Kate Hall lista para los Juegos Olímpicos y Romper Récords y Derribar Estigma

5/8/19

 

 

Si hay algo que debe saber sobre Kate Hall, es que ella no se da por vencida.

La saltadora profesional de 22 años originaria de Maine tenía diez años y apenas estaba comenzando su carrera profesional cuando le diagnosticaron diabetes Tipo 1. Kate, una niña sociable y positiva, que rara vez se mostraba demasiado emocional y siempre era activa, supo que algo estaba mal cuando comenzó a tener los síntomas clásicos de DT1: comía y tomaba agua constantemente, se sentía molesta fácilmente y optaba por acostarse en cama todo el día. Consultó con un médico pero no obtuvo respuestas. Kate dice: “Él simplemente me ignoró y me dijo que era un brote de crecimiento. Mis padres dijeron que eso no tenía ningún sentido porque yo no estaba creciendo ni aumentando de peso, sino todo lo contrario.”

Cuando la familia regresó a casa, las cosas empeoraron, lo que llevó a los padres de Kate a buscar sobre la sintomatología en línea, solo para descubrir que coincidían con aquellos de diabetes Tipo 1: “Ellos estaban bastante seguros de ello porque una cosa que realmente sobresalía era que mi madre era capaz de percibir mi aliento afrutado por las cetonas.” El padre de Kate compró tiras de cetonas, hizo un alto el examen y los Halls pudieron diagnosticar por ellos mismos a su hija en ese momento.

La fuerza y ​​la perseverancia de Kate frente a su diagnóstico fueron evidentes desde el principio, cuando en una visita de seguimiento al hospital ella insistió en aplicarse su primera inyección de insulina. Ella dice: “Me inyecté y creo que mi madre estaba peor que yo. Estaba llorando en la cama del hospital y la miré: ‘¿Por qué lloras? Deja de llorar. Todo va a estar bien'”. La atención de Kate cambió rápidamente de su diagnóstico a cosas más importantes, particularmente su amor por los deportes.


Plan de ataque

Desde el principio, Kate no se sentía realmente preocupada por vivir con diabetes Tipo 1. Ella explica: “Me preocupaba que eso me impidiera hacer lo que amo, lo que en ese momento era fútbol, ​​baloncesto y atletismo”. Su miedo se manifestó en un partido de fútbol de campeonato poco después de su diagnóstico, sentada en la banca, viendo jugar a sus compañeros de equipo. La experiencia demostró ser motivadora: “Me dije a mí misma: ‘Esto nunca me detendrá de nuevo. Después de esto, voy a trabajar duro y voy a controlar esta enfermedad, y no dejaré que sea ella quien me controle a mí. Tener ese amor y tener diabetes me iban de la mano, así que cuanto más me esforzaba por controlar la diabetes, mejor practicaba los deportes. Y si yo trabajara duro en los deportes, entonces todo funcionaría “.

Ha habido momentos en que la diabetes de Kate ha interferido con su capacidad para competir, pero se toma esto con calma: “Una vez, antes de de tener un MCG, estaba practicando un salto largo para un evento de la escuela secundaria. Medí mi nivel de azúcar en sangre y resultó de 300. Me apliqué insulina y terminé con una lectura muy baja, así que creo que se trató de una lectura falsa. De repente, tuve un calambre muy fuerte en las pantorrillas porque mi nivel de azúcar en la sangre era muy bajo y ya no podía competir más”. Aunque estos momentos son frustrantes, Kate dice que siempre trata de convertirlos en experiencias de aprendizaje y trabaja para asegurarse de que no lo haga. No cometas el mismo error dos veces.

Kate explica que incluso con toda la tecnología y la experiencia que tiene con su diabetes, los problemas aún surgen cuando menos los espera: la preparación y un poco de experimentación es la clave. En una competencia a principios de este mes, su nivel de azúcar en la sangre aumentó a 300 luego de 150 en el evento: “Fue mi primera competencia de la temporada, por lo que me sentía muy nerviosa, con mucha adrenalina. Mi glucosa simplemente se disparó, pero una vez que hice una corrección, volvió a bajar. Tal vez la próxima vez, si tengo  150, tendré que corregir  porque no quiero que afecte mi desempeño “. Kate trata el control de su diabetes de la misma manera que trata su entrenamiento: está trabajando para asegurar el éxito y aprendiendo algo nuevo en cada paso del camino.


