LA DIABETES TIPO 1 Y LA ENFERMEDAD DE ADDISON

¿Qué es la enfermedad de Addison?

La combinación de la enfermedad de Addison y la diabetes Tipo 1 se conoce como síndrome de Schmidt, que a veces se usa indistintamente con el síndrome autoinmune poliglandular tipo II (PAS II), es común. Aunque menos del uno por ciento de la población con diabetes Tipo 1 tiene la enfermedad de Addison, el riesgo de ser diagnosticado con la enfermedad de Addison es significativamente mayor en las personas con diabetes Tipo 1 en comparación con la población general. Por lo general, afecta a personas de entre 30 y 50 años de edad, y afecta igualmente a hombres y mujeres.

La enfermedad de Addison, a veces llamada insuficiencia suprarrenal, ocurre cuando las glándulas suprarrenales no producen suficiente cantidad de la (s) hormona (s) cortisol y, a menudo, la aldosterona. En la insuficiencia suprarrenal primaria, esto sucede porque las glándulas suprarrenales están dañadas por un ataque autoinmune. Estas hormonas son muy importantes, y su trabajo incluye controlar los niveles de azúcar en la sangre (!), regular el metabolismo, aumentar el tejido, regular el estado de ánimo, responder al estrés y ayudarte a formar recuerdos.

Signos y síntomas de la enfermedad de Addison:

  • debilidad muscular o dolor
  • fatiga
  • hiperpigmentación
  • irregularidad del estado de ánimo
  • antojos de sal
  • pérdida de peso y pérdida de apetito
  • presión arterial baja
  • náuseas o diarrea
  • dolor abdominal
  • dolor en la parte inferior de la espalda o en las piernas

Obtener un diagnóstico

Para diagnosticar la enfermedad de Addison, tu médico querrá conocer tu historial médico y los síntomas enumerados anteriormente. También puede solicitarte exámenes de laboratorio. Un examen de sangre medirá tus niveles de hormonas y minerales, y una tomografía computarizada o una resonancia magnética observará el tamaño de tus glándulas suprarrenales.

Tratamiento

Por lo general, la enfermedad de Addison se trata con hormonas recetadas, como la hidrocortisona, la prednisona, el acetato de cortisona o, potencialmente, la fludrocortisona. Estas recetas son pastillas que pueden tomarse todos los meses. Si eres mujer, también te podría recetar dehidroepiandrosterona, que puede ayudar con el estado de ánimo y con el deseo sexual de las personas con Addison.

Si tus niveles hormonales se vuelven peligrosamente bajos (antes del diagnóstico o si tomas los medicamentos adecuados), necesitas atención médica inmediata. Esto generalmente implicará una inyección intravenosa de hidrocortisona, solución salina y dextrosa. El objetivo de esta intravenosa es restablecer el nivel de azúcar en la sangre, la presión arterial y los niveles de potasio a donde deberían estar. Si esto te sucede, asegúrate de informarle al médico si tienes diabetes Tipo 1 porque tu cuidado tendrá que reflejarlo.


Lee sobre otras enfermedades autoinmunes.