Fiestas infantiles, consejos para mamá y papá


 

 

Botanas, pastel, dulces, refrescos. Por lo general, las fiestas de cumpleaños, Día del niño, Halloween, Navidad (¡en resumen todas y cada una de las fiestas!) resultan ser una sobrecarga de azúcar y calorías para los niños. En países como el mío esta no es la excepción. Especialmente en los festejos del Día del Niño (30 de abril) es imposible salir con dos o tres bolsas llenas de dulces. Mi hijo llega todos los años con una bolsa bastante grande. Esta bolsa se guarda y de ahí extraigo yo dos o tres golosinas para un nivel de glucosa bajo y el resto se guarda hasta octubre cuando hay un desfile de vecinos tocando el timbre pidiendo dulces en Halloween.

De pronto creemos que estas fechas viviendo con diabetes Tipo 1 son imposibles y algunos de nosotros cuando fuimos niños nos tiramos al drama. Existen alternativas más saludables para los festejos infantiles. No se trata de servir zanahorias en lugar de dulces, sino de enseñar a los pequeños a disfrutar el consumo de alimentos más sanos, moderando la comida chatarra. Pero no te confundas, esto no se trata de vivir con diabetes Tipo 1, se trata de la forma en la que deberíamos comer ¡TODOS!

Al elegir el menú de una fiesta infantil, es importante que no todo sea a base de botanas. Si bien muchos estudios demostraron que no hay un efecto directo entre los episodios de hiperactividad y el consumo de azúcar, sí se ha podido comprobar que algunos niños son más susceptibles que otros.  Si me preguntas a mi que soy psicóloga, el exceso (de cualquier cosa) puede ocasionar un cambio en nuestra conducta. En el caso de los niños una sobre ingesta de alimentos azucarados dificultará su concentración y los activará excesivamente. Te preguntarás “y eso qué, ¿qué no están en una fiesta?” Bueno, no sólo pasará eso, también se verá incrementado el riesgo de afecciones en su salud dental y ni hablemos de indigestiones.

En nuestro caso (personas con diabetes tipo 1) esta sobre ingesta calórica y de hidratos de carbono resultará además en la pérdida de la diversión pues tendremos una elevación de glucosa exponencial después del festejo. No, eso no puede ser divertido.

Cada niño es distinto y cada familia también. Aquí unos consejos sencillos para estos festejos del Día del Niño.

  1. Mesas coloridas y saludables: A los niños les atraen los colores, las formas y los tamaños. Ofrécete para ser ayudante de decoración, podrás aprovechar los colores de la mesa para servir algo rico y saludable como unas deliciosas zanahorias con chile y limón o diferentes frutas en distintas formas.
  2. Juegos con frutas y verduras: Evitemos jugar a atrapar donas azucaradas, podemos jugar a algo similar pero utilizando frutas y verduras. De paso así podemos enseñar a los niñoslas combinaciones de alimentos, las estaciones para consumirlos, la forma de lavarlos y conservarlos.
  3.  ¡Yo traigo el postre!: Por supuesto que siempre me ofrezco para llevar postres. La única razón que tengo para hacerlo es que así puedo obligar a todos a comer gelatinas light. No, no es broma. Para la fiesta del Día de la Independencia por ejemplo tengo listas gelatinas verdes, blancas y rojas.
  4. El regalo para el salón: Si en la escuela de tus hijos con en la mía (o la de mi hijo) los otros padres mandan a sus hijos con “regalos para todo el salón” sabrás y no me dejarás mentir que el contenido suele ser algo económico que a todos les gusta y que hay que hacer o comprar en cantidad, acompañado por dulces de distinto tipo. Una buena estrategia es hacer participar a los niños. Ellos estarán felices de entregar algo hecho con sus propias manos. También puedes armar unas bolsitas con frutas frescas o deshidratas y frutos secos. O quizá algunos juguetitos muy baratos de mercado.
  5. Respira, observa, enseña: No es una buena idea dejar de participar por vivir con diabetes en los eventos sociales. Todavía es menos conveniente cuando se es niño. Recuerda que el mundo no se adapta a nosotros por vivir con diabetes sino que nosotros debemos adaptarnos a un mundo que ya tiene sus formas (aunque algunas son defectuosas). No te enojes si la gente no quiere que todos sus hijos coman zanahorias. Aprovecha la oportunidad para enseñar un poco de alimentación saludable a otros padres de familia.

Por último ¡diviértete!

ESCRITO POR MARIANA GÓMEZ HOYOS, PUBLICADO 04/19/18, UPDATED 01/22/19

Mariana fue diagnosticada con diabetes tipo 1 hace varias décadas. Ella es psicóloga y educadora en diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros www.dulcesitosparami.com Ella es vocero por la diabetes tipo 1 en América Latina. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Comunidad en www.estudiabetes.org Ella es mamá de un jugador de fútbol americano de 11 años. Vive en la Ciudad de México y ama los unicornios.