Hiperglucemia y Cómo Tratarla

 

Nota del editor: Este contenido ha sido verificado por Anne Peters, MD, profesora de medicina clínica en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California y Directora de los Programas Clínicos de Diabetes de la USC. El Dr. Peters es un miembro activo del Comité Asesor de Ciencias de Beyond Type 1.


¿Qué es hiperglucemia ?

La hiperglucemia, o nivel elevado de glucosa (azúcar) en sangre, se produce cuando la glucosa se queda atrapada en el torrente sanguíneo debido a la falta de insulina. La glucosa es una fuente de energía para el cuerpo y la insulina es la encargada de llevarla a las células para que puedan usarse como fuente de energía. Sin insulina, la glucosa permanece en el torrente sanguíneo en lugar de abastecer a las células de energía y puede acumularse hasta alcanzar niveles muy elevados.

La mayoría de las personas que NO viven con diabete raramente alcanzan niveles de glucosa superiores a los 140 mg/dL aún tras haber consumido una cantidad elevada de hidratos de carbono. Los niveles normales de glucosa en sangre en ayuno son entre 70 – 100 mg/dL. Se diagnostica diabetes si los niveles de glucosa en ayuno son superiores a 126 mg/dL o si el valor de la A1c (hemoglobina glucosilada) es superior a 6.5%. Las complicaciones pueden presentarse en niveles superiores a estas cifras.

Los rangos individuales de glucosa en la sangre varían, así que habla con el equipo de profesionales al cuidado de tu diabetes sobre los rangos de glucosa en la sangre para ti. Los niveles de glucosa en sangre pueden ser elevados sin presentar sintomatología al igual que pueden ser muy bajos sin presentar síntomas. Es por ello que la mediicón de los niveles de glucosa en sangre es tan importante, ya sea que se realice con un medidor capilar o con ayuda de un medidor continuo de glucosa. 

Si los niveles de glucosa en sangre permanecen elevados por mucho tiempo puede ocasionarse daño en los ojos, rinones, el sistema nervioso y el corazón.  En ocasiones, la hiperglucemia puede llevar a deshidratación, cetoacidosis diabética e incluso el coma.

¿Por qué ocurre?

Hay tres formas por las que los niveles de glucosa en sangre se elevan. Primero, cada vez que consumes hidratos de carbono y proteínas se presentará esta elevación. Segundo, el hígado se encuentra constantemente produciendo glucosa. Por último, algunas enfermedades, medicamentos, hormonas e incluso el estrés pueden causar resistencia a la insulina lo que elevaría los niveles de glucosa. En una persona que NO vive con diabetes, el cuerpo produce insulina para los alimentos y produce la cantidad necesaria para evitar que el hígado produzca demasiada glucosa. Si una perosna SIN diabetes se estresa y aumenta la resistencia a la insulina el páncreas producirá de forma natural más insulina para poder lidiar con esa situación. 

Cuando se vive con diabetes tipo 1, hay que dosificar la cantidad correcta de insulina para lidiar con los alimentos que se ingieren, la glucosa que produce el hígado y todas las demás situaciones de estrés y enfermedad (y ciclos menstruales en el caso de las mujeres). Es posible a veces aplicar demasiada y a veces muy poca, lo que puede provocar niveles bajos y altos de glucosa en sangre. Esto es siempre un acto de equilibrio, pero hay nuevas tecnologías que pueden ayudarte a facilitar estas tareas.

Haz un plan con tu endocrinólogo para días de enfermedad, ya que tus necesidades de insulina pueden cambiar (tu bomba puede incluso tener una categoría para “días de enfermedad” en los ajustes para las dosisasales). Monitorea continuamente tus niveles de glucosa en la sangre y mide cuerpos cetónicos cuando te enfermes para prevenir que sientas los efectos negativos de la hiperglucemia. Comunícale al equipo de profesionales al cuidado de tu diabetes  cómo te sientes y haz preguntas acerca de cómo ajustar tu horario y dosis de insulina. 

A veces la hiperglucemia puede ocurrir cuando la insulina ha expirado o si “se arruina”, por estar expuesta a calor o frío extremo. Almacena la insulina dentro de rangos de temperatura apropiados para mantener su efectividad. Asegúrate de desechar la insulina vencida o caduca. Además, escribe la fecha en que abres un vial o una pluma de insulina: una vez abierta, la insulina tiene una vida útil mucho más corta que aquella sin abrir, generalmente de 30 a 56 días. Debes desecharla si está abierta después de la fecha provista, incluso si todavía le queda algo.

El Dr. Osama Hamdy del Joslin Diabetes Center mencionó en el artículo  La hipoglucemia y cómo tratarla que la sobrecorrección de un nivel bajo puede hacer que los niveles de glucosa en la sangre reboten o caigan en picada; también conocido como “rebote”. Si tu azúcar en la sangre parece fuera de lo normal, es una buena idea comprobar si el sitio de infusión o si la tubería de la bomba está bloqueada, lo que puede dar como resultado que tu cuerpo no absorba adecuadamente la insulina.

Posibles Signos y Síntomas

  • sed insaciable
  • boca seca
  • fatiga
  • orinar frecuentemente
  • visión borrosa
  • infecciones recurrentes
  • cicatrices o heridas de cicatrización lenta

Síntomas de Cetoacidosis Diabética  (CAD)

  • aliento con olor afrutado
  • pérdida de peso
  • dolor abdominal
  • confusión
  • presencia de cetonas
  • vómitos
  • agotamiento
  • coma

¿Cómo la identifico?

  • Mide tu nivel de glucosa si te sientes enfermo y luego mide cetonas (sangre u orina) según lo recomendado por tu equipo de profesionales de la salud al cuidado de la diabetes.
  • Verifica los niveles de cetonas si estás enfermo y tu glucosa en sangre está por arriba de 300 mg / dL (13.3 mmol / L) (o lo que indique tu médico).
  • También es posible que debas verificar si hay cetonas si tu nivel de azúcar en la sangre sube de forma inesperada y no baja con una dosis de insulina correctora, especialmente si estás usando una bomba de insulina. Comunícate con tu equipo de profesionales al cuidado de tu diabetes  si el resultado de cetonas es positivo o si se encuentran por encima de los niveles normales.

¿Cómo la trato?

  • Si estás enfermo sigue las reglas para días de enfermedad.
  • Evita hacer ejercicio si tus niveles de glucosa son altos sin una explicación y estás enfermo o tienes cetonas. Sin embargo, si tu nivel de glucosa es alto debido al consumo de carbohidratos y / o no tienes cetonas, el ejercicio puede ayudar a reducir esta elevación.
  • Bebe mucha agua o solución electrolítica para ayudar a ru cuerpo a evitar la deshidratación y eliminar la glucosa en orina orina.
  • Revisa tu bomba, tubo y equipo de infusión para asegurarte de que no haya torceduras u otros problemas que afecten la administración de insulina.
  • Asegúrate de que tu insulina no haya caducado, esté expuesta al calor o al frío, o se haya deteriorado. Es posible que debas probar un vial de insulina nuevo y sin abrir.
  • Si presentas vómito y no puedes retener líquidos, es posible que debas pensar en ir al hospital. En caso de duda, busca atención de emergencia. Sin embargo, hablar con tu equipo de diabetes antes de que la situación se complique a menudo puede evitar la necesidad de ir al hospital.

Junto con un plan para el manejo de días de enfermedad crea un plan con tu médico sobre cuándo buscar ayuda médica. Haz preguntas sobre  la mejor forma de tratar la hipoglucemia y lo que necesitas hacer para retener líquidos y las mejores formas para prevenir hipoglucemia en tu caso.