CAMPANAS DE BODA Y MI BOMBA DE INSULINA


 

No puedo pensar en algo más emocionante para una chica que hablar sobre el día de su boda. La mayoría de las chicas sueñan con todo, desde el vestido perfecto y las flores hasta la comida y la lista de invitados. Vivo con diabetes tipo 1 y llevo una bomba, realmente quise sentirme de lo mejor ese día. Siempre me esmero en “vivir más allá” de la diabetes y la mayor parte del tiempo lo logro, pero algunos días son más difíciles que otros.  Hay momentos en los que no importa lo que haga o cuánto lo intente, no es suficiente. Lo último que quería era que algo relacionado con la diabetes entorpeciera, aunque fuera un poco, la experiencia que iba a ser súper especial.

Hay muchas expectativas cuando tienes tu boda, la fiesta de compromiso… el té nupcial, las despedidas de soltera y soltero; pero con todo esto viene la comida, las bebidas, otras cosas por hacer, las personas a las que hay que complacer y las decisiones que hay que tomar. Mantenerte en calma, recordando que lo más importante de tu boda es el compromiso que tú y tu novio están haciendo, hará maravillas en tu forma de sentir.  Aparte de eso, todo irá de lo mejor.  No te ahogues en un vaso de agua porque el estrés puede descontrolar el nivel de azúcar en la sangre, lo cual no vale la pena. Lo más probable es que sucedan algunas cosas que no estaban dentro del plan, pero trata de dejarte llevar por la corriente.  ¡Mira la situación como una aventura!  Tu boda es la experiencia en conjunto, no solamente ese día.  

¡Uno de los mayores problemas fue mi bomba!  ¡¿Cómo diablos iba a usar mi vestido soñado que me quedaba ajustado y tenía un escote súper bajo?! Cuando fuimos a nuestra primera cita para las modificaciones le mencioné a la modista sobre mi bomba y le enseñé lo “grande y abultada” que era.  Le pregunté si había alguna forma de coser un bolsillo en alguna parte del vestido para ocultarla. Usualmente me gusta colocarme la bomba donde el mundo pueda verla porque de esa forma he conocido mucha gente con diabetes tipo 1. Quiero que las personas vean que aunque tengo diabetes tipo 1, eso no me detiene. El mundo me verá haciendo de todo, practicando paracaidismo y senderismo, usando un traje de baño, comiendo helado, casándome y, algún día, teniendo hijos. No permito que la diabetes  me detenga porque estoy orgullosa de la vida que vivo. Pero todos en la boda ya me conocían. No quería preocuparme de que la bomba estuviera moviéndose de un lado al otro mientras estaba en la pista de baile, así que simplemente pedí un bolsillo. Esta fue la cosa más asombrosa que pude haber hecho. Cada novia con diabetes tipo 1 que lleve una bomba necesita hacer esto. Ni siquiera la sentí. Casi olvidé que tenía diabetes desde el momento en que caminé hacia el altar hasta el momento en que entré a la limosina al final de la noche.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Aproximadamente treinta minutos antes de que caminara hacia el altar, pude sentir que mi azúcar estaba bajando. Hice la prueba y cuando mi medidor lo confirmó, tomé un vaso de jugo de naranja (con champagne, ¡obvio!) y comí un bocadillo. Empecé a sentirme mejor en los siguientes quince minutos y estaba lista. Me aseguré de comer unos cuantos carbohidratos más, un poco más de lo normal ya que no quería arriesgarme a tener mi nivel de azúcar bajo al momento de caminar hacia el altar y decir mis votos. Ya no me medí el azúcar durante el resto de la boda, solamente confié en cómo me sentía. He tenido diabetes tipo 1 por más de quince años así que conozco mi cuerpo. Reconozco cuando tengo mi nivel bajo de azúcar y con frecuencia me doy cuenta cuando lo tengo alto. Mi comida fue principalmente proteína y, aunque tomé un coctel mula de Moscú, no tuve que administrarme insulina porque supe que bailaría bastante y lo más probable es que se mantendría bajo. Me siento de lo peor cuando tengo mi nivel bajo, así que preferí intentar mantener mi azúcar arriba, pero ni siquiera llegó a subir.

Si puedes, come como lo harías en un día normal o lo más cercano posible. Si te apegas a tu programa usual, no tendrás que preocuparte por tener tu nivel muy alto o muy bajo. No permitas que el día gire en torno a la diabetes. Si quieres de tu pastel de bodas, será mejor que comas un pedazo. Si quieres un coctel de autor, ¡tómalo!
No puedo decir que este consejo funcionará para ti porque cada quien es diferente, pero confía en tus instintos. Si no corriges tu nivel de azúcar en la sangre o no tienes los niveles perfectos ese día, no te mortifiques. Tienes toda tu vida para estar dentro del rango. Haz lo mejor que puedas para que te sientas muy bien; este es un día importante para darte un respiro. Piensa por adelantado y planifica un poco, luego disfruta cada segundo.

frontedit

ESCRITO POR Brooklyn Ragsdale, PUBLICADO 08/01/16, UPDATED 08/28/17

Me casé el 28 de marzo de 2,015. Amo mucho a mi perro. Amo a todos los animales; para mí es muy difícil si quiera matar insectos. Amo a Jesús y siempre estoy esforzándome para estar en la realidad ante mis luchas, compartir mi fe y vivir para Él en este bello y desordenado mundo. Lo que más espero es empezar una familia y construir una casa. Mi sueño es ser ama de casa. Me gusta un poco decir palabrotas de vez en cuando (M…). Tengo diabetes tipo 1. Me encanta estar afuera, especialmente cuando estoy tomando café en el patio en la mañana. Soy sensible y emocional y estoy aprendiendo a no disculparme por esto. Quiero iniciar con yoga y meditación. Esta soy yo en pocas palabras. Me puedes encontrar en www.thepastelfox.com.