Hiperglucemia y cómo tratarla

¿Qué es hiperglucemia ?

La hiperglucemia, o azúcar alta en sangre, se produce cuando la glucosa se queda atrapada en el torrente sanguíneo debido a la falta de insulina.

Los rangos individuales de glucosa en la sangre varían, así que habla con el equipo encargado de tu diabetes sobre el umbral de niveles altos de glucosa en la sangre para ti. Una lectura por encima de 160 mg/dL (8.9 mmol/L) indica una hiperglucemia según el Joslin Diabetes Center (Centro para la Diabetes Joslin), aunque es posible que los síntomas no estén presentes hasta que los niveles de azúcar en la sangre alcancen 200 mg/dL or 11 mmol/L (Mayo Clinic).

Si no se trata, la hiperglucemia puede provocar una deshidratación grave, cetoacidosis diabética y coma. Los efectos de la hiperglucemia a largo plazo incluyen daño en los ojos, los riñones, el sistema nervioso y el corazón.

¿Por qué ocurre?

Tomar muy poca insulina, subestimar los carbohidratos a la hora de las comidas, el estrés, no hacer ejercicio tanto como lo planeado, las hormonas fluctuantes y las enfermedades pueden contribuir con la hiperglucemia.

La hiperglucemia puede ocurrir cuando tu cuerpo está bajo estrés físico, como cuando estás combatiendo una infección u otra enfermedad, si te estás recuperando de una lesión o recientemente has tenido una cirugía. El estrés emocional también contribuye a la hiperglucemia, ya que las hormonas producidas en respuesta al estrés provocan un aumento de los niveles de glucosa en la sangre.

Haz un plan con tu endocrinólogo para los días en que te enfermas, ya que tus necesidades de insulina pueden cambiar (tu bomba puede incluso tener una categoría de “día de enfermedad” en los ajustes basales). Monitorea continuamente tu azúcar en la sangre y revisa las cetonas cuando te enfermes para prevenir que sientas los efectos negativos de la hiperglucemia, también. Comunícale al equipo encargado de tu diabetes cómo te sientes y haz preguntas acerca de cómo ajustar tu horario de insulina.

A veces la hiperglucemia puede ocurrir cuando la insulina ha expirado o si “se arruina”, por estar expuesta a calor o frío extremo. Guarda la insulina dentro de rangos de temperatura apropiados para mantener su efectividad.

El Dr. Osama Hamdy del Joslin Diabetes Center mencionó en el artículo  La hipoglucemia y cómo tratarla que la sobrecorrección de un nivel bajo puede hacer que los niveles de glucosa en la sangre reboten o caigan en picada; también conocido como “rebote”. Si tu azúcar en la sangre parece fuera de lo normal, es una buena idea comprobar si el sitio de infusión o si la tubería de la bomba está bloqueada, lo que puede dar como resultado que tu cuerpo no absorba adecuadamente la insulina.

Signos y síntomas iniciales

  • sed insaciable
  • boca seca
  • fatiga
  • orina frecuente
  • visión borrosa
  • infecciones recurrentes
  • cicatrices o heridas de cicatrización lenta

Síntomas avanzados

  • aliento con olor afrutado
  • pérdida de peso
  • dolor abdominal
  • confusión
  • presencia de cetonas
  • vómitos
  • agotamiento
  • coma

¿Cómo debo tratarla?

  • Revisa las cetonas si tu nivel de glucosa en la sangre está por encima de 240 mg/dL (13.3 mmol/L) y evita el ejercicio físico hasta que tu nivel de azúcar en la sangre disminuya y las cetonas ya no estén presentes. Toma agua para ayudar a eliminar el exceso de azúcar de tu cuerpo.
  • Revisa tu bomba, el tubo y el equipo de infusión para asegurarte de que no haya torceduras u otros problemas que afecten la entrega de insulina.
  • Asegúrate de leer cuidadosamente la etiqueta de tu insulina para asegurarte de mantenerla dentro de los límites de temperatura apropiados. Escribir la fecha en la caja cuando abras un nuevo vial de insulina es una manera útil de recordar cuánto tiempo lo has estado usando.
  • Para los casos de hiperglucemia prolongada, puede ser necesaria una visita al médico o a urgencias. La cetoacidosis diabética y otras complicaciones pueden ocurrir si los niveles de azúcar en la sangre han estado altos durante mucho tiempo. Los líquidos intravenosos pueden ayudar a disminuir el azúcar en la sangre y rehidratar el cuerpo.

Junto con un plan de “días de enfermedad” , haz un plan con tu médico acerca de cuándo debes buscar atención médica. Haz preguntas sobre la mejor manera de tratar la hiperglucemia para ti, qué hacer si no puedes mantener los alimentos o líquidos en el estómago, y la mejor manera de prevenir casos de hiperglucemia para ti.