LA DIABETES Y LA DIETA PALEO

Nota del Editor: Esto es parte de nuestra biblioteca de recursos en Comida.¡Aprende más sobre las recomendaciones dietéticas de nutricionistas y amantes de la comida en nuestra página de Comida!


¿Qué es la dieta paleo?

La dieta paleo es una forma de comer que pretende imitar la forma en que comían los primeros humanos. Esencialmente, los que siguen la dieta paleo comen cosas que nuestros antepasados cazadores-recolectores podrían comer; por ejemplo, frutas, vegetales, nueces y carnes magras. Los que siguen una dieta paleo también enfatizan comer alimentos no procesados para seguir más de cerca los hábitos alimenticios de los primeros humanos.

Esto da como resultado una dieta que es relativamente alta en grasa, moderada en proteína animal y baja a moderada en carbohidratos. Los que llevan una dieta estrictamente paleo cortan todos los cereales y legumbres (incluyendo trigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz integral, soja, maní, frijoles, frijoles pintos), eliminan todos los aceites vegetales, hidrogenados y parcialmente hidrogenados (margarina, aceite de maíz, aceite de canola, etc.) y tratan de no consumir azúcar agregada ni lácteos.

¿Cuáls son los posibles beneficios de la dieta paleo para el manejo de la diabetes Tipo 1 y la diabetes tipo 2? 

Las dietas paleo son generalmente bajas en carbohidratos, lo que puede llevar a un mejor control glucémico. Además, algunos estudios preliminares y pequeños han demostrado que la dieta paleo puede reducir los casos de hipoglucemia, reducir los requerimientos de insulina y puede hacer que los niveles de A1c de los participantes bajen más que los de un grupo controlado.

Si deseas informarte más sobre cómo alimentarte llevando una dieta paleo siendo una persona con diabetes tipo 1, puedes leer la historia de Caroline Potter para descubrir cómo la dieta paleo ayudó a estabilizar su nivel de azúcar en la sangre.

Además, la enfermedad celíaca es mucho más común entre las personas con diabetes tipo 1, y en la dieta paleo no se come gluten. Algunas personas con diabetes tipo 1 pueden beneficiarse de la dieta paleo, ya que puede ayudar a abordar las insensibilidades al gluten no diagnosticadas.

¿Cuáles son los riesgos potenciales de la dieta paleo?

Al principio, cuando se está adaptando a una dieta paleo, los requerimientos de insulina de la persona pueden cambiar drásticamente para justificar la reducción en carbohidratos. Se recomienda consultar con un médico antes de comenzar a llevar la dieta paleo.

Ten en cuenta que seguir una dieta paleo puede ponerte en mayor riesgo de desarrollar un trastorno alimentario. Según Paleoleap.com, “La dieta paleo interactúa con los trastornos alimentarios en [el sentido de] que la dieta misma puede desencadenar la ortorexia por medio de alimentar una obsesión enfermiza por comer los alimentos ‘correctos’, es muy fácil que la dieta consuma tu vida. hasta el punto en que la dedicación a tu ‘salud’ te hace más daño que bien”.

¿Qué pasa con la dieta paleo y la diabetes tipo 2, específicamente?

Una meta revisión de 2013 concluyó que las personas con diabetes tipo 2 probablemente presenten mejoras sintomáticas y objetivas en los biomarcadores de riesgo de enfermedad si siguen una dieta bien formulada con muy bajo contenido de carbohidratos, como la dieta paleo. El control de glucosa mejora no solo porque hay menos glucosa entrando, sino también porque la sensibilidad a la insulina también mejora. Además, la dieta paleo con frecuencia da como resultado una mayor pérdida de peso en comparación con una dieta más alta en carbohidratos, que generalmente es beneficiosa para las personas en riesgo o diagnosticadas con diabetes tipo 2.


Lee más sobre la comida y la diabetes.