Fabian Bleck, Jugador Profesional de Baloncesto nos Habla Sobre Sistemas de Apoyo + Constancia

10/4/19
ESCRITO POR: Alexi Melvin

Siempre el objetivo

Algo que ha sido constante en la vida de Fabian Bleck es su dedicación al baloncesto. Actualmente, el jugador profesional de baloncesto en Alemania para los Crailsheim Merlins de 26 años y con diabetes Tipo 1 , Fabian ha estado enganchado al juego desde que tenía 10 años.

“Mi madre jugaba en sus tiempos y siempre nos llevaba a mis dos hermanos y a mí a los juegos cuando éramos pequeños”, recuerda Fabian. “Jugábamos antes de sus juegos, durante el medio tiempo o después de ellos”.

Fabian tiene dos hermanos, uno dos años mayor, y el otro es su gemelo idéntico, (¡solo siete minutos mayor!) Juntos, el trío probó una gran variedad de otros deportes, como fútbol, bádminton, natación, tenis de mesa, atletismo. “Pero todos nos apegamos al baloncesto”, dijo Fabian.

A diferencia de Fabian, ninguno de sus hermanos ha sido diagnosticado con diabetes Tipo 1.

Bleck fue diagnosticado justo antes de cumplir 12 años. Su madre y su tía reconocieron de inmediato que estaba experimentando muchos de los síntomas habituales de un diagnóstico de diabetes Tipo 1 (sed extrema, falta de concentración). “Conocían un poco esos síntomas por mi abuelo”, dijo Fabian, “porque también tenía diabetes Tipo 1. Así que me hicieron medir mi glucosa en la sangre un día después de la escuela en la casa de mi tía”.

El glucómetro leyó el temido “HI” (alto), que ninguno de ellos había visto antes. Tras las mediciones en el hospital, la lectura fue de alrededor de 830 mg/dl.

“Lloré primero, porque no tenía idea de lo que significaría para mi vida”, dijo Fabian. “Mi mayor preocupación en ese momento era si podía continuar jugando baloncesto porque era y sigue siendo mi pasión”.

Él recuerda que su experiencia de una semana en el hospital fue positiva: los médicos y las enfermeras calmaron sus preocupaciones en medio del arduo proceso de aprender a contar carbohidratos y administrar insulina. “Una de las primeras cosas que me dijeron es que no tengo que preocuparme por dejar el baloncesto”, dijo Fabian, “y que el deporte es absolutamente bueno para el tratamiento de la diabetes y puedo hacer todo lo que quiera”.

Apoyo sin fin

Al principio, Fabian recuerda que sus padres lo ayudaban con la preparación de alimentos y lo apoyaban mientras navegaba su primer mes como persona con diabetes Tipo 1, pero se siente agradecido de que principalmente le permitieron asumir a él mismo la responsabilidad.

“Sabían que en la escuela o durante las prácticas no podían estar allí las 24 horas, los 7 días de la semana, por lo que me ayudó a madurar mucho”, dijo. “Por supuesto que cambió mi vida en ese momento, siempre tenía que pincharme los dedos por la mañana, antes de comer, antes y durante las prácticas, antes de irme a la cama y lo mismo con administrarme insulina. Pero después de un tiempo te acostumbras y es como cepillarte los dientes”.

Fabian ahora usa una bomba de insulina (Medtronic Minimed 640g) y un MCG, el Freestyle Libre 1, y se siente seguro de usar insulina en público, pero al principio, desaparecía al baño para administrarse las inyecciones en la escuela.

Al tener diabetes Tipo 1 en Alemania, Fabian no necesariamente considera que sea drásticamente diferente que tener diabetes Tipo 1 en los Estados Unidos, aunque se describe a sí mismo como siempre haber sido “afortunado”, ya que su seguro en particular ha aceptado todos sus suministros de diabetes Tipo 1. No muy diferente de los Estados Unidos, algunos seguros en Alemania no cubren ciertos suministros.

Si bien todavía reconoce que sus padres son algunos de sus mayores partidarios, admite que su novia es la que está más alerta que nadie en estos días. “Mi novia tomó ese papel de mis padres”, dijo. “Especialmente si actúo de manera extraña, ella sabe que algo no está bien con mi glucosa en la sangre, por lo que me obliga a medirla”.

Fabian también reconoce que la comunidad de diabetes Tipo 1 en las redes sociales es una gran fuente de aliento para él, día a día. “La comunidad de redes sociales también ha crecido mucho y muy rápido en los últimos años. Puedes obtener consejos de muchas personas inspiradoras con diabetes Tipo 1, ver lo que otros están haciendo”, dijo.

Trabajando para lograrlo

En general, Fabian no siente que tener diabetes Tipo 1 lo perjudique como jugador de baloncesto profesional. “Por supuesto, tengo algunos días con niveles de glucosa malos y tengo que tomar un descanso durante algunas prácticas”, dijo. “Pero en general, puedo controlar mi diabetes lo suficientemente bien como para dar todo lo que tengo durante las prácticas y los juegos para ayudar a mi equipo”.

“Comencé a jugar baloncesto en el programa juvenil del equipo de la Primera Liga en mi ciudad natal, Hagen”, recordó Fabian. “Después de mi último año con el equipo junior, comencé a jugar con el primer equipo de la liga, 1BBL o Basketball Bundesliga”.

La Bundesliga de baloncesto, en Alemania, es la liga de más alto nivel del baloncesto profesional.

Fabian también jugó cuatro temporadas en Bremerhaven para el Eisbären Bremerhaven antes de unirse a los Crailsheim Merlins.

“Mis mayores logros hasta ahora han sido jugar los Campeonatos de Europa u16, u18 y u20 para Alemania y jugar los Campeonatos Mundiales u17”, dijo. “En 2017, también jugué en la Universiad de Taipei”.

Bleck dice que la nutrición, el estrés y la emoción son tres de los elementos más importantes de la diabetes Tipo 1 de los que ha aprendido a ser consciente, durante su vida como atleta.

 “Con los años, obtienes más y más experiencia y entiendes mejor tu cuerpo. Aunque no siempre se puede tener razón, siempre se puede aprender de ello”.


Lee la historia sobre el diagnóstico de Kendall Simmons en la NFL

Alexi Melvin

Alexi Melvin es escritora, artista y actriz en el Área de la Bahía. Estudió en la New School University de Manhattan, y en el Lee Strasberg Theatre & Film Institute. Ha escrito para múltiples publicaciones y sitios web como el San Francisco Chronicle y ha sido colaboradora habitual de Beyond Type 1 durante muchos años. También puedes escuchar su voz en dos películas de Star Wars. Ella ha sido una fiel defensora de la conciencia, educación y recaudación de fondos para la diabetes tipo 1 desde que fue diagnosticada en 2003. Espera continuar fortaleciendo y ser una voz para aquellos que eligen adoptar la diabetes tipo 1 como parte de sus vidas, pero en al mismo tiempo, no permita que los defina.