La guía de una corredora para la diabetes Tipo 1

9/18/17
ESCRITO POR: STEPHANIE KAHN

Nota del editor: Stephanie Kahn fue parte del equipo Beyond Type Run de 2017, patrocinado por Medtronic. Corrió en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York del 2017.


Una semana antes de mi quinto cumpleaños, me diagnosticaron diabetes tipo 1. A pesar de que no lo considero un problema en mi vida diaria, mi diabetes está en segundo plano todo el tiempo. Mirando hacia atrás en las últimas dos décadas, me di cuenta de que hacer un seguimiento de mi diabetes es algo que he internalizado y que simplemente es algo que hago. Afectó mi visión de la vida y forzó a esa niña de pijamas de Disney a crecer mucho más rápido de lo que cualquier niño de 4 años debería tener que crecer.

Al ser diagnosticada tan joven, crecí con la mentalidad de que podía hacer todo lo que los demás hacían, siempre y cuando midiera mi nivel de azúcar en la sangre. Mis padres me decían: “¿Quién está a cargo de ti?” y yo respondía enfáticamente: “¡Yo!”.

Pero algo se sintió diferente cuando llegué a mi 20.ª diaversario.

Durante años mantuve mi diabetes privada mientras jugaba con la idea de que podría ser una defensora pública si quisiera. Luego, se anunció el equipo Beyond Type Run. Se sintió como que fuera el destino.

Comencé a correr en 2015 después de graduarme de la universidad. El deporte fue empoderador, y me enganché. Decidí (vagamente) establecer un objetivo para correr una nueva distancia cada año. En 2015, corrí una 5k y una 4 millas (6.5 km). En 2016, entrené para mi 10k. Finalmente, se suponía que en el año 2017 haría mi medio maratón. Pero este es el año de mi medio maratón y del maratón completo.

Cuando comencé, incluso las distancias más cortas hacían que mi nivel de azúcar en la sangre cayera en picada. En un momento diferente de mi vida, creo que habría cambiado de deporte, pero esto era algo que estaba decidida a seguir. Consulté a mi equipo médico (si estás considerando practicar algún deporte, recomiendo que crees un equipo de expertos: médicos, nutricionistas, entrenadores, etc.) e hice cambios en mi rutina, utilizando mi bomba de insulina y MCG (medidor continuo de glucosa) para mantenerme segura (mis respetos a Minimed, que me ha mantenido saludable desde 2005).

Cuando comencé a tratar de correr más de 6.5 km (4 millas), mis azúcares comenzaron a caer en picada. No podía recuperarme y terminar mis carreras. Entre mi endocrinólogo que me aconsejaba sobre las dosis basales temporales y mi nutricionista que me enseñaba cómo alimentarme adecuadamente para estos entrenamientos, pude comenzar a aumentar mi kilometraje; sin embargo, esto pasó con el tiempo.

Cuando me aceptaron en Beyond Type Run, supe que no podía hacerlo sola. Inmediatamente me comuniqué con mi endocrinólogo y mi nutricionista que me iniciaron en estrategias para mantener niveles estables de glucosa tanto durante la carrera como durante los días y noches entre mis entrenamientos.

Mi mayor temor al comprometerme con el equipo era que tendría que perderme los entrenamientos debido a mi diabetes. Con una carrera tan grande, no sentía que podría con eso. Decidí reunirme con un entrenador para carreras. Fui mucho más directa sobre los retos de correr con diabetes de lo que normalmente soy. Tener un experto en atletismo para asegurarme que estoy haciendo esto correctamente ha sido notablemente valioso.

Al principio de mi vida, busqué en Internet guías para correr teniendo diabetes tipo 1. Aunque encontré alusiones a planes elaborados con profesionales médicos, no había descripciones concretas de qué alimentos llevar conmigo o qué hacer con la insulina. Estas son algunas de las cosas que he encontrado que funcionan para mí.

 

  • Reduzco mi insulina basal por adelantado y por la duración de mi actividad. Una hora más adelante me funciona bien. Empecé a entrenar con el MiniMed 530G y me actualicé al Medtronic MiniMed 670G en agosto. Me encanta usar “Temp Target” (objetivo de glucosa temporal) en el modo automático porque me da la insulina que necesito en cantidades variables según lo que esté leyendo el MCG. ¡Es una tecnología realmente genial, y estoy muy impresionada con lo bien que funciona para mí!
  • Intento no tener insulina activa antes de correr porque tiende a hacer que baje mi nivel de azúcar.
  • Carreras largas: llevo tabletas masticables de Gatorade, geles Hume o Honey Stinger, dátiles secos, agua y una bebida deportiva baja en carbohidratos (Gatorade G2, pero si lo prefieres toma Powerade Zero). Guardo toda la comida en mi cinturón para correr Stay Fit. ¡Este cinturón lo cambió todo para mí, puedo llevar todas mis cosas y nada rebota!
  • Carreras cortas: solo llevo las tabletas masticables de Gatorade porque son pequeñas y livianas.
  • Siempre llevo mi teléfono conmigo en caso de que necesite pedir ayuda.
  • Uso mi MCG para asegurarme de estar dentro del rango. Si me elevo por encima de 220, me administraré un bolo muy pequeño y trataré de parar la glucosa en la sangre en subida antes de que se vuelva demasiado alta.
  • Mantengo todas las alarmas de mi MCG encendidas. Correr afecta mi nivel de azúcar en la sangre durante todo el día y la noche después de un entrenamiento. Confío especialmente en las alarmas que predicen los niveles. Me ayudan mientras corro y me mantienen a salvo por la noche. Hay noches en que mi nivel baja cinco o más veces mientras trato de dormir, y las alarmas me despiertan.
  • Mi dieta ha cambiado mucho. Me di cuenta de que había estado comiendo una dieta baja en carbohidratos porque tenía miedo de administrarme bolos en caso de que me equivocara, así que no comía suficientes carbohidratos como para garantizar mucha insulina. Ese fue un obstáculo mental que tuve que superar porque necesito carbohidratos para reponer el glucógeno que uso mientras corro. Hubo unas semanas en que había agotado por completo mis reservas de glucógeno, y el glucógeno es vital para mantenerse estable durante el entrenamiento.

En general, presto más atención a mi diabetes porque no anda bien como resultado del entrenamiento. Siempre he pensado en mi diabetes como algo que existe por separado de mí misma. En mi opinión, soy corredora, diseñadora de iluminación, cinturón negro de segundo grado en Tae Kwon Do, estudiante graduada, profesional, hija, hermana y amiga. La diabetes es lo que está en una esquina con la que estoy forzada a lidiar. Pero desde que abrí mi mente sobre la diabetes tipo 1 y me uní a este equipo, me di cuenta de que internalizar no es la respuesta. Abrirme y hablar ha sido refrescante. Me ha hecho más saludable. Y espero que ayude a otras personas como yo a darse cuenta de todas las formas en que también pueden vivir más allá.

STEPHANIE KAHN

Stephanie es una estudiante con grado de asociado y graduada sin fines de lucro en Cleveland, Ohio. Ella ha tenido diabetes tipo 1 desde 1997 y creció asistiendo al Campamento Ho Mita Koda. Cuando no está trabajando, haciendo las tareas escolares o corriendo, a Stephanie le gusta leer, participar en el Mes Nacional de Escritura de Novel y trabajar en el diseño de iluminación teatral. Sigue sus aventuras de entrenamiento de maratón para Beyond Type Run en Instagram en instagram.com/skrunsamarathon.