Mirando hacia el futuro


La lista de logros de la estrella de la pista es tan extensa como impresionante. En la escuela secundaria, Kate fue 26 veces campeona estatal, seis veces campeona de Nueva Inglaterra y dos veces campeona nacional. También estableció el nuevo récord nacional de la escuela secundaria en salto de longitud, saltando casi 22 ½ pies y batiendo el récord anterior que se había mantenido durante casi 40 años. En la universidad, fue dos veces campeona de la División I de la NCAA y, como mundo profesional, Kate es una reciente campeona de salto de longitud en los Estados Unidos. También tiene grandes planes para el resto de 2019: “Este año, debo cumplir con el estándar de calificación, que estoy muy cerca, por lo que debería poder ir al Campeonato Mundial (en Qatar) en el momento más finales de septiembre “.

Cuando le preguntamos sobre su mayor logro, Kate dice: “Estoy muy orgullosa del récord nacional de la escuela secundaria que rompí en 2015. Era mi sueño alcanzar el estándar olímpico para ir a las pruebas en 2016 y cuando rompí ese récord mi sueño pudo convertirse en una realidad ”. La estrella de la pista, de hecho, fue a las pruebas de 2016, terminando en el décimo lugar. Después de los Campeonatos del Mundo, sus miradas se fijan aún más: “Tengo muchas más posibilidades de participar en los Juegos Olímpicos porque ahora soy más consistente”. Ese es mi último sueño: los Juegos Olímpicos del año que viene “.


Encontrar una tribu

Kate no tiene una red grande de personas a las que conozca personalmente que entiendan la diabetes particularmente bien o que vivan con ella de la manera que lo hace. No conocía a nadie cuando fue diagnosticada y aún no conoce a demasiada gente, pero logró encontrar camaradería al establecer conexiones con personas a través de las redes sociales. Ella tiene un blog, que describe como ” principalmente sobre vivir con diabetes y ser una atleta”. Creo que mi última publicación recibió la mejor respuesta y fue sobre por qué está bien luchar porque todos luchan por vivir con diabetes Tipo 1 así que otras personas con esta misma condición saben por lo que estás pasando”.  

Kate tiene algunos consejos para aquellas personas diagnosticadas con DT1: “Vivir con diabetes Tipo 1 no tiene por qué impedir que hagas lo que quieras hacer.  Si trabajas duro en ello, puedes lograr cualquier cosa y puedes controlarlo. La DT1 no tiene por qué controlarte a ti.”  

También insta a más personas a hablar sobre sus condiciones crónicas de salud porque muchas personas tienen miedo de hablar abiertamente sobre el tema:” Descubrí, por experiencia personal, que una vez que comencé a hablar sobre ellos, mis amigos no me juzgaron . Me trataron como si fuera un superhéroe porque tenía esta enfermedad, y seguía logrando todas estas cosas geniales. Fue casi inspirador y motivador para ellos … Creo que es importante mostrar a otros que vivir con diabetes, o cualquier  otra enfermedad, no tiene que ser impedimento para hacer lo que amas “.

El próximo verano, Kate espera estar haciendo lo que más ama: competir por el Oro, representar tanto a los soñadores como a las personas con diabetes en el escenario más grande del mundo: los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio.


Jordan Jordan se graduó recientemente de la Universidad de California en Los Ángeles tras estudiar una licenciatura en Estudios Ingleses y Franceses. A Ella le apasionan las historias, viajar y la gente. Espera utilizar su experiencia en tecnología y como escritora para abogar por la comunidad de diabetes Tipo 1. En su tiempo libre disfruta mucho escalar, cantar karaoke y cocinar para sus amigos. Puedes encontrarla en instagram en : @jordanemilydakin.