Jugando Lacrosse universitario con diabetes Tipo 1

7/12/18
ESCRITO POR: Luke Castellano

Cuando tenía solo 12 meses, antes de poder comprender el impacto que tendría en mi vida, me diagnosticaron diabetes Tipo 1.

Mi diagnóstico fue inesperado, aunque ¿cómo no lo sería? Después de semanas de vomitar constantemente y suplicar por más jugo, mi madre estaba cada vez más preocupada. Varios médicos le dijeron que simplemente estaba enfermo con un virus estomacal, y que un poco de ginger ale y descanso me ayudarían a sanar. Nadie se imaginaba que toda esa azúcar era una marcha hacia la muerte. Terminé perdiendo el 25 por ciento de la grasa corporal en solo dos días.

Finalmente, mi madre me llevó rápidamente a la sala de emergencias después de que mi salud no mostró signos de mejoría. Les tomó más de una hora hurgar y pinchar mis venas para tratar de extraer sangre debido a lo deshidratado que estaba, un signo común de cetoacidosis diabética (CAD). Finalmente, el jefe de médicos entró y dijo: “Sra. Castellano, el nivel de azúcar en la sangre de su hijo es de 1,200. Él necesita ser admitido inmediatamente. No puedo garantizar el resultado porque su hijo está muy enfermo”.

Por algún milagro, sobreviví y me fui del hospital como niño con diabetes Tipo 1 de 12 meses, ocho días después. Al principio, fue una montaña rusa para mis padres. Como mi madre tenía experiencia en el campo de la nutrición, entendía cómo controlar los carbohidratos y cómo manejar mi insulina. Recuperé mi peso rápidamente. Ya que era un atleta nato, mis padres me inscribieron para jugar fútbol americano, ​​lacrosse, béisbol, fútbol y baloncesto a medida que crecía.

A los 10 años, me golpearon con otro obstáculo. Mi crecimiento comenzó a estancarse, y mi nivel de azúcar en la sangre fluctuaba salvajemente sin razón. Al principio, mis padres y médicos pensaron que era de genética y mala absorción. Tenían razón, pero no era solo por mi diabetes.

Después de someterme a múltiples pruebas, me diagnosticaron la enfermedad celíaca a la edad de 12 años. La enfermedad celíaca es una afección en la que el intestino delgado es hipersensible a la proteína gluten, lo que provoca una incapacidad crónica para digerir los alimentos si se consume gluten. Tomó mucho tiempo descubrir esto porque no tenía ninguno de los síntomas clásicos de la enfermedad celíaca.

Ahora era un niño de 12 años con dos enfermedades autoinmunes crónicas.

Una vez más, la visión nutricional de mi madre resultó invaluable. Trabajaba todo el día para asegurarse de que tuviera alimentos saludables y sabrosos para comer. A pesar de que me recuperé, mis ataques sostenidos de malnutrición debido a mis enfermedades autoinmunes crónicas han atrofiado mi crecimiento de forma permanente.

Siempre he tenido una pasión por los deportes. Afortunadamente, aunque mis enfermedades han afectado mi tamaño físico, solo han estimulado mi crecimiento emocional y mental. En 2010, ingresé a St. Anthony’s High School en South Huntington, Nueva York, uno de los programas más importantes del país para el lacrosse de bachillerato. Estaba preparado para demostrar que era lo suficientemente bueno para jugar lacrosse en la universidad, y lo logré; Terminé desafiando las probabilidades, y finalmente recibí ofertas múltiples para jugar D3 NCAA Lacrosse.

Al final del bachillerato, decidí comprometerme con SUNY Cortland para jugar el lacrosse, pero me di cuenta 8 meses después de que había cometido un gran error. Stevens Institute of Technology, otra universidad a la que había observado, era donde pertenecía el otoño siguiente. Ya era febrero de mi último año del bachillerato, pero pasé la semana siguiente trabajando para demostrarle a la Oficina de Admisiones de Stevens que sería un activo para la universidad. Los convencí con éxito, y en la Stevens me recibieron como estudiante de primer año el otoño siguiente.

A través de todos mis obstáculos y sorpresas, sigo adelante con una actitud positiva y un espíritu positivo. Me he retado mucho y ha valido la pena. En Stevens, jugué 2 años de Varsity Lacrosse y me convertí en tesorero de la Fraternidad Delta Tau Delta. También fui seleccionado como uno de los administradores de cartera del Stevens Student Managed Investment Fund (un grupo de estudiantes de élite de Stevens que gestiona activamente $400k de la dotación de la escuela invirtiéndolo en el mercado de valores de EE. UU. ). Conseguí una oferta de trabajo de tiempo completo antes de que mi último año de universidad comenzara en el trabajo de mis sueños en ITG. Creé una startup llamada East Isle Company con mi hermano gemelo, Nick. Pero, sobre todo, desarrollé relaciones asombrosas con personas que considero familiares, y superé muchos retos que me hicieron el hombre que soy hoy.

Al reflexionar sobre mis 22 años de vida, me di cuenta de que tengo diabetes, ¡pero la diabetes no me tiene a mí! Cada reto que enfrentas en la vida es una oportunidad para aprender y mejorar. La diabetes me ha hecho más fuerte, persistente, humilde y agradecido por todas las cosas maravillosas de mi vida. Es importante entender que solo tenemos una oportunidad en la vida, y podemos hacer la diferencia. Me siento motivado para inspirar a otros a lograr sus sueños, ayudar a las personas a alcanzar su máximo potencial, aprender de las fallas y los retos y tener un impacto positivo en este mundo.


Lee sobre el manejo de la diabetes tipo 1 en la universidad.

Luke Castellano

Luke Castellano tiene 22 años y es de Wantagh, Nueva York, en Long Island. Luke nació y creció en Wantagh en una familia de 7, él y su hermano gemelo Nick son los hijos más grandes de la familia, tienen 1 hermano menor, Jake y 2 hermanas menores, Rachel y Diana. Luke fue un jugador de lacrosse de la universidad, le encanta mantenerse en forma, disfruta viajar y lee vorazmente. Luke trabajará en una firma llamada ITG en Nueva York después de graduarse de Stevens Institute of Technology en 2018 con un título en finanzas. Luke también cofundó una startup llamada East Isle Company con su hermano gemelo Nick. Él es impulsado por su objetivo de hacer un impacto, y vive por el dicho: "Da más de lo que tomas".