Trabajando por y para la comunidad de diabetes. Una entrevista con Inés


 2022-07-19

Inés Gómez es una de las consultoras del equipo de trabajo de propiedades internacionales en Beyond Type 1.  Inés ha colaborado antes en otras iniciativas por la diabetes en México y desde hace 16 meses está detrás de nuestras iniciativas en alemán. En nuestro equipo de trabajo no solo escribimos sobre diabetes, también vivimos con diabetes e Inés nos ha ayudado a darle vida a nuestra página web y redes sociales en alemán. Platicamos con ella y pensamos que esta entrevista te gustará tanto como a nosotras. 

¿Podrías presentarte? Si tuvieras solo una oración para que alguien te conociera ¿cómo te presentarías?

Soy Inés Gómez, vivo con diabetes tipo 1 desde hace casi 18 años. Soy parte del equipo de Beyond Type 1 en alemán y vivo en Ciudad de México, aunque Alemania es mi segundo hogar desde que soy adolescente. Si tuviera que presentarme en una sola oración diría que soy una mujer a la que la hacen feliz los atardeceres, el jazz, los libros y los perros. 

¿Qué estudiaste y por qué?

Estudié relaciones internacionales porque quería estudiar historia pero también quería poder pagar el súper cada mes ja,ja. Me gustaron mis estudios porque fueron una mezcla entre derechos, ciencia política, economía e historia. Pienso que es una disciplina muy útil y flexible que puede ser utilizada en diferentes sectores. 

¿Desde hace cuánto tiempo trabajas en algo relacionado con tu condición de vida?

Trabajo en Beyond Type 1 desde hace un poco más de un año, pero he estado involucrada en fundaciones relacionadas con diabetes desde hace más de 10 años. Mi mamá me cuidó toda mi infancia, ella era madre soltera y tuvo que hacerlo sola. Desde que yo era pequeña me enseñó a ayudar a los demás y me compartió el amor por la filantropía. Ella estuvo muy involucrada en luchar por los derechos de los niños con diabetes tipo 1 y me involucró de todas las formas que pudo. Hace 16 meses Beyond Type 1 me invitó a unirme a su equipo y fue una excelente decisión. 

Platícanos sobre tu trabajo actual (no relacionado con Beyond Type 1)

Trabajo en una consultoría de comunicación. Mi trabajo es un poco complicado, pero en pocas palabras puedo decir que somos un equipo de personas que ayudamos a empresas y corporativos que están pasando por puntos de inflexión. Ya sean compras y adquisiciones, bancarrotas, lanzamientos o financiamientos, nosotros les asesoramos en temas de comunicación interna y externa. 

¿Cuál es el trabajo que realizas actualmente con Beyond Type 1

Mi trabajo en BT1 es llevar las redes sociales y la página web en alemán. Es genial porque me da la oportunidad de interactuar con personas que viven con diabetes tipo 1 como yo. Mucho de lo que hago es buscar historias que contar, de pacientes, familiares y personal médico. Hablo con ellos, los entrevisto y luego comparto sus historias con otras personas. ¡Es genial!

¿Por qué crees que es importante?

El trabajo que hace Beyond Type 1 es importante porque une a las personas que vivimos con diabetes tipo 1. En un mundo donde la diabetes es tan poco conocida, es maravilloso conocer a otras personas que están pasando por lo mismo que tú y que te entienden. 

La comunidad de diabetes es muy variada, no sólo incluye a los pacientes sino a todas las personas a su alrededor. Cuando yo era pequeña, mi mamá se sentía muy sola porque no había otros padres que entendieran lo que era tener una hija con diabetes, el trabajo que hacemos hace que los papás tipo 1 del mundo no se sientan así. 

¿Cómo crees que estás ayudando a otros?

Sentirse acompañado hace toda la diferencia. Claro que creo que BT1 está ayudando a otros, y es increíble saber que soy parte de esa ayuda. La información médica es necesaria para llevar un buen tratamiento, pero el sentimiento de comunidad es importante para llevar ese tratamiento con una buena cara. El tipo de artículos que publicamos y, sobre todo, las historias ayudan a las personas a saber que hay muchos afuera que se sienten igual. 

¿Por qué te fascinó Alemania y su idioma, el alemán?

Alemania me ofreció justo eso: un sentimiento de pertenencia y comunidad. Alemania me adoptó como país y me hizo sentir bienvenida desde el primer momento. La calidad humana, la cultura de ayuda y humildad que hay en Alemania me atrajo desde el principio y son de las cosas que me mantienen cercana al país. 

