EN FORMA CON DIABETES TIPO 1

8/10/16
ESCRITO POR: MARCI THIESSEN

FullSizeRender-1-768x1024El atletismo corre en mi familia y ha sido una parte de mi vida desde que tengo memoria. Aprendí a amar el hecho de estar en forma desde niña y pasaba la mayor parte de mi tiempo libre haciendo toda clase de actividades físicas, tanto al aire libre como en el interior. Hice varios deportes mientras crecía y en la universidad, enseñé clases de acondicionamiento físico, tales como kickboxing, entrenamiento de escultura corporal y de circuito. Incluso di una clase de campo de entrenamiento básico para niños, mostrándoles cómo hacer que el  ejercicio fuera divertido (dándoles un descanso de los videojuegos y iPads). Durante estos años, me sentí como el conejito Energizer con cantidades ilimitadas de energía y mi motivación para desafiarme a mí misma era algo natural. Después de ser diagnosticada con diabetes tipo 1 en  2012, todo esto cambió, mi motivación para hacer ejercicio, mis niveles de energía y mi salud en general. Después de tomar un mini descanso de mi régimen de entrenamiento normal para centrarme en recuperar mi fuerza, poco a poco regresé a hacer que el ejercicio fuera una prioridad. Me tomó un día a la vez; sin embargo, frecuentemente me abrumaba con la frustración de que tenía que luchar por una décima parte de la energía que alguna vez tuve. Ya no tenía la misma resistencia, fuerza o una motivación para esforzarme en mantener mi estricta dieta y ejercicio.

Además de todo esto, de repente tenía que estar excesivamente consciente de todas las influencias que la diabetes tenía en mi ejercicio; desde la elección de alimentos y la cantidad de insulina administrada hasta el temor de que bajen mis niveles de azúcar bruscamente y asegurarme de tener tabletas de glucosa o bocadillos a la mano. Inicialmente, era molesto tener que lidiar con todo esto. ¿Por qué ya no podía simplemente ponerme mis zapatillas de deporte y salir a correr? Con el tiempo, estar preparada para cualquier reacción se convirtió en parte de mi rutina, fuera alta o baja. Lo que también ayudó a cambiar mi punto de vista fue darme cuenta de que toda esta preparación para hacer ejercicio con diabetes tipo 1 juega un papel más importante para comprender de mejor forma la enfermedad. Aprender cómo reacciona mi cuerpo antes, durante y después del ejercicio me ha permitido estar más consciente de todas las influencias internas y externas que la diabetes tiene sobre mí, (ya sea se trate de los alimentos, el estrés, la enfermedad, las hormonas, el clima, etc.). Ahora estoy agradecida por poder entender estos factores para que pueda encargarme de mi diabetes de forma efectiva.

Los grandes cambios:

