Fallas en la Tecnología: Una Historia de CAD

7/3/19
ESCRITO POR: Ilse Michelle Mora Rodríguez 

 

Territorio atemorizante

En mi diagnóstico tuve Cetoacidosis. Después de eso solo me ha sucedido una vez. Esta fue en Febrero. Hubo fallas en la tecnología que utilizo. Seguramente pasé algunas horas sin insulina lo que hizo que el cuadro de cetoacidosis apareciera. 

Un día antes tuve una glucemia de más de 400 al despertar. Hasta la fecha desconozco las causas pero fue una cifra muy elevada que pude corregir. Cambié mi cánula, rebobiné y me aseguré de que la insulina pasara adecuadamente.

A la mañana siguiente desperté con mucha sed. Debo confesar que no medí mis niveles de glucosa en sangre pues tenía pacientes citados muy temprano. No desayuné ni nada. Medí mi glucosa y ¡sorpresa! El resultado era de más de 450 mg/dl.

Por supuesto que se el plan de tratamiento así que empecé a tomar agua. A las dos horas mi glucosa había bajado un poco pero no demasiado. Tenía dolor abdominal. Mi glucosa se mantuvo en 400 mg/dl toda la mañana pero no logré salir de mi área de trabajo ya que me encontraba sola con muchos pacientes. 

Cerca de las 2 de la tarde ya me sentía muy mal pero logré desocuparme. Ya tenía visión doble, náusea, vómito y dolor abdominal con una glucosa superior a los 450. Me sentía tan mal que fui sola lo más rápido que pude directo a urgencias.

Sabía que necesitaría ayuda así que me comuniqué con mis amigos endocrinólogos y médicos de medicina interna que comenzaron a hacer análisis, gasometrias, y me empecé a inyectar insulina sin usar mi bomba. 

Pasé gran parte de la tarde y la noche sin encontrar una causa. Cuando me estaban ingresando a urgencias y me quité la cánula vi que estaba rota.  Las fallas en las tecnologías para el manejo de la diabetes pueden causar grandes estragos. Debemos recordar que son tecnologías y que como tales no están libres de presentar una falla de vez en cuando.

Lo importante para compartir

  1. Si tu glucosa está alta y usas una bomba de insulina la sugerencia es corregir una vez con el dispositivo. Si tu glucosa no baja en periodo de tiempo razonable y establecido junto con tu médico (dos horas para algunos son suficientes) procede con una corrección manual (jeringa). 
  2. Cambia tu set de infusión. Si tu glucosa no descendió con la primera corrección no esperes ¡cambia tu set de infusión para descartar esa causa! Con mucha frecuencia puede haber obstrucciones, cánulas dobladas y otros problemas en los equipos que pueden evitar que la insulina llegue a nuestro cuerpo y esto puede dar pie a una cetoacidosis muy muy rápido.
  3. Revisa tu insulina. Revisa que la insulina que utilices se encuentre en buenas condiciones, es decir, que haya estado almacenada a una temperatura correcta y que no haya pasado su fecha de expiración. 
  4. No olvides el plan b. Lleva SIEMPRE contigo insumos de repuesto. Arma un kit donde lleves jeringas, tiras, extra y si utilizas una microinfusora de insulina reservorio y set de infusión. Así podrás descartar que se trate de un fallo en la tecnología y cambiar estos en caso necesario. 

La cetoacidosis no siempre se presentará cuando llevemos muchos días de enfermedad ni cuando llevemos muchos días con niveles de glucosa elevados. Puede presentarse en cualquier momento por fallas que no dependan de nosotros. Estemos siempre listos para manejar una cetoacidosis de forma urgente y así mantenernos lejos de peligro. 


Esta historia forma parte de los recursos de Beyond Type 1 sobre Cetoacidosis y Manejo de cetonas: encuentra la colección completa de recursos aquí.

Ilse Michelle Mora Rodríguez 

Mi nombre es Ilse Michelle Mora Rodríguez, tengo 30 años de edad y 29 años viviendo con DMT1.  Nací en Guadalajara, Jalisco el 22 de marzo del 1989. ¿Quién soy? ...Una geek amante del color rosa y adoradora del cerebro. Soy médico de profesión, tengo una especialidad en neurología clínica de adultos y actualmente estoy estudiando una subespecialidad médica en neurofisiología clínica, básicamente soy la señora de los cerebros y el sistema nervioso jaja. Me fascina leer, la danza (bailé por mucho tiempo danza contemporánea, baile de salón y jazz), pintar, tocar la guitarra, aprender idiomas nuevos, la música, viajar, el cine, los videojuegos, el maquillaje y la moda.