LA NATACIÓN Y LA DIABETES TIPO 1

El verano es la época perfecta para sumergirse en el mar y descansar todo el día en la piscina. Sin embargo, para alguien con diabetes tipo 1 la combinación del sol, la sal y el sudor puede afectar el cuerpo de manera diferente a lo que estamos acostumbrados. Con algunos trucos y consejos simples puedes amoldar tu rutina y asegurarte de tener un gran día en el agua sin preocupaciones.

Planifica y empaca

Toma una bolsa de playa y abastécete de tus suministros. Si es posible mantén todos los monitores, agujas, tabletas de glucosa, transmisores y otras necesidades para la diabetes en una bolsa ziploc para resguardarlas de la arena.

Suda

Aunque estés en el agua, ¡definitivamente estás sudando y ejercitándote!  Toma en cuenta cuánto tiempo te mueves alrededor de la olas o en la piscina para evitar niveles bajos de azúcar en la sangre. Esto podría significar que tal vez necesites cambiar la cantidad de insulina que tomas cada día.

Hidrátate

El sol actúa como una esponja en tu cuerpo a medida que sudas durante el dia. Debes estar seguro de cargar una botella reutilizable en los días de playa o en los viajes a la piscina para estar siempre preparado(a) para llenarla cuando puedas. La deshidratación y la diabetes no son buenas compañeras.

Protege tus monitores con cinta adhesiva

Tu MCG (medidor continuo de glucosa) está fabricado para permanecer en su lugar en condiciones duras, aunque a veces es necesario agregar una capa de cinta de seguridad adicional en el sitio de infusión. Hay compañías en las que puedes comprar  diseños geniales de cinta de protección para poner sobre tu MCG. Además puedes comprar cinta de kinesiología en una tienda de artículos deportivos. Puedes cortar la forma de tu MCG y pegarla en la parte superior del monitor para asegurarte de que tu monitor resista en el agua

Mantén tu rutina

Naturalmente las rutinas no se llevan bien cuando estás ocupado, saliendo y entrando a la piscina o al mar. Sin embargo es tu responsabilidad asegurarte de llevar un control de tus niveles de azúcar y poner atención a cómo te sientes. Descansa del sol y revisa tus niveles de glucosa en la sangre, come un bocadillo o simplemente relájate.


Lee más sobre cómo el calor afecta la diabetes tipo 1.