Hablemos de Salud Sexual Masculina


 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud sexual es un aspecto fundamental para la salud y el bienestar generales de las personas, las parejas y las familias, así como para el desarrollo económico y social de las comunidades y los países. La salud sexual, considerada afirmativamente, requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, sin coerción, discriminación ni violencia. 

Vivir con diabetes puede afectar nuestra sexualidad y por ello mantuvimos esta entrevista con Pablo, Educador en Diabetes. En un amistoso ambiente de respeto, hablamos de salud sexual masculina, educación en diabetes y nuestra condición de vida ¿Cómo pueden estar relacionados?

CONOCIENDO A PABLO

Nací en el jardín de la República Argentina, Tucumán, soy papá de Eze. Tengo 39 años de edad y 29 con diabetes tipo 1. Soy amigo y colega de superhéroes: la liga del Círculo Azul y también, pareja de Vanesa Sánchez. También, soy educador certificado en diabetes.

Mi diagnóstico de diabetes fue complejo y lento, hace 29 años no teníamos los medios o recursos que tenemos hoy. Fueron 30 días de orinar mucho, beber agua, vómitos, pérdida de peso y malestar que muy pocas veces volví a sentir. Un sentir de muerte, constante. Quizás, si hace casi 30 años, cuando pasé 15 días sin insulina, hubiéramos tenido carteles informando los síntomas de diabetes tipo 1, probablemente mi debut no hubiera sido tan pesado.

EXISTE UNA FALTA GENERALIZADA DE EDUCACIÓN EN DIABETES

No sólo es que lo pienso, así lo siento y, si pudiéramos tener los registros de entrada a hospitales públicos y centros de salud privados de las personas que llegan son internados por cetoacidosis diabética, podríamos tener mucho mejor reflejo de la gran falta de información y educación en diabetes.

Lamentablemente, muchos en el sistema de salud no aceptan los datos, porque “dato mata relato”. Constantemente converso con personas de reciente y no tan reciente diagnóstico de diabetes tipo 1 y la mayoría fueron internados en su debut. Entonces, vuelvo a pensarlo, si hace 30 años la mayoría quedaba internado y hoy sigue pasando es porque no hay información constante, simple de entender, por ejemplo, de los síntomas de cuándo se comienza a vivir con diabetes tipo 1. 

Lamentablemente, se mantiene la desinformación hasta el día de hoy. Sería sencillo, por ejemplo, colocar afiches o carteles en las escuelas ,en la calle en donde, por ejemplo, se pongan los síntomas de la diabetes tipo 1. Eso ayudaría a las familias a estar más atentas, o también, colocar carteles con palabras de esperanza y fortaleza, porque la vida con diabetes tipo 1 no es una condena, es bella. Con educación, medicación e insumos, se puede vivir con excelente calidad de vida.

EL TABÚ DE LAS COMPLICACIONES DE LA DIABETES

Justamente, es la educación en diabetes la que lleva a poder hablar de todo sin tapujos. Voy a repetirlo siempre pues, como muchos de mis pares, tengo algunas complicaciones en la vista, mis nervios y riñones, pero, no es por tener diabetes tipo 1, es por no tener educación en diabetes adecuada, simple y hasta entretenida. Pareciera a veces que el tabú se relaciona con la educación. Incluso, las personas con diabetes tipo 1 debemos chequear nuestro nivel o valor de glucemia antes de tener relaciones sexuales ya que, muchas veces es una actividad que requiere energía, glucosa.

SALUD SEXUAL MASCULINA

Hay mucho para hablar sobre el tema, ya que es algo normal dentro de la vida de cualquier persona, tenga o no diabetes tipo 1.  A veces, los hombres no queremos tener en cuenta que si no llevamos una alimentación adecuada, complementando con actividad física, podremos tener problemas en nuestro cuerpo y dentro de la sexualidad, ya sea disfunción eréctil, pérdida o reducción de la libido.

En los hombres con diabetes tipo 1, cuando no logramos gestionar bien nuestra condición de salud, repito, por falta de educación, medicación o insumos, podemos tener las complicaciones qué comento y además, retroeyaculación o eyaculación retrógrada. 

En nuestro caso, la hiperglucemia constante y sostenida en el tiempo, por la falta de gestión y educación, provoca qué se destruya la vaina de mielina que es el cobertor de los nervios en el cuerpo. Se llama neuropatía o polineuropatía y si no es tratada a tiempo, educando para aprender a tener valores de glucemia naturales, produce pérdida de sensibilidad en piernas y pies, acompañada de molestia, picazón, pero también, entre más cosas, problemas en la sexualidad masculina.

HABLEMOS DE EYACULACIÓN RETRÓGRADA

Con gusto, hablemos. Está complicación a veces puede ocurrir por ciertas cirugías o por lo que comentaba arriba, polineuropatía diabética. Básicamente y muy resumidamente, al momento de eyacular, el semen es expulsado desde el pene, pero cuándo tenemos ésta complicación, el semen, directamente, retrocede y sale poco o nada, esta condición también es conocida como eyaculación en seco. Suelen tratar ésta complicación, de forma conjunta el endocrinólogo y  el urólogo. No hay cura, pero, en caso de querer tener hijos y tener ésta complicación, se debe consultar con los profesionales de la salud y con ayuda de ciertos fármacos, puede corregirse o mejorar momentáneamente la situación.

CONSEJOS COMO PERSONA Y EDUCADOR

Insisto, educación en diabetes, buscar siempre al profesional de la salud adecuado. Todos están calificados para ayudarnos pero, muchas veces, no llegan a lograrlo, pues somos muchos y no se puede pretender transmitir de una sola forma. En diabetes, 2 más dos no siempre es 4. No hay que tener miedo a preguntar, a aprender y, me atrevo a usar una frase de un gran maestro de la diabetología, el Doctor Pepe, quien siempre dice: “se enseña todo o no se enseña nada”.

LO QUE QUIERO PARA EL FUTURO DE MI HIJO

Cómo papá del Eze, de 17 años ya, vivo en constante aprendizaje. A veces quisiera que mi familia hubiera recibido la educación diabetes necesaria, para acompañarme en éste dulce camino, pero, no podemos vivir del qué hubiera sucedido. Me gustaría seguir aprendiendo y moldear mi temperamento, tener un carácter más fuerte, para dar el mejor ejemplo al Eze y seguir gestionando mi diabetes tipo 1, con valor, fuerza y amor propio. Para poder acompañar en todos los momentos a mi hijo.

REDES SOCIALES

Tenemos un grupo maravilloso de personas con diabetes tipo 1, en dónde también hay muchos papis y mamis de niños y adolescentes con diabetes tipo 1, llamado Familia Páncreas, ahí, entre todos nos asistimos y compartimos la vida con diabetes. Justamente, dentro de ésta condición de salud, aprendemos a ayudar, escuchar, dar una mano al par, al que viene un poco más lento, al que le duele y tiene miedo. Sabemos que se puede, porque tenemos educación en diabetes y la ponemos en práctica todos los días, muchas veces. No dejamos de aprender, es un desafío.

ESCRITO POR Lucía Feito Allonca de Amato, PUBLICADO 06/08/22, UPDATED 06/08/22

Lucy lleva 30 años viviendo con diabetes tipo 1, tiene doble nacionalidad Española y Argentina y es Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo. Forma parte activa de la comunidad en línea de diabetes, temática en la cual se mantiene permanentemente actualizada. También es paciente experto en enfermedades crónicas cardio-metabólicas por la Universidad Rey Juan Carlos y activista por los derechos de las personas del colectivo LGBTQ+.