Escalar Montañas y Sobrevivir Niveles Bajos

5/19/20
ESCRITO POR: Jordan Dakin

Nota del editor: esta semana, Beyond Type 1 se centrará en la hipoglucemia y la hipoglucemia grave durante nuestra campaña Let’s Talk Lows. Estamos analizando causas, síntomas, miedos y opciones de tratamiento. Sigue el hashtag #LetsTalkLows y comparte tus experiencias de hipoglucemia con la comunidad.


 

La buena vida

Michael Gaudet tiene 56 años y vive en Berthoud, Colorado. Él es ingeniero químico de profesión pero también es un ávido montañista e instructor senior en el Club Montañés de Colorado donde imparte clases y funge como guía en excursiones en las montañas de Colorado frecuentemente durante varios días a la vez.

Michael ha vivido con diabetes Tipo 1 desde 1977: fue diagnosticado a los  13 años. Obviamente, las herramientas y los tratamientos han avanzado desde entonces, pero Michael recuerda claramente que su médico le dijo en ese momento que probablemente solo viviría hasta los 50 años. Sin embargo, inmediatamente después de ser dado de alta del hospital, recuerda que fue rápidamente a la casa de un amigo para jugar baloncesto y dice: “No he mirado hacia atrás en cuanto a ejercicio se refiere. Para mí, esa es la clave de todo “.

Desde su diagnóstico, Michael no ha permitido que la diabetes Tipo 1 ni nada se interponga en el camino de ser activo y lograr cualquier hazaña deportiva que se proponga. Fue ciclista aficionado durante 25 años, luego compitió con autos deportivos durante 8 y durante los últimos 3 años, ha participado en competencias de levantamiento de fuerza cuando tiene tiempo. “Debo tener una meta. Me gusta competir. Soy una persona competitiva, así que solo ir al gimnasio no fue suficiente para mí. Me metí en competencias y me encanta. Es muy mental “, dice.

Ponerse en sintonía

Michael siente que el control de su diabetes ha venido con su propio conjunto de desafíos menos emocionantes. Hace cerca de 15 años, fue diagnosticado con gastroparesia, una complicación frecuente de diabetes que puede dificultar el tratamiento de esta condición. Como resultado, se encontró con dificultades repentinas como hipoglucemias severas después de no poder digerir los alimentos adecuadamente y recuerda al menos 5 veces que su esposa Loni tuvo que inyectarle glucagon en medio de un episodio de hipoglucemia severa.

Después de haber tenido esta historia de mínimos alarmantes, Michael se propuso recibir una receta nasal de glucagon poco después de que el nuevo tratamiento para hipoglucemia llegara al mercado. Y a pesar de que había cambiado su dieta y había logrado controlar su gastroparesia, fue una buena idea proponerse conseguir  Baqsimi porque cuando recientemente encontró con otra hipoglucemia severa, tener Baqsimi a la mano marcó la diferencia.

Mientras conducía a casa después de una cita de masaje, el refrigerio bajo habitual de Michael no elevó sus niveles de glucosa lo suficiente y se desorientó tanto que golpeó la defensa trasera del vehículo delantero. Afortunadamente, tuvo los medios para llamar a su esposa y que acudiera en su ayuda y ella pudo administrar rápidamente el glucagon nasal cuando llegó.

“Ella no tuvo problemas para dosificarlo y 10 o 15 minutos después, mi nivel de azúcar en sangre había cambiado. Según mi experiencia, me pareció que funcionaba un poco más rápido que el glucagon inyectable ”, dice Michael.

Nota del editor: glucagon nasal tiene el mismo tiempo de inicio de acción que el glucagon inyectable, 5-10 minutos con niveles de azúcar en la sangre que comienzan a aumentar alrededor de 15 minutos.

Cambiando las cosas

Si bien el glucagon inyectable hizo el truco en situaciones anteriores, Michael cree que el glucagon nasal definitivamente cambia las reglas del juego y está más en línea con sus objetivos y actividades personales: “Es genial para el campo porque es mucho más duradero y muy fácil de administrar”. ”

Ahora está aún más emocionado por los viajes por el desierto, y sabe que le gustaría mostrarle a su grupo cómo usar Baqsimi en caso de que él o cualquier otra persona que pueda tener diabetes lo necesite.

“Todavía tengo el viejo y lo usaré como una demostración para mi entrenamiento de primeros auxilios en el desierto”, dice. “Debido a que vivo con diabetes Tipo 1, siempre me paro frente al grupo y les digo qué hacer si tienes a alguien con diabetes en el campo y se les baja el nivel de glucosa en sangre. Estoy muy emocionado. Creo que cualquiera que esté liderando viajes debería tener algo como esto. Si alguien tiene un nivel bajo de azúcar en sangre y no puede ayudarse a sí mismo, tener esto consigo, es muy fácil “.

 


El contenido educativo relacionado con hipoglucemia severa fue hecho posible gracias al apoyo de  Lilly Diabetes (BAQSIMI),  el manejo editorial fue exclusivo de Beyond Type 1.

Jordan Dakin

Jordan se graduó recientemente de la Universidad de California en Los Ángeles tras estudiar una licenciatura en Estudios Ingleses y Franceses. A Ella le apasionan las historias, viajar y la gente. Espera utilizar su experiencia en tecnología y como escritora para abogar por la comunidad de diabetes Tipo 1. En su tiempo libre disfruta mucho escalar, cantar karaoke y cocinar para sus amigos. Puedes encontrarla en instagram en @jordanemilydakin.