ME ENCONTRÉ A MÍ MISMA CUANDO ENCONTRÉ EL YOGA

8/4/16
ESCRITO POR: Emily Wilson

Emily_wilson_6Tenía 20 años y estaba en el medio de mi segundo año de la universidad cuando me diagnosticaron con diabetes. Yo era súper activa y estaba en forma, así que nadie podía entender cómo una enfermedad tal como la diabetes podría presentarse en mi cuerpo. Pero, como muchas personas con diabetes tipo 1 saben, no es por nada que nosotros hagamos. Nací con una enfermedad autoinmune y el estrés la activó, y el resto es historia. Luego de mi diagnóstico caí en un estado de depresión, que es algo con lo que siempre he luchado, pero la diabetes la intensificó. Me odiaba y lo más importante era que odiaba mi cuerpo, y cómo me había traicionado.

Estaba muy avergonzada de tener diabetes y no se lo decía a nadie, a menos que absolutamente tuviera que hacerlo. Y cuando tenía que hacerlo, me sentía muy avergonzada. Cuando me inyectaba y salía con mis amigos, me iba al baño, o si estábamos en público, iba a un baño público y revisaba mi nivel de azúcar y me administraba la insulina. Subí de peso y no me quedaba nada de mi ropa. Tenía que pincharme constantemente con agujas; cada vez me enojaba más y más conforme pasaban los días. Después de dos meses de usar las inyecciones, pasé a usar una bomba de insulina. A pesar de que hizo que mi vida fuera más cómoda, aún me sentía profundamente avergonzada. Escondía mi bomba tanto como fuera posible. Cuando usaba traje de baño hacía todo lo posible por no dejar que nadie la viera, porque no quería las miradas que pensaba que me iban a dar.

Me tomó alrededor de un año para dejar de estar tan enojada conmigo misma y aceptar esta enfermedad, después de todo, pensé, probablemente voy a tener que lidiar con ella durante el resto de mi vida. Entonces llegó el yoga.

Pasar más de un año viviendo fuera de mí misma porque no podía soportar mi cuerpo y lo que me había hecho, había sido negligente conmigo misma. El día que me paré sobre mi estera de yoga fue el día en que todo cambió. De repente tuve que mantenerme al tanto de lo que mi cuerpo me estaba diciendo y lo más importante es que estaba empezando a ver de lo que era capaz. Pasé todos los días haciendo yoga y volviendo a la rutina de hacer ejercicio, pero el yoga era lo único que parecía poder sacarme de la oscuridad. El yoga nos conecta con nosotros mismos y nos ayuda a ver nuestro verdadero potencial, y por eso estoy tan agradecida. Avanzando 2 años rápidamente, ahora estoy empezando mi entrenamiento de maestra para convertirme en un maestra de yoga con una meta en mi corazón: Inspirar a otras personas.

Emily_Wilson_3

Todos esos años que pasé escondiéndome, la diabetes realmente me enseñó algo y el yoga lo hizo resaltar: ¿Por qué debería ocultar algo que es una parte de mí? Es posible que sea una parte molesta de mí de vez en cuando, pero soy yo. Empecé a dejar de preocuparme de quién veía mi bomba o quién me veía revisarme mi nivel de azúcar en la sangre. Empecé a decirle a la gente que tenía diabetes sin necesidad de decir algo. Era una sensación de libertad y era increíble.

Enseñar yoga me da tanta alegría que ninguna otra cosa en mi vida me da. Me encanta ayudar a la gente a conectarse con ellos mismos, debido a los años que pasé huyendo de mí misma. También me gusta ver a la gente empezar a creer en sí mismos, ya que me recuerda el día increíble en que yo empecé también. Lo más importante es que el yoga es mi salida para mostrarle al mundo lo fuerte que son las personas con diabetes tipo 1. Luchamos para salvar nuestras vidas y luchamos contra nuestros cuerpos que al principio tratan de matarnos. Llevamos nuestro páncreas en el exterior de nuestro cuerpo, lo cual es bastante genial, y somos unos guerreros en ese sentido. Me encanta mostrarle al mundo de lo que se trata ser una persona con diabetes tipo 1, y me encanta demostrarselo al mundo a través de los ojos del yoga.


Sigue a Emily en Instagram o echa un vistazo a su blog AQUÍ.

Emily Wilson

Emily es de Georgia y se le diagnosticó el 8 de abril de 2013. Ella es una guerrera con diabetes tipo 1 que enseña yoga y le encanta inspirar a otros a aceptar cada parte de sí mismos. Mostrándole al mundo lo fuerte que son las personas con diabetes tipo 1 es la forma en que vive su vida dentro y fuera de su esterilla de yoga..