La guía para correr tu primer maratón con diabetes tipo 1


 2019-11-25

Nota del editor: Alexi fue miembro del equipo Beyond Type Run de 2019 que corrió el Maratón de la Ciudad de Nueva York. Beyond Type Run es patrocinado por DexcomTandem Diabetes Care.


¿Así que tienes diabetes tipo 1 y quieres correr un maratón?

¡Estás de suerte! Yo lo acabo de hacer. Fui una de las 27 personas con diabetes tipo 1 que cruzó la línea de meta el 3 de noviembre en el Maratón de Nueva York de 2019.

Si eres un corredor experimentado, esto puede no ser para ti. Si eres un corredor súper novato que tiene dudas o carece de confianza, sigue leyendo. En realidad, esto es más una comedia de errores que una “guía”.

 Decidí que sería mejor contar primero todo lo que salió mal en lugar de hablar extensamente sobre esta experiencia que al final fue increíblemente gratificante y que cambió mi vida, de cuántos amigos increíbles hice y de cómo ya estoy deseando poder hacerlo de nuevo. Llegaré a eso. Pero primero las cosas difíciles.

Ni siquiera me acerqué a mi objetivo de entrenamiento

Antes de entrenar, nunca había corrido más de 7 millas (aproximadamente 11 km), a pesar de lo que dice mi aplicación de salud después de un día completo (caminando) en Disneylandia. Además, siempre he hecho estrictamente marcha rápida, por lo que mi cuerpo nunca se ha adaptado del todo a correr a toda marcha. Fui bastante consistente con mi entrenamiento, alternando entre marcha rápida y correr, pero lo máximo que logré fue aproximadamente 12 millas (aproximadamente 19,25 km)

Compararme con los demás fue realmente equivocado

Una de las trampas de las redes sociales: compararte con las experiencias y logros de otras personas. Esto fue igual de cierto durante el entrenamiento, si no es que más. En nuestro equipo Beyond Type Run tuvimos algunos corredores increíblemente experimentados que pudieron guiar y motivar a los corredores que, como yo, no tenían tanta experiencia. (¡Increíble!) Sin embargo, ver sus entrenamientos semanales de 15, 18 y 20 millas (de 24 a 32 km) publicados en Strava era brutal, especialmente en los días en que mi cuerpo y mis niveles de glucosa en sangre no me permitían avanzar más de 2 o 3 millas (entre 3 y 4,5 km).

La logística fue intensa

Desde llegar al agitado centro Javits en Nueva York a tiempo para recoger mi número de dorsal y regalos previos a la carrera hasta organizar mi cinturón para correr para el día de la carrera, la logística que condujo al 3 de noviembre fue posiblemente más estresante que correr el maratón en sí. 

Consejo súper perspicaz y obvio: preocúpate por cada paso a medida que completas cada uno, no antes. 

El puesto de inicio es, por mucho, la peor parte

La única vez que realmente pensé “No voy a poder hacer esto” fue mientras esperaba 4 horas en el puesto de inicio en Staten Island, peligrosamente cerca de hipotermia. Las 2 capas adicionales de ropa de abrigo que termine arrojando en los contenedores de donación antes de comenzar la carrera no sirvieron de nada para aumentar la temperatura de mi cuerpo. Si hubiera sabido el frío que iba a haber, habría llevado pantalones de esquí y un edredón de plumas. No hay lugares para sentarse aparte de la hierba. Las opciones de comida dejan mucho que desear (¡así que trae la tuya!) a menos que ames los bagels sosos.

 Mi medidor de glucosa dejó de funcionar

¡¡Advertencia!! Algunos medidores de glucosa dejan de funcionar cuando hace mucho frío. Mi medidor con suerte funcionó cuatro de las diez veces que intenté medirme. Muchos de mis compañeros de equipo optaron por no traer uno en absoluto y solo confiar en sus MCG, pero soy de la vieja escuela, así que tiendo a hacer ambas cosas. Uno de mis encantadores compañeros de equipo me dejó usar el suyo en el puesto de inicio, e hice una parada rápida en una de las carpas médicas en la ruta del maratón para hacerme una medición cuando no estaba segura si mi MCG me estaba dando un falso nivel bajo.

La buena noticia: sí, hay carpas médicas, muchas de ellas.

