Jay Franke: Bailando Profesionalmente con DT1

2/7/19

 

Sería difícil alcanzar un nivel de éxito mucho mayor que lo que Jay Franke ha logrado en el mundo de la danza profesional. Después de graduarse del bachillerato Booker T. Washington en artes escénicas y, posteriormente, recibir el grado universitario en bellas artes en la Escuela Julliard, la emocionante carrera de Jay como bailarín profesional duró de la edad de los 22 y los 37 años.

Franke danced with some of the most prestigious dance companies and choreographers in the world, including the Twyla Tharp Dance Company, The 58 Group, Lyric Opera Ballet Chicago, and Hubbard Street Dance Chicago. After retiring as a dancer at age 37, he continued to stay involved in the industry as an artistic director and in other capacities. He and his partner, David, now happily split their time between Miami, London, Chicago and Wisconsin.

Franke bailó con algunas de las compañías de danza y coreógrafos más prestigiosa¡os del mundo, entre ellas la Compañía de Danza Twyla Tharp, The 58 Group, Lycic Opera Ballet Chicago y Hubbard Street Dance Chicago. Después de retirarse como bailarín a la edad de 37 años, continuó involucrado en la industria como director artístico y en otras capacidades. Él y su pareja, David, ahora felizmente dividen su tiempo entre Miami, Londres, Chicago y Wisconsin.
Sin embargo, lo que algunos no saben es que este artista altamente experto y talentoso fue, a la edad de 30 años y en la cima de su carrera, diagnosticado con diabetes Tipo 1.

Jay se sentó con Beyond Type 1 para hablar sobre cómo logró mantener una próspera carrera en una de las industrias más competitivas y rigurosas conocidas por el hombre, incluso después de un diagnóstico de diabetes Tipo 1.

¿Cuál fue el momento en que quedó claro que la danza iba a ser “especial” para ti?

Comencé a bailar cuando tenía 11 años. Soy de Oklahoma, y vi Singin’ in the Rain con Gene Kelly, y fui a casa y le dije a mi mamá y a mi papá: “Quiero ser Gene Kelly”. Ellos dijeron: “Oh, sí. Eso es genial. Puedes ir a clases de danza con tu hermana”. Mi hermana odiaba la danza. Ella tampoco era muy buena en eso. Entonces, fui a clases de danza con ella. Entré al estudio y dije: “Aquí es donde pertenezco”.

¿Qué estaba pasando en tu vida y en tu carrera cuando te diagnosticaron diabetes Tipo 1?

Me mudé a Chicago en 1999 para trabajar con una compañía llamada Hubbard Street, donde dancé la mayor parte de mi carrera. Así que todo iba bastante bien, bastante genial, hasta que cumplí 30 años, y de repente comencé a tener todos estos cambios que no podía controlar. Estaba perdiendo mucho peso y, afortunadamente, llevaba el mismo traje noche tras noche, así que iba a vestirme y me decía: “Dios, mis pantalones me quedan muy flojos”. El ayudante de camerino me decía: “Tuve que poner otro agujero en el cinturón, se te están cayendo los pantalones, ¿qué está pasando?”.

Y, por supuesto, estaba sufriendo una sed constante. Estaba tomándome galones de agua, y era muy difícil en el escenario, porque estaba en medio de una danza, un ballet de 30 minutos, y pensaba: “Tengo que ir al baño ahora mismo”.

Así que después de estas tres semanas en Chicago, tuve un descanso de una semana, y durante esa semana, todas estas mismas cosas siguieron saliéndose de control. Me levantaba cinco veces durante la noche para ir al baño, seguía perdiendo peso. Estaba viendo borroso. Bien, si escribes todas estas cosas en la computadora, hay una gran señal roja que dice “diabetes” en ella. Así que fui a ver a mi médico, hicimos análisis de sangre y, por supuesto, me diagnosticaron diabetes Tipo 1.

¿Te preocupaste de inmediato por tu futuro como bailarín?

La diabetes Tipo 1 era algo que no estaba en mis planes. Me sentí así en ese momento (del diagnóstico). Por lo tanto, tuve que tomarme un tiempo para descubrir cómo iba a vivir con diabetes Tipo 1 y continuar mi carrera profesional. Soy un solucionador de problemas. Creo que los bailarines por naturaleza son solucionadores de problemas. Simplemente estoy programado de esa manera, y creo que cuando me enfrenté a este nuevo capítulo en mi vida, tuve que lidiar con eso, porque aún quería estar en el escenario todas las noches. Todavía quería danzar.

Diría que pasó alrededor de un año, en el que las cosas fueron realmente difíciles para mí. No solo emocionalmente, simplemente tratando de lidiar con esta nueva enfermedad. Estaba en el apogeo de mi carrera profesional y pensaba, no quiero perder esto. Había dedicado toda mi vida a esto, y solo quería estar allí para disfrutarlo todo.

 

¿Cuáles fueron algunos de los pasos que tomaste para comenzar a encontrar un equilibrio?

Tuve que ganar control de la enfermedad, que es lo que todos tenemos que hacer, pero todos tenemos nuestra propia forma de hacerlo, y tuve que averiguar qué funcionaba para mí. Mi calendario de ensayos todavía iba a ser una locura, todavía iba a estar de gira, a veces todavía iba a estar en el medio de la nada tratando de encontrar comida que pudiera comer, que fuera decente y apta para personas con diabetes, por así decirlo.

Todo estaba bajo este hermoso paraguas de disciplina y estar regimentado. Creo que una cosa que fue realmente clave para mí, fue que dormía la misma cantidad de tiempo. Me despertaba, comía el mismo carbohidrato para el desayuno, tenía un horario que seguía, lo que realmente me permitía más libertad dentro de mi día como bailarín.

