Envidia entre Hermanos – Cuando uno de Tus Hijos vive con Diabetes Tipo 1 y el Otro no

7/10/19
ESCRITO POR: Erin McShay

Ahora no

Mi hija de quince años decidió pelear conmigo en el peor momento posible. Mis limpiaparabrisas no podían con la lluvia constante que azotaba nuestra ventana. Ella quería que la llevara a comer helado después de la escuela. Le dije que no era el mejor momento; Sam, mi hijo con diabetes Tipo 1, estaba en casa enfermo.

“Sé que es tu favorito”, dijo en un tono ligero pero sarcástico.

Suspiré sabiendo que en el fondo ese tonto e infantil comentario estaba teñido con su creencia subyacente. Agarré el volante, intentando no hidroplanear, aun prestándole toda mi atención. Le acaricié la mejilla con el dorso de la mano y luego la apoyó en su hombro.

“No puedes creer eso realmente. Me sentiría realmente herida si pensaras que eso es cierto. “No tengo favoritos como siempre he dicho, Sam está enfermo, mi atención por él no es una indicación de que lo quiera más”.

Ella alejó su cuerpo de mí. “Está bien.”

Quería llorar y reír al mismo tiempo. Ella era mi sol y él era mi luna.

No importaba que esto fuera un inconveniente para mí, o inconcebible que ella se sintiera de esta manera; así se sentía. De alguna manera, había fracasado una vez más, en una parte crucial de la maternidad, en hacerle saber a mi hija sana que la quería igualmente.

La verdad

En nuestra casa, imagino que como en la mayoría de los hogares con alguien con diabetes Tipo 1, la tierra y el cielo giran en torno a ellos: sus mediciones, las citas con sus médicos, sus horarios. Son el centro de cada comida que comemos. El día comienza con preguntar sus números y termina con medirlos. Nos preocupamos si hay una caja de jugo junto a la cama. ¿Tenemos suficientes suministros para que alcancen durante todas de estas vacaciones? ¿Tiene bocadillos extra para la escuela?

Una pequeña punzada de culpa perfora mi pecho cuando me atrapa mirando mi teléfono en su reunión de atletismo. Ella escucha la alerta y sabe que es el Dexcom. El noventa por ciento de mi cerebro está con Sam todo el día y no estoy segura de cuándo cambiará.

Claire es mi saludable aliento de aire fresco. Le sonrío a través de mis líneas de preocupación, pero ella no lo entiende. Ella me ve tan consumida con Sam, Sam, Sam, o más bien diabetes, diabetes, diabetes. Para ella la atención es lo mismo que el amor, que simplemente no es el caso.

Si estaba siendo completamente honesta, esperaba más de ella, necesitaba más de ella. La obligué a crecer más rápido en algunas formas, porque tenía que atender a Sam. Era más independiente, segura, responsable y, con suerte, compasiva debido a su situación. Sam y yo tenemos una relación codependiente. Donde me busca cuando necesita ayuda, Claire no. Si tuviera que hacerlo, podría sobrevivir como parte de una manda de lobos en las montañas Ozarks.

La verdad es que el amor es un acto de equilibrio, y mientras nos lanzamos para corregir un golpe alto, debemos recordar mantener nuestras emociones bajo control y nuestros pensamientos protegidos; dirigiendo nuestra atención a dónde debe estar y a quién tiene que ir. Nuestros cerebros a veces no pueden contener los problemas de nuestros niños saludables. “¿No podrías ayudar un poco y recordar tu ropa del gimnasio?” Me he pillado diciendo. Todos cometemos errores y, con suerte, aprendemos de ellos e intentamos, intentemos nuevamente.

Así son las cosas

Estos hermanos de chicos con diabetes Tipo 1 crecieron pidiendo beber cajas de jugo, sabiendo que son un producto que salva vidas. Saben que la cena puede retrasarse debido a un alto nivel de azúcar en la sangre. Saben que deben estar atentos a las señales de sus hermanos y hermanas, y cuándo deben hablar y actuar.

De las muchas advertencias de criar a un niño con alguna discapacidad, algunas de las menos obvias son dividir el tiempo y afecto entre los hijos y promover relaciones sanas entre ellos. Los sentimientos de celos y envidia corren en ambos sentidos; es difícil no tener eso con los hermanos. Estos sentimientos son normales y están bien de vez en cuando, pero como cualquier mal presentimiento, deben ser frenados antes de que el monstruo de ojos verdes se vuelva demasiado grande para ser atacado. Es por eso que, además de todo lo demás en nuestras vidas, es crucial fomentar esa relación de amor entre nuestros hijos. Para mostrarles que no solo los amamos a todos por igual, sin límites, sino que también se les exige amar y cuidar el uno del otro.

La diabetes afecta a todos en la familia y en un ambiente de cuidado y amor, todos nos cuidamos unos a otros. ¿Qué mejor que te cuide las espaldas que alguien con quien vives día tras día? Estos hermanos comparten un papel importante en la familia. Intento recordarles a mis hijos que estamos en este bote salvavidas juntos. El viejo cliché, “Ningún hombre es una isla” nunca es más cierto que con la diabetes. La vida no es justa: cuanto antes se den cuenta los niños, mejor estarán.

Más tarde esa noche, supe lo que tenía que hacer. Conduje hasta el centro de la ciudad bajo la lluvia torrencial hacia una heladería vegana, sin gluten y sin lácteos. Me dieron un café descafeinado y Claire tomó una cucharada de lavanda y una cucharada de helado de pastel de cumpleaños. Creo que no le gustó la lavanda porque me la ofreció. Me encantó la textura cremosa, pero no podía evitar pensar que estaba comiendo popurrí. Con una amplia sonrisa en su rostro, tomó una foto de su tazón, porque aparentemente eso es lo que los niños hacen hoy.

Le dije: “Sabes cuánto te amo, ¿verdad?”.

Ella dijo: “Sí, lo sé”, y yo le creí. Hablamos sobre su práctica de lacrosse, las chicas del equipo, un chico lindo en su clase de francés y un ensayo que tuvo que escribir del libro “Noche”, cosas que nunca hubiera aprendido si no hubiéramos compartido ese momento de helado.


Echa un vistazo a otra pieza de Erin – Mi consejo para los padres de un niño con diabetes tipo 1 recién diagnosticado

Erin McShay

Erin McShay escribe con frecuencia para Beyond Type 1, y es madre de Sam, de 17 años, y de Claire, de 15 años. Sam fue diagnosticado a los cuatro años y recientemente celebró su primer aniversario de quince años. A través de la recaudación de fondos, su equipo "Yosemite Sam" ha recaudado más de $ 36,000.