Todo Sobre Glaucoma en Personas con Diabetes


 

El glaucoma tiene que ver con la presión en los ojos, y es muy común en las personas con diabetes. Es la principal causa de ceguera irreversible en todo el mundo y afecta a aproximadamente 80 millones de personas en todo el mundo.

Las personas con diabetes tienen el doble de probabilidades de desarrollar glaucoma en comparación con la población sin diabetes, pero hay muchas medidas que puedes tomar para reducir tu riesgo y proteger tu vista.

Programar un examen de la vista con un optometrista todos los años es la mejor manera de detectar el glaucoma en sus primeras etapas, antes de que dañe tu vista.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una afección que se desarrolla cuando la presión en el ojo aumenta gradualmente y daña el nervio óptico. El nervio óptico envía todo lo que miras con los ojos al cerebro, dándote la capacidad de ver.

Los dos tipos más comunes de glaucoma son:

Glaucoma primario de ángulo abierto (GPAA, por sus siglas en inglés)

El tipo más común, especialmente en las personas con diabetes, comienza con una acumulación muy gradual e indolora de presión en el ojo.

Los ojos sanos tienen una producción constante de líquido que fluye por todo el ojo y luego se drena a través de los canales de drenaje. En el glaucoma primario de ángulo abierto (GPAA por sus siglas en inglés), esos canales se bloquean por varias posibles razones y el líquido se acumula, lo que aumenta la presión en el ojo, también conocida como presión intraocular (PIO).

A medida que la presión en el ojo sigue aumentando, daña el nervio óptico. Más específicamente, la presión daña y mata las células ganglionares de la retina (CGR) dentro del nervio óptico, lo que lleva a una pérdida irreversible de la visión.

Glaucoma de ángulo cerrado (ACG, por sus siglas en inglés)

También conocido como “glaucoma de ángulo cerrado” o “glaucoma de ángulo estrecho”, esta afección es menos común y se desarrolla cuando el iris (la parte con color) de tu ojo está demasiado cerca de los canales donde los fluidos oculares sanos se drenan desde la parte frontal del ojo. Tu iris normalmente controla la cantidad de luz que puede ingresar a tu ojo, pero en realidad puede bloquear esos ángulos de drenaje esenciales, creando elevaciones rápidas en la presión ocular. Esta forma de glaucoma es poco común y puede requerir atención de emergencia repentina.

Síntomas del glaucoma

Las primeras etapas del glaucoma no presentan síntomas, por lo que tu examen anual de la vista es muy importante. Este examen es la forma más eficaz de detectar el glaucoma en sus primeras etapas y prevenir la pérdida de la visión.

A medida que avanza el glaucoma, los síntomas pueden incluir:

  • Visión borrosa
  • Aureolas alrededor de las luces
  • Puntos ciegos en la visión periférica
  • Dolor agudo en los ojos
  • Dolores de cabeza

Si experimentas alguno de estos síntomas, comunícate con tu equipo de atención médica.

Por qué el glaucoma es común en las personas con diabetes

El glaucoma es extremadamente común en las personas con diabetes por varias razones, según la Fundación para la Investigación del Glaucoma (Glaucoma Research Foundation).

  • La retinopatía puede provocar obstrucciones de drenaje: En una persona con retinopatía diabética, hay un crecimiento de vasos sanguíneos anormales. Estos vasos sanguíneos son frágiles y propensos a tener fugas. También podrían bloquear el sistema de drenaje natural de líquido en los ojos.
  • Niveles de glucosa (azúcar) en la sangre crónicamente altos: Los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre crónicamente altos pueden dañar los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas de los ojos, lo que provoca inflamación crónica y aumento de la presión en los ojos. Como la mayoría de las complicaciones oculares de la diabetes, puede reducir el riesgo de desarrollar glaucoma si manejas niveles saludables de glucosa (azúcar) en la sangre y una A1c de 7.0 por ciento o menos.
  • Presión arterial alta (hipertensión): Aproximadamente el 71 por ciento de las personas con diabetes también tienen presión arterial alta, pero la Fundación para la Investigación del Glaucoma afirma que la presión arterial alta por sí sola no puede causar glaucoma. Cuando se combina con otros factores de riesgo, como los niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre y la retinopatía, puede ser un factor que contribuya a la presión intraocular.

Otros factores de riesgo de glaucoma

Además de tener diabetes, retinopatía y presión arterial alta, existen algunos otros factores de riesgo que pueden aumentar tu riesgo de glaucoma y contribuir a que se desarrolle la afección.

  • Tener más de 40 años
  • Antecedentes familiares de glaucoma
  • Herencia africana, hispana o asiática
  • Presión ocular alta
  • Uso prolongado de medicamentos con esteroides
  • Un centro de las córneas delgado
  • Adelgazamiento del nervio óptico
  • Migrañas
  • Baja circulación sanguínea

Diagnóstico de glaucoma

Tu oftalmólogo te examinará los ojos en busca de señales de glaucoma por medio de la evaluación de varios aspectos de la salud ocular:

  • Presión ocular (PIO)
  • Ángulo de drenaje del ojo
  • Nervio óptico
  • Visión periférica
  • Grosor de la córnea

¿Cómo se trata el glaucoma?

Tu plan de tratamiento dependerá de la gravedad de tu glaucoma. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Gotas para los ojos prescritas: la primera opción para contrarrestar las etapas iniciales del glaucoma. Estas gotas para los ojos disminuyen la presión ocular mejorando el drenaje de líquido y reduciendo la producción de líquido (lo que puede provocar el síndrome del ojo seco).
  • Trabeculoplastia con láser de Argón (TLA): la cirugía con láser más común para el glaucoma, funciona abriendo los bloqueos del drenaje para que el líquido pueda drenar más fácilmente. Es muy eficaz en el tratamiento del glaucoma primario de ángulo abierto (GPAA por sus siglas en inglés) y normalmente se lleva a cabo en dos tratamientos, aplicando TLA en una mitad del ojo a la vez para ver su eficacia antes de tratar la segunda mitad.
  • Trabeculoplastia láser selectiva (SLT): es el segundo método de cirugía láser más común, el láser se enfoca en las áreas específicas del ojo con los niveles más altos de presión. Son necesarios tratamientos repetidos porque solo se puede aplicar en unas cuantas áreas a la vez.
  • Iridotomía periférica con láser (IPL): este tratamiento con láser es para el tipo menos común de glaucoma, el glaucoma de ángulo cerrado (ACG, por sus siglas en inglés). Crea un pequeño agujero en el iris, lo que permite que el líquido drene y alivia la presión ocular.
  • Ciclofotocoagulación: un último recurso si otros métodos fallan, este tipo de cirugía con láser utiliza un rayo láser dirigido al interior del ojo para reducir temporalmente la presión. Este tratamiento debe realizarse repetidamente para mantener niveles seguros de presión ocular.

Si sospechas que podrías estar experimentando síntomas de glaucoma, comunícate con tu oftalmólogo de inmediato.


Este contenido sobre Salud Visual fue hecho posible a través de ADA x BT1 Collab.

 

ESCRITO POR Ginger Vieira , PUBLICADO 05/26/21, UPDATED 05/26/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.