Para empezar, la danza tiene que ver con la disciplina, y me di cuenta de que tenía que incorporar aún más disciplina en mi práctica, mi práctica diaria. Había ciertas cosas que tenía que hacer como persona con diabetes que me permitían danzar.

Una de las cosas sobre las que he aprendido de la danza es la colaboración, y siento que cuando me diagnosticaron, fue un esfuerzo de colaboración. Involucró a todo el equipo artístico con el que trabajaba en Hubbard Street. Involucró a mi médico, involucró a mis amigos con diabetes que se acercaron aún más para ayudarme a través de eso y me guiaron a través de ese momento. Entonces, estoy muy agradecido por esa colaboración, porque me mantuvo en marcha.

¿Alguno de tus amigos bailarines también tenía diabetes?

No, eso hubiera sido demasiado fácil (riendo).Creo que para la mayoría de las personas que descubren que tienen diabetes, la danza es un camino difícil.

El mundo de la danza es muy pequeño, así que cuando me diagnosticaron al principio, corrí la voz a varios amigos, diciendo: “¿Conoces a alguien?”.Y me puse en contacto con una mujer que había sido bailarína en el Ballet de la Ciudad de Nueva York y que tenía diabetes Tipo 1. Ella y yo tuvimos un buen intercambio de correo electrónico por un tiempo, pero fue difícil porque no había realmente una comunidad a mi alrededor para apoyar ese lado de mí. Así que tuve que forjar una por mi cuenta y hacer mi propio camino.

¿Tal vez necesitamos un “Grupo de solo bailarines con diabetes Tipo 1″?

Hey, ¡yo lo apoyaría! Me encanta la idea.

¿Tienes a alguien que admiras en particular que tenga diabetes Tipo 1?

Entonces, inicialmente, uno de los mejores mentores para mí fue un buen amigo mío, Ron Santo, que era un ex Cachorro de Chicago, que tiene diabetes Tipo 1, y conocíamos a Ron a través de un amigo. Cuando me diagnosticaron, fui a encontrarme con Ron. Él fue el locutor de los Cachorros de Chicago durante un largo período de tiempo, así que tuve que subir y reunirme con él en la caja, y hablamos. Él me contaba estas grandes historias sobre cuando jugaba béisbol profesionalmente y tenía un nivel bajo de azúcar en la sangre, y fue un mentor y una guía increíble para mí, para ayudarme a tener la esperanza de que “Bien, puedo seguir haciendo lo que estoy haciendo, solo necesito reorganizarme y pensar las cosas de manera diferente a como eran antes”.

¿Cuáles son algunas de las formas en que has logrado involucrarte con la comunidad de diabetes Tipo 1?

A través de Ron, nos involucramos con la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés) en Chicago, y hemos patrocinado, Ron era el patrocinador principal de la caminata durante muchos años, por lo que continuamos ayudando con el patrocinio. Y luego, otra organización en la que he estado muy involucrado es el Centro de Diabetes Kovler, que es una organización impulsada por la investigación de la Universidad de Chicago. Así que, me desempeñé en el consejo de Kovler por un tiempo.

¿Cómo ha cambiado el panorama del manejo de la diabetes Tipo 1 desde que te diagnosticaron? ¿Crees que ha mejorado para las personas con diabetes Tipo 1 que quieren bailar profesionalmente?

Creo que la tecnología ahora ha avanzado mucho para los jóvenes bailarines, así que creo que sería muy beneficioso para un joven bailarín en la actualidad. En mi caso, me medía todo el tiempo. Cada pausa de cinco minutos, cada pausa de almuerzo, estaba midiéndome probablemente, cuando estaba danzando profesionalmente, 8 a 10 veces al día. Es decir, incluso había momentos en los que me tomaba un descanso en el escenario durante la mitad de una pieza y me medía.

¿Cuáles fueron algunos de los trucos que tenías para mantenerte en el rango mientras estabas en el escenario o ensayando?

Hay muchos factores en eso, porque tu cuerpo está produciendo mucha adrenalina, por lo que mis niveles de azúcar en la sangre siempre subían cuando estaba en el escenario. Por lo tanto, era sólo cuestión de medirme. Y mi bolsa de danza estaba llena de todo tipo de azúcar si la necesitaba.Siempre tenía Gatorade, siempre cargaba, todavía hasta el día de hoy, Skittles en el escenario por si los necesitaba, en mi bolsillo. ¡No les digas eso a los coreógrafos! Pero sí, lo hice varias veces.

¿Cuál fue un obstáculo de la diabetes Tipo 1 al que te resultó particularmente difícil adaptarte?

Como bailarín me era difícil acercarme a un coreógrafo y decirle: “Necesito un descanso de 10 minutos porque mi nivel de azúcar en la sangre está bajo”. Es contraproducente para el proceso creativo. Realmente tuve que superar eso. Tuve que ser más valiente, tuve que forzar la situación porque en ese momento, la diabetes era lo primero.

Es un proceso creativo en el que las musas creativas están en la sala, y no quieres cambiar los límites o impedir eso, de manera creativa. Quieres que suceda. Eso fue un reto. En realidad aprendí mucho más sobre mí mismo como artista, siendo una persona con diabetes.

¿De qué manera te impactó la diabetes Tipo 1 como artista de esa forma?

Me permitió dar un paso atrás y simplemente ver las cosas de una manera diferente, y darme cuenta de lo que realmente valía la pena, lo que es realmente importante. Me ayudó a volver a establecer prioridades en lo que estaba sucediendo, porque la danza es un lapso de tiempo muy corto, por lo que tu enfoque puede ser solo en llegar a la próxima actuación, al próximo trabajo, o lo que sea. Entonces, realmente me ayudó a ver un panorama más grande.