La Diabetes No Me Tiene


 

Nota del editor: Jasmine es miembro de la clase de Diabetes Scholars de 2020. Diabetes Scholars es un programa de Beyond Type 1.


 

Alivio. Eso fue lo primero que sentí cuando me diagnosticaron diabetes Tipo 1.

Estuve levemente enferma durante aproximadamente un año y medio antes de mi diagnóstico. Mis heridas sanaban lentamente y apenas dormía. Mi salud mental era prácticamente inexistente, pero el recuerdo más distintivo que tengo es la sensación de haber perdido totalmente el interés en el mundo que me rodeaba. Unos días antes de mi tercer año de bachillerato, fui a un examen físico y me hicieron un análisis de sangre simple. Mi nivel de glucosa en la sangre en reposo después del ayuno era de entre 300 y 400 mg/dL, pero todo lo demás estaba normal. Supe de inmediato que el diagnóstico más probable era la diabetes Tipo 1.

En ese momento, me sentí aliviada. De repente hubo una respuesta para todas las cosas que no podía explicar: la razón por la que me sentía tan enferma (niveles de glucosa fuera de rango), por la que me sentía deshidratada constantemente y por la que sentía que mi vida estaba fuera de control. En ese momento decidí que aceptaría mi diagnóstico y viviría con una actitud positiva.

Mi educación

Durante las siguientes semanas, asistí a muchas citas médicas y conocí a muchos médicos, enfermeras y educadores certificados en diabetes. Lo mejor que hice en los días posteriores a mi diagnóstico fue leer un libro titulado Think Like a Pancreas, de Gary Scheiner. Si no lo has leído, te lo recomiendo encarecidamente. Me dio una comprensión de la diabetes que de otra manera no habría recibido.

Desde el principio he manejado mi diabetes yo misma. He contado carbohidratos, calculado la insulina necesaria y me he mantenido saludable. No sentía que necesitara apoyo emocional. Para mí, la ciencia siempre ha sido mi forma de hacer frente. Cuanto más aprendía sobre el sistema inmunitario y la diabetes, más me sentía en control. Poco a poco comencé a recuperar la confianza en mí misma.

Tuve mucha suerte cuando me diagnosticaron, porque la primera vez que recibí un Dexcom fue menos de un mes después de mi diagnóstico, conocí a mis primeros amigos con diabetes un mes después de eso, y estaba aprendiendo a usar mi bomba de insulina Tandem cuando llegó la Navidad. Gracias a las personas que conocí en CarbDM y Tidepool (agradezco a Melissa y Becky), me enteré del programa Altitude 14,505 de DYF. El programa es un viaje de mochileros de nueve días para escalar el Monte Whitney, la cumbre más alta en los Estados Unidos contiguos, con un grupo de adolescentes con diabetes Tipo 1. Solicité estar en el programa en enero, y luego comencé a entrenar y comprar mucho equipo.

El verano pasado, antes de mi primer diaversario, escalé el Monte Whitney. Una cosa es saber que eres física y mentalmente capaz de hacer un viaje de mochilero largo, pero es otra hazaña hacerlo en realidad. Llevé treinta libras sobre mi espalda por más de 75 millas. Algunos días recorríamos miles de pies de elevación, y otros días recorríamos una ruta (relativamente) plana de once millas. En un punto, parte del sendero se había desplomado, por lo que tuvimos que subir a lo largo de un acantilado para continuar. Hubo un día de descanso en una fuente termal natural, donde saltamos de un lado a otro del agua congelada del río al humeante manantial. Y también hubo un día en que caí al río. De acuerdo, era un arroyo. En la cumbre, todos disfrutamos de un delicioso chocolate Snickers.

Cerrando el círculo

Después de escalar el Monte Whitney, me sentí mucho más segura de mi capacidad para viajar sola y lidiar con cualquier sorpresa que me dé la diabetes. Sabía que, si podía manejar mi salud en la naturaleza, ciertamente podría hacerlo en otro país.  Además fue mi primer campamento de diabetes, y fue uno de los más divertidos que he tenido. Después del viaje, me sentí empoderada para seguir manejando mi salud y seguir teniendo aventuras.  Además hice muchos amigos con diabetes.

Aprendí que es muy importante conocer a personas de tu edad con diabetes, porque la forma en que manejas la diabetes es simultáneamente similar y diferente a la de los demás. Las cosas que me preocupaban para estas fechas el año pasado son muy diferentes de las que me preocupan hoy. Tengo la suerte de tener amigos con diabetes en los que puedo confiar y compadecerme, con quienes compartir mis experiencias, tanto las buenas como las malas.

Ahora estoy mucho mejor mental y físicamente. Tengo diabetes, pero la diabetes no me tiene. No oculto mi monitor continuo de glucosa o mi bomba de insulina, y no me molesta que la gente me haga preguntas sobre ellos. Mis dispositivos son solo accesorios que uso. En todo caso, estoy más en sintonía con mi salud que antes. Todavía tengo días buenos y malos con la diabetes, días en los que estoy completamente dentro del rango y días en que no tengo ganas de ponerme un nuevo set de infusión. Sé que la diabetes siempre será un reto que tengo que enfrentar, pero soy optimista sobre los nuevos tratamientos e investigaciones. Desde proyectos de código abierto hasta ensayos clínicos, leo sobre nuevos desarrollos todos los días.

Llegaré a mi segundo diaversario en unos pocos meses, cuando empiece la universidad. Estoy bastante emocionada por el futuro, ya que recibiré un título en biología y espero hacer investigación sobre diabetes.

ESCRITO POR Jasmine Wiese, PUBLICADO 11/16/20, UPDATED 11/16/20

Jasmine nació en California y está a punto de ser estudiante de primer año en la Universidad Carnegie Mellon. Tiene la intención de especializarse en Ciencias Biológicas y espera dedicarse a la investigación de enfermedades autoinmunes. Fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en 2018 y se ha vuelto activa en la comunidad de diabetes, incluyendo el viaje Altitude 14,505 al Monte Whitney de DYF, la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés) y CarbDM.