LA CDN ME CAMBIÓ LA VIDA

4/22/16
ESCRITO POR: MINDY BARTLESON

Cuando eres un adulto joven con diabetes Tipo 1, vives una época emocionante y en ocasiones aterradora: prepararte para ir a la universidad, manejar la independencia o iniciar tu carrera. La Red Universitaria de Diabetes  (CDN) es una organización sin ánimo de lucro ubicada en Boston, la cual trabaja con estudiantes líderes en sus divisiones a lo largo de campus de todo el país y cuenta con un sistema de partidarios comprometidos. Cuando pienso en el tiempo que pasé en la universidad y en los inicios de mi carrera profesional, puedo ver cómo participar con la CDN me afectó tanto a nivel personal como profesional.

Una vez que ingresé a la universidad, me involucré con Dawgs for Diabetes (D4D) en la Universidad de Georgia (UGA), una división de la CDN. Me había mantenido informada sobre D4D desde que estaba en la secundaria porque empecé a sentirme más sola en mi adolescencia en términos de la diabetes. Durante la secundaria, acudía a este grupo y me daba consuelo saber que había algo esperándome en la universidad.

En lo personal, la diabetes no fue una parte importante de la planificación para ir a la universidad, y conocía a personas a las que podía acudir en busca de respuestas. Cuando más adelante llegué al campus en mi primer año, sentí la interacción entre la universidad y la diabetes: conocer nuevas personas, el estrés, manejar el alojamiento, la vida en los dormitorios, la cafetería, la locura del horario y todos los altibajos. Empecé mi trabajo de prueba y error para determinar qué era lo mejor para mí. Pude acudir a ciertas personas en busca de apoyo y hacerles preguntas a quienes entendían esta transición. En la universidad, me parecía que los estudiantes juzgaban menos y estaban más dispuestos a aprender acerca de la diabetes Tipo 1 en comparación con la secundaria, y ya no me sentía sola porque estaba involucrada en una división de la CDN.

Me beneficié mucho de mi participación en esa división. Además de estar rodeada de personas con las que me podía relacionar, aprendí mucho: recibí un curso rápido sobre redes sociales, cómo planificar programas, cómo salir de mi zona de confort, cómo aumentar mi confianza en mí misma y creer en mí, cómo pedir ayuda, cómo probar cosas nuevas, cómo establecer prioridades y en el proceso, aprendí qué significa verdaderamente el apoyo.

Cuando era niña, no me gustaba quedar expuesta y me costaba creer en mí. No me gustaban las situaciones en las que no conocía a nadie y no podía memorizar discursos. No me gustaba que todos los ojos estuvieran puestos en mí y me daba miedo que las personas acudieran a mí en busca de algo. Al tener una posición de liderazgo en mi división de la CDN, tuve que hacerle frente a todo eso.

Ahora, abrazo el concepto de “No tengo idea de qué estoy haciendo” en la vida y en la diabetes, ¡y eso está bien! Al igual que con la diabetes, involucrarme en mi división implicó mucho trabajo de prueba y error: cuál era el horario de reunión que les quedaba bien a todos, qué esperaban las personas de la división, cómo pido ayuda y uso las fortalezas de las personas al mismo tiempo, cómo manejo el hecho de que todos los ojos estén sobre mi cuando preferiría estar en un rincón. ¡La lista continúa!

Ver el fruto de nuestro trabajo en la división tomó tiempo. Yo esperaba ver una sala llena de gente en cada reunión. El primer semestre, entraba lista y emocionada, y yo era la única presente, a excepción de unas cuantas veces en las que una amiga cercana me acompañaba. Cada vez que esto pasaba, regresaba a casa y cuestionaba qué era lo que estaba haciendo, pero algo me animaba a seguir adelante. Con el tiempo, creamos nuestro comité ejecutivo y la comunidad se emocionó.

mindy_bartleson_1

Asistí al retiro de la CDN en el verano de 2014 y no entendía del todo por qué estaba ahí. Había algo especial acerca de la atmósfera de todos los estudiantes y el personal de la CDN en ese lugar. El retiro fue la primera vez que admití en voz alta que estaba agotada, y me sentí reanimada al verme rodeada de personas involucradas en divisiones alrededor del país. Me di cuenta de que era parte de algo más grande.

El semestre de otoño después de haber asistido al retiro de la CDN empezaron a llegar más personas a las reuniones y empezamos a planificar “The Campus Tour: A Diabetes Perspective” (El tour por el campus: la perspectiva de un diabético), un evento del programa “Off to College” (Nuevo ingreso a la universidad). El evento salió mejor de lo que nos podríamos haber imaginado. Incluso ganamos un premio SOAR (Logro y reconocimiento a una organización estudiantil) a la Iniciativa más innovadora por el tour.