Aprendí a hablar alemán cuando tenía 16 años y me fui a vivir a Munich. Llegué sabiendo decir mi nombre, “hola”, “gracias” y “no sé hablar alemán”. A las pocas semanas podía tener una conversación entera y hoy es mi idioma favorito. En general, me encantan los idiomas, pero alemán fue el primero que aprendí de adulta. 

Curiosamente, lo que primero me acercó a Alemania fue el fútbol. Me encanta el fútbol y apoyo al equipo Bayern Munich desde 2010. Hace 10 años llegué al país por un deporte y me enamoré de toda la nación.

¿Qué desafíos adicionales presenta vivir con diabetes tipo 1 en Alemania, en tu opinión?

En realidad, Alemania tiene la ventaja de ser uno de los países con mayor accesibilidad a tratamiento de tecnología avanzada para diabetes tipo 1. Es sorprendente todo lo que hay allá, me encantaría que México tuviera ese tipo de tecnología. 

Algo que sí sucede en Alemania (como en el resto del mundo) es que hay poco conocimiento de diabetes tipo 1 en la población en general. El estigma alrededor de las personas que viven con diabetes es el mismo que en el resto del mundo: personas que comieron mucho y se enfermaron. Es decir, hay una mala concepción sobre diabetes. Ese diría yo que es el mayor desafío. 

Trabajar en diabetes y vivir con diabetes, presenta retos adicionales?  ¿Por qué sí o por qué no? 

Trabajar con temas relacionados con diabetes te mantiene muy cercano a la comunidad tipo 1. Eso tiene pros y contras, por un lado te mantiene al tanto de los avances tecnológicos, pero, por otro lado, puede afectar la salud emocional. En mis dos trabajos tengo que lidiar con el hecho de que, a veces, mis niveles de azúcar me complican trabajar. 

Como todo, es cuestión de que una aprenda a coordinar todo y saber leer las señales que el cuerpo manda. Me encanta estar tan cerca del mundo de la diabetes y poder contribuir en él. 

¿Volverías a elegir un trabajo en relación con la diabetes? ¿Por qué?

¡Claro! Volvería a escoger un trabajo así porque me llena como persona y me enseña algo nuevo todos los días sobre una cosa con la que vivo. 

¿Cuáles son tus metas personales relativas a la diabetes? ¿Y las metas que no tienen que ver con diabetes? 

En cuanto a diabetes, mi meta a largo plazo es poder tener el cuidado necesario para ser mamá algún día. Quiero ser cada día mejor en el conteo de carbohidratos y manejar el ejercicio de la mejor manera posible. Mi cuerpo, como el de todos, cambia constantemente y tiene nuevas necesidades. Me gustaría ser capaz de anticiparme a los cambios y sobrellevar mejor esas necesidades. 

Personalmente, mis metas son muy sencillas: quiero ser feliz. Soy joven aun y estoy próxima a casarme. No sé qué vendrá en el futuro, pero sé que quiero sacarle el mayor provecho a todas las oportunidades que se me presenten. Me encantaría estudiar un posgrado y tener una familia, pero estoy abierta a todas las posibilidades que la vida me depare. 

¿Qué esperas ver en los próximos años con respecto a la diabetes? Nuevas tecnologías? 

Espero sensores más precisos para tener bombas de insulinas más agresivas. Espero tecnología más accesible y la liberación de la patente de la insulina. Creo que un futuro mejor es uno en el que todos tengan acceso al mejor tratamiento. 

¿Esperas la cura? ¿Por qué sí o por qué no?

No espero una cura de diabetes. La tecnología avanza de formas impactantes. Apenas hace 100 años Banting hizo la primera inyección exitosa de insulina y hoy en día tenemos bombas de insulina que suministran unidades precisas. Para mí eso ya es algo impactante. Si hubiera nacido en el siglo XIX, habría muerto poco después de mi diagnóstico, hoy sé que voy a cumplir muchos más años y tendré una vida relativamente normal. No creo que haya nada que pueda yo pedirle a la ciencia, al contrario, estoy infinitamente agradecida con lo que me ofrece. 

Si pudieras dejarle un mensaje a una persona recién diagnosticada ¿qué mensaje dejarías? 

No estás solo. Nunca lo estarás. Hay toda una comunidad a tu alrededor esperándote y lista para ayudarte a conocer esta nueva versión de ti y a vivir esta nueva etapa de tu vida. 

ESCRITO POR EQUIPO EDITORIAL DE PROPIEDADES HISPANAS, PUBLICADO , UPDATED 07/19/22

Este artículo fue producido en colaboración con el equipo de Propiedades Hispanas e Internacionales de Beyond Type 1. Los miembros de este equipo son Ana Álvarez, Lucía Amato, Mariana Gómez, Karime Moncada y Sabrina Sosa.