ESPERANDO EL CIRCUITO CERRADO: LA VIDA CON EL PÁNCREAS ARTIFICIAL

5/29/17
ESCRITO POR: TAYLOR GIPSON

 

Fue un aburrido viernes por la noche… estaba sentado en casa, viendo algo de Netflix y disfrutando del espectáculo. No, no el programa en la tele… Estaba viendo mi nuevo páncreas artificial como si fuera una película de suspenso a punto de alcanzar el clímax aterrador. El Dexcom demostró que la glucosa en mi sangre era de 74 a las 12:22 a. m. La aplicación del páncreas artificial llamada “Loop” predijo que mi glucosa en la sangre sería de 71 a las 12:25 a. m. Esperé con miedo y emoción para ver si se convertiría en realidad. En el pasado lo habría tratado una vez que cayera por debajo de los 90, especialmente con esa flecha hacia abajo mirándome mortalmente a la cara. En lugar de eso, me quedé mirando el círculo verde esperando que el círculo de la aplicación “se cerrara”. El círculo verde se volvió amarillo, comenzó a pulsar… y BUM. ¡La medición de glucosa en la sangre de mi Dexcom pasó a 71, justo como la aplicación dijo que lo haría! Me quedé absolutamente impresionado. Quería esperar y ver si coincidiría con los próximos 2 números (68 y 63), pero pensé que llegar a los 60 no era necesariamente una gran idea … y sabía que esto era solo el comienzo de la increíble aventura en la que ahora me encontraba. Estaba abrumado de alegría. Sin embargo, ¿cómo llegó un hombre con diabetes tipo 1 de 25 años de edad con miedo mortal a los niveles bajos a este punto? Para entender lo que verdaderamente representaba este hito en mi “carrera profesional” de diabetes, primero necesito llevarte tiempo atrás…

En 2003, tuve mi primera de las que serían cuatro “convulsiones” hipoglucémicas o eventos asistidos de niveles bajos (como quieras llamarlos). Lentamente, pero con seguridad, durante el bachillerato y aún más cuando fui a la universidad, comencé a desarrollar un miedo muy poco saludable a la hipoglucemia. Tal vez este temor estaba justificado, pero no podía seguir justificando tener un A1c de más de 9 por mucho más tiempo. Estaba tratando los “bajos” en 130 y dejando que las flechas de mi querido Dexcom controlaran absolutamente mi vida. No podía dejar que esto siguiera así. Traté de buscar ayuda de médicos, terapeutas y amigos de mi comunidad de diabetes tipo 1, pero nada de lo que la gente me decía podía cambiar mi opinión sobre el miedo que había desarrollado sobre la hipoglucemia.

Hoy, ha mejorado un poco mi ansiedad y mi miedo a mi manejo de la diabetes. Estaba empezando a vivir y a aceptar el hecho de que los niveles bajos de glucosa en la sangre eran una parte del control de la diabetes de una manera saludable. Empecé a ver días en los que me quedaba en un rango “perfecto” (¡completamente por accidente a veces, como todos sabemos!). Sin embargo, el miedo todavía estaba allí. Claro que podría mantenerme en un rango bastante bueno con un gran esfuerzo y un trastorno obsesivo compulsivo de azúcar en la sangre de mi parte, pero el estrés me estaba agotando. Ya no vivía en mi casa en Georgia con la tranquilidad de saber que mi familia estaba cerca. Ahora vivía en San Diego, prácticamente solo, en mi nuevo trabajo usando nada menos que … un DEXCOM. Pero algo tenía que cambiar, definitivamente. Necesitaba un milagro para ayudarme a superar esta ansiedad que me embargaba a diario y a veces cada hora.

Conocí a una nueva amiga en Dexcom que, como yo, amaba trabajar allí y también usaba el sistema. Pero ella tenía algo que no había visto antes. Ella me mostró su Dexcom G5, como el mío… pero el de ella iba acompañado de una bomba MiniMed de la vieja escuela, una aplicación súper genial (The Loop) y una pequeña caja que parecía de caramelos Tic-Tac que me dijo que se llamaba “Riley Link”. “¡Me emocioné al instante! Le pregunté cómo podría comenzar a usar este sistema y me contó gustosamente todo lo que necesitaría. Sin embargo, estuve escéptico por un tiempo y puse mis planes para desarrollar mi propio páncreas artificial en un segundo plano. No fue hasta hace unas semanas cuando ella me confrontó y me preguntó: “Entonces, ¿hablaste de por gusto o vas a desarrollar uno de estos para ti?” Ella tenía razón. ¿Qué estaba haciendo?

Aquí estaba yo con uno de los avances futuristas más geniales en la tecnología para la diabetes tipo 1 mirándome a la cara. Un dispositivo del que hasta ahora solo habíamos escuchado en ensayos clínicos y publicaciones en Facebook. ¿Y qué tenía yo? ¿Miedo? Entonces, un día, miré a mi miedo y lo confronté. Contacté a una amiga en Boston que tenía una vieja bomba MiniMed adicional y le pedí que me la enviara. Entré a internet sin siquiera pensar en ello y desembolsé los $ 135 para mi propio Riley Link.

¡En esa semana llegaron mis juguetes nuevos y yo era imparable! Con la ayuda de mi amiga y otras personas de Dexcom que ya están trabajando en este increíble sistema (algunos de los cuales realmente ayudaron a construirlo y perfeccionarlo), ¡desarrollé mi propio páncreas artificial! De repente me encontré a mí mismo “esperando el circulo cerrado”.  Sin embargo, subconscientemente estaba asustado. ¿Me iba a asustar cuando mi nueva “norma” para la glucosa en la sangre se convirtiera en números que no comienzan con un 1…? La respuesta para mi sorpresa, es ¡NO! La libertad que me daba el páncreas artificial no se parecía a nada que hubiera experimentado antes. Ahora, en lugar de temer las secuelas de una gran comida acompañada de un gran bolus, he encontrado la armonía en dejar que mi páncreas artificial se ocupe de los números por un tiempo.

Los resultados han sido absolutamente asombrosos. Ahora, gracias al páncreas artificial, este se preocupa por mí para que yo no tenga que preocuparme. Realmente animo a cualquiera que esté considerando dar el salto a usar este sistema de circuito cerrado para probarlo. ¿Por qué esperar hasta que este tipo de dispositivo se produzca en masa y se venda por mucho dinero en el mercado abierto?  ¿Por qué no utilizar las herramientas que ya tenemos, y solo hacerlo? Tómalo del chico que solía tratar las glucosa en la sangre “bajas” en los 150… no tienes nada que perder, y todo por ganar.

Consigue más información sobre las herramientas y guías prácticas para el manejo de la diabetes tipo 1.

 

 

TAYLOR GIPSON

Taylor fue diagnosticado a los 11 años en mayo de 2002. Nació y creció en Atlanta, Georgia, pero ahora vive en San Diego trabajando para Dexcom. Sus intereses incluyen golf, hockey y snowboard. Él también es un exjugador de hockey de la universidad.