Nuestra división aprendió sobre la marcha; lo que hacíamos era trabajar a prueba y error. Recaudábamos dinero y participábamos en actividades comunitarias, eventos sociales, en la educación y concientización dentro y fuera del campus y creábamos e implementábamos nuevos programas.

El personal de la CDN siempre estaba ahí para mí: cuando enfrentaba problemas con la ayuda financiera, cuando me estresaba por “El tour por el campus”, cuando me aseguraba de practicar el autocuidado y el temible momento cuando decidí que la escuela de leyes probablemente no era para mí.

Poco después de graduarme de la universidad la primavera pasada, me encontraba en Boston trabajando para la CDN. Parece increíble estar del otro lado de las cosas como asistente de programa en la CDN, pero me encanta. Como asistente de programa, trabajo con nuestro director del programa y colaboramos con divisiones de la CDN y con estudiantes en todo el país. Me gusta trabajar con distintas divisiones porque todas difieren en cuanto a su tamaño y al trabajo que hacen con los grupos de estudiantes, pero tal como ocurrió con mi participación en una división, cada división crea una comunidad para los jóvenes adultos que tienen diabetes Tipo 1 en campus que los entienden. La CDN también cuenta con nuestro programa “Off to College” y a veces pienso en mi transición: agradezco haber tenido personas a las que podía acudir para hacerles preguntas, pero me alegra que ahora existan recursos como nuestro programa “Off to College” para quienes carecen de las mismas conexiones que yo tuve.

Lo que aprendí en la universidad en el área académica definitivamente fue útil e importante, pero constantemente me doy cuenta de toda la experiencia laboral y de cuánta experiencia para la vida adquirí de mi participación en la organización. Me gusta ser “graciosa” y decir que toda la sangre, el sudor y las lágrimas valieron absolutamente la pena. A veces no ves el fruto de tu trabajo enseguida… esto toma tiempo. No cambiaría nada, ni siquiera las partes difíciles, porque aprendí mucho sobre la vida y sobre mí misma. Sin embargo, desearía haber sabido que lo importante no es cuántas personas llegan a las reuniones. El efecto dominó es enorme y toma tiempo. Participar en una división hizo que la diabetes fuera mejor porque sentía que estaba haciendo algo al respecto. También aprendí mucho sobre el poder del “yo también”. Tuve un grupo de amigos para los días buenos y para los días malos, para los altibajos y todo lo que experimentamos de por medio.

Participar en una división de la CDN fue como ir a un campamento de diabetes todo el año. Haber participado en una división no es necesariamente lo que conformó mi experiencia en la universidad (pero fue una parte enorme de la misma), sino verdaderamente fueron las personas involucradas las que ocupan una parte muy grande de mi corazón hasta este día.

Principios que guían mi vida…

  •        Vale la pena poner sangre, sudor y lágrimas en aquello que te importa.
  •        Pedir ayuda no es una señal de debilidad.
  •        Hay mucho poder en no sentirte solo.
  •        Está bien cambiar tus planes, sueños y la forma en la que alcanzas tus metas.
  •        Cree en ti mismo.
  •        La universidad es un lugar para descubrir quién eres y para aprender dentro y fuera de la clase.
  •        La universidad y la diabetes pueden ser complicadas y requieren que trabajes con el método de prueba y error, pero es posible, especialmente con un centro de recursos como la CDN.

College Diabetes Network (CDN) es una organización sin ánimo de lucro cuya misión es proporcionar programas innovadores basados en pares, los cuales conectan y empoderan a los estudiantes y a los profesionales jóvenes para que puedan tener éxito con la diabetes. Para conectarte con otros adultos jóvenes o para obtener más información, regístrate AQUÍ.


Lee acerca de cómo Christina Roth empezó la CDN.

 

 

 

MINDY BARTLESON

Mindy ha estado celebrando su aniversario de la fecha en la que le diagnosticaron diabetes desde el 8 de marzo de 2000, cuando fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 a la edad de 7 años. Ella nació y creció en Georgia y más adelante asistió a la Universidad de Georgia, donde obtuvo una licenciatura en trabajo social con sociología como asignatura secundaria.   Además de escribir su propio blog sobre la diabetes, ser ex alumna de Dawgs for Diabetes, ser voluntaria en un campamento de diabetes y además de que trabaja como la asistente de programa en College Diabetes Network, vive en Boston, donde disfruta de escribir, viajar, hacer manualidades, correr, las citas, ver horas seguidas de Netflix, tomar fotos y ser graciosa. Lee su blog https://mindydiabetes.wordpress.com. Puedes seguir a Mindy en Twitter @mindy_bartleson e Instagram @collegediabetes.