¿Qué Hacer si Necesitas Insulina Ahora Mismo?

4/3/20
ESCRITO POR: Lala Jackson

 

Nota del editor: si tú o un ser querido tienen problemas para pagar un acceso confiable y constante a la insulina, puedes ver más información sobre las opciones que existen aquí. Información para Estados Unidos exclusivamente. 


Qué hacer si no tienes insulina:

Ve a la sala de emergencias. Según la ley de los EE. UU. (Ley de Tratamiento Médico de Emergencia y Trabajo de Parto Activo), la sala de emergencias no puede rechazarte en una emergencia de vida o muerte si no tienes seguro o no puedes pagar. 

Si el personal de la sala de emergencias te dice que no puede tratarte, quédate allí. Deja en claro que te encuentras en una emergencia de vida o muerte porque tienes diabetes Tipo 1 pero no tienes insulina. No te vayas. Ten en cuenta que los centros de atención urgente no están obligados a cumplir las mismas leyes. 

Una vez que estés estabilizado y antes de salir del hospital, se requiere que el personal del hospital se reúna contigo para asegurarse de que comprendes que vas a abandonar el hospital por tu propio riesgo. En este momento, infórmale al personal del hospital sobre cualquier situación financiera en la que te encuentres. Algunos hospitales están asociados con organizaciones benéficas que pueden ayudarte a pagar. Otros hospitales ofrecen planes de pago según tu situación. No importa cual sea tu situación financiera, debes saber que tu vida es lo más importante.

Qué hacer si tienes algo de insulina, pero está a punto de agotarse:

Aprovecha la Ley de Kevin

Si tienes una receta existente en la farmacia, pero no has podido comunicarte con tu proveedor de atención médica para renovar la receta, es posible que puedas aprovechar la Ley de Kevin. La Ley de Kevin fue nombrada en honor a un hombre con diabetes Tipo 1 que falleció después de no poder acceder a su receta de insulina durante las vacaciones de Año Nuevo. Según la ley, los farmacéuticos pueden proporcionar una recarga de emergencia de insulina en ciertos estados, sin la autorización de un médico para renovar la receta. Las reglas en torno a la ley varían de estado a estado y no todos los estados tienen la ley vigente. La Ley de Kevin solo se aplica a aquellos que tienen una receta existente y, dependiendo de dónde vivas, tu seguro podría o no cubrir el reabastecimiento. Puedes ver más información sobre la Ley de Kevin, incluyendo si tu estado la tiene o no, aquí. Ten en cuenta que puede ser que tu farmacéutico no conozca la ley por su nombre, ni saber que la ley existe. Si te encuentras en un estado con la Ley de Kevin y hablas con un farmacéutico que no la conoce, quédate y solicita hablar con alguien más en la farmacia.

 

Adquiere las insulinas humanas R & NPH

Las insulinas humanas R y NPH están disponibles sin receta en 49 estados y cuestan mucho menos que las insulinas analógicas (de $25 a $40 por vial en Walmart). Funcionan de manera diferente a las insulinas analógicas, pero en una situación de emergencia puede ser un recurso. Habla con el farmacéutico o tu proveedor de atención médica si es posible antes de cambiar tu régimen y vigila con cuidado tus niveles de azúcar en la sangre mientras usas las insulina  R & NPH.

 

Pídele muestras a tu médico

Si bien esta no es una opción de acceso a largo plazo, tu proveedor de atención médica puede proporcionarte algunos viales o plumas de forma gratuita, y tener una conversación sobre acceso con tu proveedor de atención médica significa que puede ayudar a guiarte a otras opciones que podrían estar disponibles para ti, como centros de salud comunitarios locales con insulina disponible.

 

Aprovecha los programas de asistencia para pacientes de emergencia

Los pacientes con necesidades inmediatas y en riesgo de racionamiento también pueden recibir un suministro gratuito, único e inmediato de hasta tres viales o dos paquetes de plumas de insulina Novo Nordisk (Fiasp, NovoLog, NovoRapid, Levemir, Tresiba) con una receta llamando al 844-NOVO4ME (844-668-6463) o visitando NovoCare.com

 

Utiliza tarjetas de copago 

Las tarjetas de copago que reducen el costo de bolsillo que pagas en la farmacia existen para la mayoría de los tipos de insulina. Desafortunadamente, las tarjetas de copago generalmente no están disponibles para las personas aseguradas a través de Medicaid o Medicare. Usa la herramienta de la Alianza para la Asistencia con los Medicamentos Recetados para buscar en un solo lugar los programas de descuento y las tarjetas de copago para las que debes calificar aquí. Ten en cuenta que tendrás que hacer la búsqueda por marca (es decir, Humalog, Novolog), no solo “insulina”.

Investigación disponible sobre insulinas biosimilares (genéricas)

El mercado de la insulina biosimilar está cambiando rápidamente a medida que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) adopta nuevas vías regulatorias para aprobar de manera más eficiente las insulinas intercambiables que puedan estar disponibles a un precio más bajo. Pregúntale a tu proveedor de atención médica por las opciones más actualizadas para ti. Algunas opciones disponibles son:

  • Una versión genérica de Humalog, insulina Lispro, está disponible en farmacias en los EE. UU. Por $137.35 por vial y $265.20 por un paquete de cinco KwikPens (al 50 % del precio de la Humalog). Si tienes una receta de Humalog, no es necesario que tengas una receta adicional de Lispro, tu farmacéutico podrá sustituirlo por la opción más barata. Actualmente la insulina Lispro no tiene cobertura de ningún seguro.
  • Las versiones genéricas de la NovoLog y la NovoLog Mix al 50 % del precio de lista autorizadas, se almacenan a nivel de mayorista. Se pueden ordenar en la farmacia y estarán disponibles para recoger de 1 a 3 días hábiles.

Si tienes suficiente insulina para durar unos días, pero necesitas averiguar dónde conseguir un suministro más confiable y consistente, visita nuestra página Conseguir insulina para más recursos.

 

 

Lala Jackson

Lala es una estratega de comunicaciones que ha vivido con diabetes Tipo 1 desde 1997. Trabajó en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de bibliotecas y bienestar antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro T1D en 2016. Un poco nómada, creció principalmente rebotando entre Hawai y el estado de Washington y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puede encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa.