La Persona con Diabetes Eco Amigable

 

 

 

 

 

 

La persona promedio genera 4.3 libras de desperdicio al día. Aunque no hay estadísticas específicas para basarse, es bastante obvio que aquellos viviendo con diabetes, sin importar qué tipo, podrían estar contribuyendo potencialmente al vertedero más que la persona promedio. ¿Quién necesita que el estrés añadido de su condición crónica esté afectando negativamente la tierra? De acuerdo con la directriz para ser más verdes, aquí hay unos consejos para reducir tus desechos:

Los peores peligros biológicos principales

Estos son las agujas, la lanceta que utilizas cada mes, los botes usados de insulina, las jeringas o tubos de bombas de insulina, todos estos elementos no pueden ser reciclados o reutilizados y deberían ser desechados en un contenedor para peligros biológicos. Las tiras de prueba entran en esta categoría también, pero con el espíritu de ser razonables, tratemos de solo mantenerlas contenidas y no solo tirarlas a la basura. ¿Dónde comenzar? Pregunta en la oficina de tu médico ya que él o ella tendrá la información local más actualizada. Muchas comunidades proveen servicios de desechos o tienen opciones para programas por correo. Encuentra más información y recursos para peligros biológicos así como desecho del producto caducado aquí (E.E. U.U.).

Recicla,  la parte fácil

Recicla esos materiales de empaque. Todos los insertos que vienen con tus medicamentos, el monitor continuo de glucosa y los suministros de tu bomba de insulina son reciclables junto con la caja en donde fueron enviados. Este paso pos sí solo es tremendo. Revisa con la compañía de tu bomba de insulina para ver qué programas de reciclaje ofrecen ellos. Por ejemplo, Omnipod ofrece un programa por correo para reciclar sus cápsulas.

Reduce

Si tienes suministros que ya no estás utilizando, reduce tu inventario al donarlos or venderlos si todavía están en condiciones óptimas. Insulin For Life (insulina para la vida) acepta donaciones de suministros e insulina. Asegúrate de volver a revisar las fechas de expiración. Los medidores que aún funcionan pueden ser donados para los programas de la comunidad local o a educadores certificados de diabetes para fines de enseñanza. Los electrónicos que ya no funcionan deben ser colocados en un cesto de desperdicio electrónico en tu centro local de basura electrónica.

Reutiliza

La comunidad de diabetes es increíblemente astuta cuando se trata de maneras de reusar materiales. Los contenedores de las tiras de prueba se convierten en el contenedor portátil perfecto para objetos punzantes o para geocaching (actividad recreativa al aire libre que se hace con ayuda de un GPS), aparentemente hay una amplia serie de juguetes para gatos que se pueden construir con los tubos de la bomba de insulina o al colocar cascabeles en los contenedores de las tiras de prueba y los contenedores de las tabletas de glucosa son el almacenamiento perfecto para monedas de 25 centavos para la lavandería. Hemos visto unos proyectos de arte increíbles para crear consciencia también. Así que, reutiliza tanto como puedas, algo bueno puede salir de todas este material adicional.