  • Tengo que luchar un poco más para encontrar la energía para hacer ejercicio. ¡Dormir constantemente y formar una rutina es muy esencial!
  • He aprendido a escuchar a mi cuerpo. Si tengo un “día libre” me aseguro de descansar o bien de hacer ejercicio ligero, como caminar vigorosamente o hacer yoga relajante. Si me siento absolutamente exhausta, entonces me recuerdo que está permitido tomarme un tiempo e intentarlo de nuevo el día siguiente.
  • Cuando tengo brotes de energía, ¡tomo ventaja de esos momentos dorados! Mis actividades favoritas incluyen correr, pilates, yoga, kickboxing, entrenamiento con pesas, senderismo y casi cualquier actividad al aire libre (especialmente si se trata del agua).
  • La combinación de la bomba de insulina t:slim y el sensor de CGM (monitoreo continuo de glucosa, por sus siglas en inglés) me ha permitido llevar un mejor monitoreo de mis números. Esto me ayuda a calibrar qué tipo de entrenamiento voy a hacer y en qué nivel de intensidad. (El CGM de Dexcom es perfecto para el gimnasio ya que escucho música en mi iPhone, que también recibe mis lecturas de glucosa cada cinco minutos). Yo sé las tendencias de mis números en todo momento. Puedo conectar la duración y el nivel de intensidad del ejercicio, lo que me permite ver las tendencias y el verdadero impacto del ejercicio en mis niveles de glucosa.
  • La bomba T:Slim me permite suspender o disminuir la administración de insulina durante la duración de la actividad. He experimentado un menor número de accidentes y niveles bajos debido a esta característica. Estoy más consciente de lo que como antes de un entrenamiento y del estado de mi administración de insulina aproximadamente tres horas antes de hacer ejercicio. (Me parece que esta ventana de tiempo marca la diferencia en el mundo en mis números durante mi ejercicio).
  • Para mí, los ejercicios aeróbicos como la natación, correr y spinning hacen que mis números disminuyan a un ritmo más rápido en comparación con los ejercicios anaeróbicos rápidos como levantamiento de pesas y entrenamiento de circuito. Esto me ayuda cuando me preparo antes de hacer ejercicio. Trato de alternar días con entrenamiento cardiovascular y de fuerza.
  • Me he dado cuenta que es más seguro para mí hacer ejercicio después de que mis números han estado a un ritmo constante y sin cambios durante unas horas antes de comenzar a hacer ejercicio. (Para mí, una lectura coherente de 125 es el número ideal que busco antes de hacer ejercicio). Yo solía pensar que si comía algo con un poco de azúcar o de carbohidratos saludables antes de hacer ejercicio, subiría mis números lo suficiente como para evitar una baja tendencia. Rápidamente me di cuenta de que mis números inmediatamente se venían en declive después de hacer ejercicio por unos 15 minutos. Es por eso que hago hincapié en la importancia de estar más consciente con las comidas y los bocadillos que como durante las horas previas al ejercicio. Mis bocadillos preferidos incluyen: barras Quest, barras Think Thin, y manzanas cubiertas con mantequilla de maní o galletas de arroz con una porción de nueces mezcladas.
  • Para lograr los mejores resultados, mi objetivo es mantener una dieta sana para alinearme con mis rutinas de ejercicio. Me esfuerzo por hacer que todo sea simple con una dieta minimalista y sigo algunas reglas básicas: comer altos valores proteicos, muchas verduras, vegetales y carbohidratos saludables. Evito los carbohidratos con almidón, las salsas cremosas, los alimentos procesados, el azúcar, los productos horneados dulces y el alcohol. Me encanta hacer mis propios jugos verdes, batidos de proteínas y platillos paleo. Si me quedo con esta dieta, me he dado cuenta que casi no tengo que administrarme insulina. ¡A veces hasta me puedo quitar la bomba por el día!

Seguir un régimen estricto de ejercicio y una dieta saludable no es sencillo en absoluto. ¡Tener diabetes ciertamente no hace las cosas más fáciles! Sin embargo, me siento afortunada de tener la última tecnología de Tandem y Dexcom para ayudarme a simplificar mi vida y que me permita pasar cada día con confianza. Soy una adicta a los conocimientos y siempre busco conseguir nuevos consejos y trucos que mejorarán el manejo de mi diabetes. El ejercicio es una parte importante de mi bienestar general así que me he comprometido a hacer una búsqueda de por vida para explorar todas las maneras en que puedo cuidar de mi cuerpo para lograr la mejor calidad de vida posible.


Nota del editor: ¡manténte atento para más consejos de ejercicio y nutrición de Marci!

Más de Marci:

“Cambio de bomba y CGM – Comentarios de una persona con DM1”

“Mi nueva perspectiva de la DM1”

MARCI THIESSEN

Marci es una chica de 24 años de edad de California que está comprometida con su mejor amigo. Cuando no está planificando su boda de ensueño en Malibú o trabajando de 8 a 5, puedes encontrarla haciendo cualquier clase de actividad: yoga, pilates, surf de remo y cosas artísticas. Ella tiene su grado de Maestría en Negocios Globales de la Universidad de Pepperdine y disfruta las nuevas aventuras y viajar por el mundo. Sus mejores amigos también son su familia y su fe cristiana es lo que le da un propósito a su vida. Ella es una persona con DM1 a la que le apasiona romper el estigma y los estereotipos asociados con la diabetes tipo 1 y vive con una enfermedad de por vida. Algunos datos curiosos sobre ella: bebe mucho jugo verde, le gusta la música electrónica de baile y fantasea con vivir en una casa de campo que tenga una combinación de estilo Malibu y Hamptons con su novio, Matt.