Uso y Conocimiento: Experiencias con Glucagon


 

 

No hay nada más difícil para alguien que vive con diabetes que enfrentar bajos niveles de glucosa. Aunque cada cuerpo es distinto y los síntomas de hipoglucemia pueden ser variados, durante una hipoglucemia severa es muy complicado tratar de elevar los niveles por cuenta propia. Para facilitar el trabajo un aliado importante es el glucagon.

El glucagon, además de ser una hormona que al igual que la insulina nuestro cuerpo produce de manera natural, también es un medicamento que se utiliza durante hipoglucemias cuando no se pueden ingerir carbohidratos de rápida absorción de manera oral.

Actualmente, existen tres tipos:

1. Gvoke HypoPen ® , un dispositivo de glucagon premezclado y listo para inyectarse.
2. BAQSIMI ® , una forma de glucagon en polvo que se administra por vía nasal.
3. Un kit de la marca Lilly con glucagon en polvo y líquido que debe de ser preparado y se administra por vía muscular.

Este último es el que tenemos disponible en México.

Uso y conocimiento

Ante la duda de saber cuál era la situación sobre el uso y conocimiento de este medicamento, quise acercarme a alguien que haya recurrido a él. Es así como me encontré con Leticia Esparza, quien vive en La Paz, Baja California Sur, México. Leticia es oncóloga pediatra de profesión y vive con diabetes tipo 1 desde hace 9 años. Debutó a los 26, algo que incluso como médica la llevó a no considerar en absoluto diabetes tipo 1 como diagnóstico.

Di unas cuantas preguntas a Leticia, para que nos compartiera su experiencia al usar glucagon, así como su opinión sobre el conocimiento y acceso a este recurso médico en el país. Este texto es el resultado de algunos datos importantes que nos comparte.

Mi primera idea al escribir sobre glucagon, fue plantearme qué tanto conocimiento había tenido sobre su uso cuando fui diagnosticada. Concluí que no mucho, que en el momento que me diagnosticaron, a penas y me informaron lo que era una hipoglucemia y la indicación para tratarla fue: “come algo dulce”. No hablaron sobre si podía alcanzar una severidad al experimentar alguna, todo ello lo fui aprendiendo mucho tiempo después por mi cuenta y con ayuda de otros profesionales de la salud fuera de las instituciones públicas.

En esta búsqueda me llevé con la sorpresa de que muchas personas a mi alrededor, al igual que yo, tampoco habían tenido una experiencia con el uso de glucagon, pero sí con hipoglucemias severas. Sobre este desconocimiento en su uso al diagnóstico, Leticia me comentó:

“Sabía de su existencia en mi formación como médico. Sin embargo, no teníamos acceso a él en las instituciones de salud. Fue hasta mi diagnóstico que comencé a educarme y aprender más sobre diabetes tipo 1. Porque, por extraño que parezca, tristemente hay mucho desconocimiento aún en el personal de salud. A los pocos meses de diagnóstico mi endocrinóloga sugirió que lo tuviera disponible ya que cursaba con múltiples cuadros de hipoglucemia nocturna.”

Este conocimiento también está relacionado con que otros sepan utilizarlo ya que, aunque podríamos administrarlo por nuestra cuenta, en momentos de emergencia es importante también educar a los que nos rodean y así como Leticia, muchos de nosotros hemos enseñado a nuestras familias para poder preparar y administrar glucagon ante una hipoglucemia severa.

Algo que siempre me ha parecido malo es que es poco común ver glucagon en los anaqueles de las farmacias. El acceso es difícil no sólo considerando la existencia inmediata, también hablamos de que es muy costoso. La experiencia de Leticia intentando conseguirlo, es la de muchos de nosotros: “en la ciudad donde resido es muy complicado acceder a él tanto por costo, ya que considero que es elevado, y debido a que no lo encuentro fácilmente en las farmacias y tengo que solicitarlo hasta con un mes de anticipación.”

Leticia pudo relatarme lo que vivió experimentando una hipoglucemia severa teniendo la oportunidad de utilizar glucagon. Me parece importante considerar todas las variables que nos pueden llevar a una hipoglucemia y considerar que quienes vivimos con diabetes, siempre tenemos que estar atentos a cualquier actividad que realicemos en nuestro día a día:

“Afortunadamente, sólo una vez he tenido la necesidad de usarlo. Fue una ocasión en la cual fui a nadar. Ese día mi glucosa estaba elevada antes de iniciar el ejercicio por lo que pasé un bolo de insulina de corrección.

Durante el ejercicio mi glucosa se mantuvo estable, sin embargo, aproximadamente 4 horas después, comencé a tener mucho cansancio y caí en un sueño profundo. Después de eso ya no recuerdo nada. Mi compañera de especialidad que en ese momento vivía conmigo, al llegar a casa se percató que estaba dormida, lo cual no era algo habitual en mí, ya que no acostumbro a dormir de día. Al pasar el tiempo y ver que no despertaba, decidió entrar a mi recámara y percatarse de que todo estuviera bien. Su sorpresa fue que por más que me llamaba no podía despertarme, revisó mi glucosa y tenía 23 mg/dl. Fue cuando tomó la decisión de aplicarme glucagon y, en cuanto recobré el estado de conciencia, pude tomar algo de carbohidratos complejos para tratar de mantener mis niveles de glucosa más estables.”

Cuando escuchamos o leemos la palabra “acceso”, con justa razón nos viene a la mente el tema económico y lo mucho que invertimos al vivir con diabetes tipo 1 en México, pero también hablar de acceso es hablar de las herramientas educativas y dentro de ello, está el uso de medicamentos como el glucagon. Me gustaría concluir este texto con la opinión de Leticia sobre el acceso que se tiene a este recurso en nuestro país y que, sin duda alguna, es una opinión que representa el pensar de muchos:

“Desgraciadamente, creo que nos falta mucho por aprender sobre el manejo de hipoglucemias severas. Esto se debe a que no fácilmente podemos acceder a glucagon, tanto por su precio como por las dificultades para encontrarlo en cualquier farmacia. Definitivamente, el educarnos y conocer más sobre el manejo de hipoglucemias severas nos ayuda a poder actuar ante una urgencia real, porque en ocasiones podríamos tener acceso al medicamento, pero si no sabemos cuándo y cómo utilizarlo, de nada nos serviría.”

ESCRITO POR Karime Moncada, PUBLICADO 05/07/21, UPDATED 05/07/21

Soy Karime, tengo 27 años y vivo con diabetes tipo 1 desde hace 12 años. Soy egresada de la licenciatura Lengua y Literatura Hispánica por la UNAM. Soy mamá de un maravilloso ser humano y de dos hijas perrunas. Mi diabetes me ha llevado a informarme y reconocerme. Creo firmemente en que las experiencias de las personas nos nutren y enriquecen, es por eso que comencé a escribir mi historia, para devolver un poco de aquello que aprendí leyendo y escuchando de aquellos que, como yo, también viven sus diabetes. Mis redes: Instragram: @t1d_karmoncada / @sindosdeazucar Mi blog: sindosdeazucar.com Mi página de Fb: https://www.facebook.com/sindozdeazucar/