LA DRA. NAT STRAND HABLA SOBRE EL SEGUNDO EMBARAZO

2/26/18
ESCRITO POR: MICHELLE BOISE

Nota del editor: ¡La Dra. Nat Strand tuvo con éxito un bebé hermoso y saludable llamado Hadley en julio de 2016!

La Dra. Nat Strand ya tuvo un embarazo exitoso como madre con diabetes tipo 1, pero queríamos saber si el segundo embarazo fue diferente y cómo. ¿Se vuelve más fácil? ¿Qué sabiduría podría impartirnos, ahora que ha pasado por allí de nuevo? Beyond Type 1 pudo conversar con la Dra. Strand sobre la ansiedad, compartiendo su manejo de la diabetes y comer ese cupcake de vez en cuando.

BT1: ¿En qué se diferencia este embarazo o si fue consistente con tu primer embarazo?

NS: En general, este embarazo ha sido mucho menos estresante. Aprendí mucho en mi primer embarazo que pude aplicar en mi segundo embarazo. Con mi primer embarazo, tuve mucha ansiedad sobre si podría o no mantener mi nivel de azúcar en la sangre lo suficientemente ajustado. Mi esposo y yo fuimos a las agencias de maternidad de alquiler porque no creía que pudiera hacerlo. Luego hablé con otras mujeres con diabetes tipo 1 que tenían hijos, y me dije a mí misma que debía dejar de preocuparme. Ahora sé que puedo hacerlo. Mi primer hijo no tuvo bajos niveles de azúcar en la sangre después del nacimiento y nació perfectamente sano. He estado mucho más segura y relajada la segunda vez. Supongo que todas probablemente se sienten de esa manera. Definitivamente he disfrutado dejando de lado esa preocupación y ansiedad.

Consejos de la Dra. Nat Strand para el embarazo:

Es importante tener un equipo de diabetes accesible y activo, para que puedas hacer pequeños ajustes.

Que te vean solo una vez al mes no es suficiente. Hay tantos cambios que deben realizarse en mi régimen de insulina a medida que progresa el embarazo. Durante mi primer embarazo, más o menos adiestré a mi equipo. Trabajé con un educador en diabetes, obstetra y ginecólogo de alto riesgo y endocrinólogo. No tienes que esperar entre las visitas para hacerte cargo de los niveles altos y bajos, y debes poder contactar a alguien para ayudarte a hacer los ajustes rápidamente. No todas las oficinas son así, así que pregúntales cómo manejan las visitas intermedias con la monitorización de la glucemia. Es importante encontrar a alguien que revise tus datos y que realices ajustes, incluso entre las visitas en persona.

El bolo previo y no tener miedo de las dosis de insulina más grandes

Con mi primer embarazo mantuve bajos los carbohidratos en el tercer trimestre. Y este embarazo, no sentí que tenía que hacer eso. Descubrí que el bolo previo ha ayudado de 15 a 30 minutos antes de comer carbohidratos, y he estado bien. Si realmente estoy ansiando darme un gusto, uso mi Dexcom para decirme cuándo mi insulina está activa esperando hasta que vea que mi nivel de glucosa está bajando. Se llama “Surfeo de azúcar en la sangre” o “Dexcom surfing”. Esperas hasta que veas que baja la ola y luego te sales con la tuya dándote un pequeño gusto porque sabes que estás bajando la tendencia (en mi caso, ocasionalmente, el cupcake con grageas de azúcar).

Puede ser aterradora la cantidad de insulina que se aumenta cuando estás embarazada. En el primer embarazo, vacilaba un poco en administrar dosis de insulina más grandes porque el aumento parecía tan dramático. Pero, como uno aprende, para una persona embarazada, no es demasiado. No tengo miedo de hacer los ajustes de insulina ahora, y sé que mi cuerpo lo manejará de manera diferente. Mi proporción habitual de insulina a carbohidratos es de 1:15, y hacia el final del embarazo es de 1:6.

Comparte la carga de la enfermedad

En realidad, me inspiró el reloj de Apple que llevaba Mary Lucas, y comencé a usar uno para conectarlo con Dexcom para poder ver mi nivel de azúcar en la sangre de un vistazo. La carga de la afección de la diabetes ya es tan grande, especialmente durante el embarazo, por lo que las pequeñas cosas pueden marcar una gran diferencia.

La otra cosa que he hecho diferente es que tengo Dexcom Share y he compartido los datos de mi CGM (medidor continuo de glucosa, por sus siglas en inglés) con mi esposo. A veces llama y dice: “Parece que estás subiendo”. Es útil tener ese pequeño recordatorio adicional si me distraigo con mi hijo de 1 año o con el trabajo.  Mi esposo también tiene el trabajo de conseguir una caja de jugo si mi nivel está bajo y yo estoy atascada en el sofá (¡oye, sucede cuando tu panza crece!).  Recomiendo probar cualquier cosa pequeña que pueda ayudarte a tomar un descanso de algunas de las tareas de la diabetes. También, creo que todo el mundo lo hace de manera diferente. Tengo una amiga que le dio a su esposo el “control” de controlar los niveles de azúcar en la sangre, contando las proporciones de carbohidratos e insulina durante el fin de semana. Yo no haría eso, pero me gusta la idea.

Encuentra un grupo de apoyo

Es bueno formar parte de un grupo de embarazo con diabetes tipo 1 (como en Facebook). La gente siempre hace preguntas y puede expresar su opinión en un grupo que realmente entiende. Tener esa fuerte conexión con la comunidad es útil, y lo recomendaría a otras mujeres. Es bueno escuchar las historias de éxito de otras personas: de mujeres que tuvieron bebés sanos mientras trataban la diabetes tipo 1. Además, si alguien ha tenido experiencias difíciles, puedes aprender cómo lidiaron con eso y también ver todo el apoyo que las madres con diabetes tipo 1 tienen entre sí.

BT1: ¿Qué es lo peor que otras personas hacen o te dicen cuando estás embarazada?

NS: ¡Todos quieren compartir su historia de terror contigo! [Ella ríe.]. “Mi anestesia con cesárea no funcionó”. Pero, creo que la gente piensa que tratan de ser útiles.

Lo que es realmente frustrante es cuando las personas intentan identificarse contigo con cosas que no son tan difíciles como manejar la diabetes. Como, “tuve que tomar una prueba de tolerancia a la glucosa”. ¡Si supieras lo que tuve que hacer con este embarazo! Desahogarte en línea ayuda. He descubierto que a veces las personas tienen la necesidad de minimizar lo que es la diabetes tipo 1 para sentirse mejor al respecto. La gente dice: “Al menos no es cáncer” u “Obviamente lo tienes bajo control”. Para ser honesta, hay ciertos cánceres que son curables; la diabetes tipo 1 no lo es. Una mejor respuesta es, “Lo siento”. Avíseme si puedo hacer algo para ayudar”.


Lea: el embarazo de Noor Al Ramahi, Gemelos y diabetes tipo 1 y aprende sobre los riesgos del embarazo con diabetes tipo 1 y cómo minimizarlos.

 

MICHELLE BOISE

Michelle cree que una sola historia tiene la capacidad de remodelar el mundo. Michelle tiene un título de grado en literatura inglesa y español y una maestría en bellas artes en escritura de la Universidad de San Francisco. Como escritora, editora y gurú de contenido, ha trabajado tanto en revistas literarias como en plataformas de comercio electrónico. Antes de unirse al equipo de Beyond Type 1, desarrolló artículos para Fitbit para la salud. Cuando no está escribiendo, puedes encontrarla bailando tap en la casa con su pequeño perro blanco o pintando con acrílicos (se secan más rápido).