La Vida con Diabetes Tipo 1 en Guerrero


 

Nota del editor: Beyond Type 1 está trabajando para ampliar el importante trabajo que está realizando Life For a Child, una organización sin fines de lucro que se asocia con centros de diabetes en países de escasos recursos para proporcionar a los jóvenes insulina y jeringas y otros suministros para el manejo de la glucosa en sangre, HbA1c. pruebas, educación sobre diabetes, talleres, campamentos y recursos, y más. A continuación, una colaboradora independiente de nuestro equipo global comparte la historia de alguien impactado por el trabajo de Life For a Child.


La diabetes está llena de diversos actores, piezas fundamentales que tienen a la diabetes como parte de su estilo de vida. Jóvenes que llevan un buen camino recorrido y que saben que tienen uno inmenso más allá por recorrer y que, sobre todo, saben que su voz es pieza fundamental para impactar en la vida de otros que también comparten su condición.

El día de hoy nos acercamos a Carlos, quien desde hace 9 años vive con diabetes tipo 1. Carlos, además de formar parte del grupo Diabeteens de la Federación Mexicana de Diabetes y tener un rol importante en la concientización de la diabetes en los jóvenes, es miembro de la Asociación Mexicana de Diabetes en el estado de Guerrero y beneficiario del programa Life For a Child, aquí nos comparte un poco de su historia y su experiencia en el concurso My Life With Diabetes.

BT1: ¿Cómo fue tu diagnóstico?, ¿qué ha sido lo más difícil para ti desde ese día y cómo ha impactado en tu familia?

Carlos: Mi diagnóstico fue confuso, era el 5 de mayo del 2012, tenía 12 años de edad, fui a ayudarle a mi abue materna a pintar su casa y ese día fui varias veces al baño y tomaba demasiada agua. Yo lo asociaba a que era un día caluroso y también que estaba creciendo. 

Mi abuela me observó por un buen rato y le llamó a mi mamá para que me llevara al doctor, ya que era sábado fuimos a un médico particular cerca de la casa. Estando allá, mi mamá le contó mis síntomas y me checó la glucosa. El resultado fue un aproximado de 430 de glucosa, realmente no recuerdo con exactitud. 

El doctor le dijo que era casi seguro diabetes. Mi madre rompió en llanto. Yo no sabía lo que estaba pasando, pero sabía que era malo por mí mamá. Me sentía confundido, angustiado y en parte triste por los llantos y gestos de mi madre.

Desde ese día se quitó la costumbre de tener el cereal arriba del refri, la leche, la mayonesa, la cátsup, el azúcar misma ya no existía en esa casa. 

Lo más difícil fue la comida que cambió radicalmente, por todo un año desayunaba, comía y cenaba filete de pescado asado con verduras al vapor, variando la comida solo dos veces a la semana.

Mi familia ya sabía lo que era la diabetes así que no lo tomó tan mal. Solo se preguntaban: “¿por qué?… si es solo un niño”.

¿Cómo llegas a la Asociación Mexicana de Diabetes en Guerrero?, ¿cómo te enteras que existe?

Carlos: Con mi diagnóstico se buscaron opciones para saber más acerca de la diabetes. En el IMSS hay un grupo llamado DiabetIMSS y ahí estuve todo un año con sesiones una vez al mes. Se hablaba acerca del cuidado de la diabetes, pero no me sentía a gusto, había pura gente mayor. Buscando ayuda externa a ese grupo conocimos a un endocrinólogo que nos recomendó la Asociación Mexicana de Diabetes en el estado de Guerrero. 

Siempre tendiendo la idea de saber más de cualquier apoyo, mi madre y yo fuimos a checar qué tal. Conocimos a la AMD Guerrero y fue fantástica, quedé impactado porque por fin conocí a chavos y niños con diabetes, me dejé de sentir solo.

Cuéntanos sobre Life for a Child, los beneficios que tienes con este programa y qué significa para ti poder pertenecer.

Carlos: Este programa es muy bueno, ya que hay muchas personas que no pueden solventar las necesidades básicas para tener un buen automonitoreo para su diabetes.  Con ese apoyo, entre otras cosas, agradezco de todo corazón eso.

Para mí es más que un apoyo, es una base importante para el autocontrol de nuestra diabetes.

¿Cómo crees que ha cambiado tu vida desde que llegaste a la asociación y desde que eres beneficiario del programa Life for a Child?

Carlos: Retomando palabras anteriores, me sentía solo y confundido, al llegar a la AMD Guerrero eso cambió, pude platicar con más chavos y chavas con diabetes que sentían lo yo que sentía. Tuve una sensación de alivio ya que me encontré a maravillosas personas comprometidas y con buenos fundamentos tanto, que son educadores en diabetes.

Me platicaron acerca del proyecto de Life For A Child y agradecido y gustoso estoy dentro.

Han sido un gran apoyo, tanto para mí como para muchas más personas.

¿Cómo te animaste a participar en el concurso My life with diabetes?

Carlos: Esta obra con la que participaste, ¿qué significa para ti?, ¿qué quisiste plasmar?

Participé en dos concursos de My life with diabetes. El primero fue en diciembre del 2015 y gané el segundo lugar. El segundo en el que participé afortunadamente gané el primer lugar. 

Con el primer concurso, siendo sincero, no tenía muchas ganas de hacerlo, no quería mostrarlo de esa manera. La directora de la AMD Guerrero me animó y pues lo hice. 

En ambos concursos quise plasmar tal cual es mi vida. Ser yo con mi diabetes en la vida cotidiana. La diabetes es bipolar y eso quise poner… de cómo de momentos malos salen cosas buenas. 

¿Qué te gustaría que supieran otras personas que viven fuera de México sobre cómo es la diabetes en nuestro país?

Carlos: Bueno, la diabetes es igual en todas partes. Lo que cambia es la educación de ella en cada país. Desgraciadamente la población en México le falta algo de educación en este tema. 

Hay grupos, asociaciones y personas como tal que afortunadamente tratan de erradicar todo esto. Poco a poco la educación estará en cada rincón del país.

¿Qué mensaje te gustaría dejar para otros chicos de tu edad con diabetes tipo 1? 

Carlos: Me gustaría conocer las experiencias y poder platicar con ellos. Intercambiar todos esos momentos críticos de la diabetes, hablar de la vida cotidiana y de la diabetes misma.

No hay que perder nuestra meta, nuestra esperanza. Hay que seguir el ejemplo que tuvimos hace tiempo, porque ahora somos nosotros el ejemplo a seguir de muchos.


Este contenido fue posible en parte con el apoyo de Lilly. Beyond Type 1 mantiene un control editorial total de todo el contenido publicado en nuestras plataformas.

ESCRITO POR Karime Moncada, PUBLICADO 09/29/21, UPDATED 10/08/21

Karime, tiene 27 años y vive con diabetes tipo 1 desde hace 12 años. Es egresada de la licenciatura Lengua y Literatura Hispánica por la UNAM. Ella es mamá de un maravilloso ser humano y de dos hijas perrunas. Su diabetes la ha llevado a informarme y reconocerme. Cree firmemente en que las experiencias de las personas nos nutren y enriquecen, es por eso que comenzó a escribir su historia, para devolver un poco de aquello que aprendió leyendo y escuchando de aquellos que, como ella, también viven sus diabetes. sus redes: Instragram: @t1d_karmoncada / @sindosdeazucar su blog: sindosdeazucar.com su página de Fb: https://www.facebook.com/sindozdeazucar/