Los nervios y los picos de glucosa en sangre son comunes

Pensé que era la única. A pesar de administrarme una cantidad decente de insulina para mi desayuno de las 5:00 a.m., mi glucemia estuvo subiendo hasta la hora de inicio a las 11:00 a.m. Sin embargo, rápidamente descubrí que no era la única. Muchos de mis compañeros de equipo también comenzaron a experimentar picos de ansiedad y emoción justo antes de correr. Decidí ver cómo progresaban mis niveles después de correr un par de millas antes de tomar cualquier decisión de dosis de corrección. Fue bueno que lo hiciera: mi glucemia empezó a bajar constantemente y terminé sin tener que administrarme insulina de acción rápida. 

Descargo de responsabilidad: no estoy usando una bomba, por lo que tenía insulina de acción prolongada en mi sistema. Esto no debe tomarse como consejo médico.

No quiero volver a ver otro gel o masticable energético por el resto de mi vida

Los geles Honey Stingers y los masticables de energía Gu son más o menos la razón por la que viví para contar esta historia. Tuve unas tres bajas de glucosa (azúcar) en sangre bastante significativas en diferentes puntos a lo largo de la ruta. Gracias a mi MCG Dexcom, que nunca flaqueó ni perdió la señal, las detecté a tiempo. Pero realmente perdí la cuenta de cuántas bolsas de electrolitos y masticables tuve que chupar para volver a subir mis niveles. Mi segunda parada en la carpa médica fue para conseguir una bolsa de pretzels. Necesitaba algo que no estuviera relacionado con gelatina.

El aprendizaje

Mis aprendizajes más importantes de correr 26,2 millas (42 km):

Hay una delgada línea entre saber cuándo detenerte y saber cuándo puedes esforzarte un poco más.

Uno de mis mantras fue: “detente si es necesario”. Nunca tuve un objetivo o expectativa de tiempo para terminar todo. Ahora que he corrido este primer maratón, tal vez pueda establecer algunos objetivos más ambiciosos para el próximo. (Dios mío, ¿acabo de decir “el PRÓXIMO?”)

Y la verdad es que me detuve. Paré muchas veces, pero no me rendí.

Como persona con diabetes tipo 1, siempre sentí que era bastante hábil para saber cómo escuchar las señales de mi cuerpo. Correr un maratón como persona con diabetes tipo 1 ha llevado esa habilidad a un nivel completamente nuevo. Mi mayor consejo es escuchar y hacerlo atentamente. Hubo varios momentos en los que eventualmente decidí que podía seguir avanzando después de respirar, tomar un poco de agua y un gel, pero si mi cuerpo se hubiera tambaleado siquiera una pulgada en la otra dirección, me habría retirado.

Confía en tu propio ritmo

Me tomó una cantidad absurda de tiempo terminar. Pero fue lo mismo para mucha gente, de todas las edades y circunstancias. Tomé la decisión de hacer una marcha rápida cerca del 75 % de la carrera. Por supuesto que mi compañera de equipo Lauren Salko (¡con quien crucé la línea de meta!) me asegura que mi marcha rápida es el mismo ritmo que la carrera lenta de muchas personas. Y es una atleta profesional, así que tengo que creerle, ¿verdad? Verdad. Pero… me aseguré de encontrar mi ritmo al principio de la carrera y hacer todo lo posible para mantenerlo estable. Por supuesto, hubo momentos de adrenalina cuando la multitud se enloquecía y me sentí motivada a correr por el tiempo que sentí que era saludable para mí.

No puedo hablar por el resto del equipo, pero sí sé que algunos, incluso la élite del grupo, también dudaron de sí mismos o no alcanzaron sus objetivos.Tanto durante un maratón como en el día a día con diabetes tipo 1, tenemos que encontrar nuestro ritmo. Tenemos que aceptar los golpes como vienen, planificar lo mejor que podamos y también tomar decisiones sobre la marcha.

Lo que sé con certeza es que los 27 tenemos diabetes tipo 1. Los 27 empezamos el maratón de la ciudad de Nueva York. Y los 27 terminamos.

ESCRITO POR Alexi Melvin, PUBLICADO 11/25/19, UPDATED 08/03/22

Alexi Melvin es escritora, artista y actriz en el Área de la Bahía. Estudió en la New School University en Manhattan, así como en el Lee Strasberg Theatre & Film Institute. Ha escrito para múltiples publicaciones y sitios web como el San Francisco Chronicle y ha sido colaboradora habitual de Beyond Type 1 durante muchos años. También puedes escuchar su voz en dos películas de Star Wars. Ella ha sido una defensora leal de la conciencia, educación y recaudación de fondos para la diabetes Tipo 1 desde que fue diagnosticada en 2003. Espera continuar fortaleciendo y ser una voz para aquellos que eligen abrazar la diabetes Tipo 1 como parte de sus vidas, pero Al mismo tiempo, no le permita definirlos.