La cafeína y la diabetes Tipo 1

¿Alguna vez has notado una diferencia en el nivel de azúcar en tu sangre después de tomar una taza grande de café o té? Según la Clínica Mayo, la cafeína sí puede tener un efecto en los niveles de glucosa en la sangre que causan fluctuaciones de bajas o altas, se recomienda el consumo de manera limitada para llevar un mejor control.

Otro estudio publicado por la ADA (Asociación Americana de  Diabetes) en 2005, sugiere que las personas con diabetes Tipo 1 o tipo 2 pueden reducir el riesgo de hipoglucemia durante la noche si toman una pequeña a moderada cantidad de cafeína antes de acostarse. Algunas personas también afirman que los síntomas de la hipoglucemia se vuelven más notables cuando incorporan la cafeína en su dieta.

Los efectos de la cafeína en cada persona son variados, aunque con el factor añadido de la tolerancia al estimulante se puede aumentar a medida que se aumenta la cantidad. Mientras que algunas personas afirman que ven una diferencia notable en sus niveles de glucosa en la sangre cuando beben cafeína, otras dicen que no tienen ningún problema al incorporar la cafeína con la comida.

Vamos a explorar algunas variables que podrían contribuir al cambio en los niveles de glucosa en la sangre en relación con el consumo de cafeína.

Efectos secundarios

Algunos efectos secundarios comunes por el consumo de cafeína a menudo pueden explicar los cambios en los niveles de glucosa en la sangre.

Falta de sueño

Se ha demostrado que no dormir lo suficiente contribuye a la resistencia a la insulina en el cuerpo de las personas con diabetes Tipo 1. El exceso de cafeína sin duda podría contribuir al insomnio, sobre todo porque la tolerancia a la cafeína disminuye a medida que envejecemos.

Frecuencia cardíaca elevada o “nerviosismo”

Dos efectos comunes si se tiene mucha cafeína en el sistema o si el cuerpo no está acostumbrado a ella. Estos también son síntomas de hipoglucemia, lo que podría causar que alguien con diabetes Tipo 1 revise sus niveles de glucosa en la sangre con más frecuencia si confunde los síntomas de un nivel bajo de azúcar en la sangre.

Agruras, malestar estomacal o deshidratación

Algunas personas son menos tolerantes al café y otras bebidas con cafeína que otras personas, por lo que estos síntomas pueden ocurrir con frecuencia. Las respuestas hormonales del cuerpo debido a estos síntomas (y la sensación de malestar en general) siempre pueden hacer que los niveles de glucosa en la sangre suban y bajen.

Fenómeno del alba

El fenómeno del alba (o “efecto del amanecer”) es el término utilizado para describir un aumento anormal de los niveles de glucosa en la sangre en muchas personas, entre las horas de aproximadamente las 2 a. m. y las 8 a. m. La mayoría de los investigadores creen que este efecto es el resultado de aumentos hormonales (liberación de cortisol, glucagón y epinefrina del cuerpo durante la noche, que aumentan la resistencia a la insulina. Por supuesto, el fenómeno también podría ser en parte debido a factores del control como el alto consumo de carbohidratos antes de acostarse o dosis insuficientes de insulina. Sin embargo, podríamos muy bien estar acusando a la cafeína sin razón por los niveles elevados de glucosa en la sangre por la mañana, cuando en realidad, el fenómeno del alba es la causa.

Edulcorantes

Por supuesto, si piensas endulzar tus bebidas con cafeína con azúcar, crema o leche, siempre revisa la cantidad de carbohidratos y adminístrate boluses o tus inyecciones como sea necesario. Incluso se ha sabido que algunos edulcorantes artificiales causan un aumento en los niveles de glucosa en la sangre debido a sus ingredientes.

Por lo tanto, ¿qué es lo que se aprende de todo esto? El cuerpo de cada persona reacciona de manera diferente a los alimentos y las bebidas, ¡con diabetes Tipo 1 o sin diabetes Tipo 1! Es importante tener en cuenta que hasta ahora los estudios sobre la cafeína y los niveles de glucosa en la sangre siguen siendo inconsistentes. Saber exactamente cuánto podría afectarte tomará un poco de experimentación, y podría depender de muchas cosas; incluyendo la hora del día, el recuento de carbohidratos, la actividad física, los niveles hormonales y la cantidad de cafeína ingerida.