. Este cambio fue muy beneficioso: ahora tengo mayor control sobre mi peso, sobre mi salud, me cuido mejor, mi alimentación es más balanceada, hago ejercicio.

Las redes de apoyo

Tuve mucho apoyo de mi familia especialmente de mi madre y de mi hermana, que son las que siempre han estado conmigo. Ellas en todo momento siempre han estado apoyándome, comprendiéndo, tratando de informarse más sobre la diabetes también, aprendiendo y pues estar lo más capacitadas para poder convivir conmigo y con la diabetes.

Mis amigos también han sido un gran apoyo. Al principio sentía como que no lo iban a aceptar muy bien, y me alejé un tiempo de todos mis amigos, de todos mis compañeros. Fue un tiempo y cuando decidí volver me recibieron muy bien. Me encanta que ellos siempre están ahí apoyándome e incluso se preocupan más, sobre si lo que como está bien, si conté bien los carbohidratos, si me inyecté, cuánto tengo de glucosa. La verdad es que tengo muy buenas amistades que siempre están ahí apoyándome, igual que mi familia.

La comunidad de diabetes en línea

Un día, en esos modos que andamos de burnout, ya muy agotada sobre la diabetes, me empecé a meter en redes, me puse a buscar y encontré páginas muy interesantes, incluyendo Beyond Type 1. Me pareció muy grato la verdad, el poder leer y ver que yo no era la única persona con diabetes tipo 1, sino que había muchas más personas compartiendo esta condición de vida, y pues que teníamos situaciones muy similares, o anécdotas, momentos que eran muy parecidos, que yo no era la única que tenía estas bajas y altas de glucosa. 

La vida años después del diagnóstico

Cinco años después de mi diagnóstico ahora lo asimilo muy bien, estoy feliz la verdad, cosa que al principio no creía que era posible, al principio sí me fue muy complicado aceptarlo. Pero poco a poco sí, lo fui aceptando y actualmente mi vida con diabetes pues ya no es tan “pesada” podríamos decirlo, la verdad es que hemos aprendido a llevarnos muy bien, vamos conviviendo poco a poco, paso a paso, avanzando pues por el mejor camino posible, teniendo altas y bajas como cualquier persona ya que es imposible tener como que siempre una línea recta posible.

Mensajes para mamás, papás y familias.

Para las mamás y papás que posiblemente estén leyendo, me gustaría decirles que no se preocupen. A veces, en la posición como mamá o papá que cuidan de un chico con diabetes puede ser complicado. A veces pueden sentirse mal, pero la verdad es que es imposible tener todo bajo control, yo era muy perfeccionista y pues con esto aprendí a no serlo tanto, entonces creo que siempre hay que esforzarnos.

Siempre hay que estar súper informados, porque es lo más importante mantenernos siempre actualizados sobre lo que es y estar avanzando con la tecnología y avances. La tecnología creo que es una herramienta muy importante para tener un buen control. Que estos padres no se desanimen, que aunque es un camino algo estrecho, es posible pasar por ahí.

Si eres amigo de alguien recién diagnosticado

Yo creo que lo que nuestros amigos podrían hacer cuando somos diagnosticados recientemente con diabetes es informarse. Traten de darnos nuestro tiempo y a la vez apoyarnos. Ayúdenos a comprender que a lo mejor no todo el tiempo vamos a estar de muy buen humor, que a veces las altas, las bajas, nos van a poner un poquito gruñones pero que siempre pueden estar, ahí que pueden confiar en nosotros y nosotros en ellos. No se preocupen de que no podamos comer algo o de que algo en la mesa tenga mucha azúcar porque nosotros siempre tenemos el control, o debemos tener el control de los carbohidratos que comemos.

Anécdotas de la diabetes

 ¡Tengo muchas! Pero creo que de las más fuertes que he tenido, es la vez que tuve una hipoglucemia en la noche, por hacer ejercicio de más. En ese momento no aceptaba mucho la diabetes y estaba mal informada. Y la que tenía era incorrecta. A la noche, a las 3:36 de la mañana, tuve una hipoglucemia severa.  Era la primera baja nocturna que tenía tan severa. Lo que hicieron fue meterme miel a la boca porque yo no reaccionaba, estaba totalmente inconsciente, llamaron a emergencias y a los 45 minutos mi glucosa se fue nivelando un poquito, en una hora y media que estuve inconsciente la ambulancia jamás llegó. Al final llegó un taxi en 15 minutos para llevarme al hospital.

Glucagon como opción para hipoglucemia severa

En ese momento yo  no contaba con glucagón. Aquí en México es caro y yo estaba muy mal informada y no sabía qué era el glucagon. Lo primero en lo que pensó mi mamá fue en la miel. Afortunadamente se absorbió rápido.

Las redes sociales de Ashley

Tengo una página de Instagram, la cual abrí hace unos poquitos años. Ahí me encanta publicar todas aquellas aventuras y anécdotas que tengo con la diabetes tipo 1. También me gusta compartir información sobre lo actual, los nuevos avances. Es una cuenta que engloba todo lo que tiene que ver con diabetes tanto sobre mí y mi camino, como cosas que muy pocas personas sabemos, resúmenes, etc. Es muy divertido estar ahí y mi cuenta es @dmt1_mi_dulcevida.

 

ESCRITO POR Lucía Feito Allonca de Amato, PUBLICADO 11/23/21, UPDATED 11/23/21

Lucy lleva casi 30 años viviendo con diabetes Tipo I y forma parte del equipo detrás de las propiedades hispanas de Beyond Type 1. Es Licenciada en Derecho y tiene doble nacionalidad Española y Argentina. Forma parte activa de la comunidad en línea de diabetes, desde su blog Azúcar HADA. Cursa los estudios de la Licenciatura en Psicología, es paciente experto en enfermedades crónicas cardio-metabólicas y activista por los derechos de las personas del colectivo LGBTQ+.