Las primeras citas


 

Las primeras citas son bastante complicadas. ¿Tengo o no tengo razón? Sí tengo razón.
¿Qué diablos me pongo? Quiere verme el lunes, pero necesito un corte de pelo y Lucy no estará disponible hasta el jueves, tengo que correr a casa y asegurarme de que mis hijos se sientan apoyados por su madre soltera y luego conducir todo el camino de vuelta a Chicago, hace calor y mi frente suda, la ciudad está loca en este calor, necesito parar por gasolina, ¿y si él no es tan lindo como su perfil?, ¿y si es un fanático o su programa favorito es Dos hombres y medio??

Agregale: Nos reuniremos para tomar algo a las 7:30 pero ¿eso se convertirá en cena? Necesito comer, ¿debería comer antes en caso de que SOLO BEBAMOS algunos tragos? ¿Qué pasa si tomo demasiada insulina con la comida que como antes de conocerlo y me siento mal en la mesa? ¿Qué pasa si mi nivel sube y tengo que administrarme varias inyecciones de insulina en diferentes momentos y él piensa que voy al baño a cada rato a vomitar o a drogarme? ¿Qué pasa si él ve mi sitio de MCG (medidor continuo de glucosa) y piensa que soy una bestia horrible?

¿Y si me abraza, porque le gusto y nos estamos coqueteando, y SIENTE mi MCG? ¿Y si él me pregunta qué es?

“Uf, es gran cosa. Maldición. Normalmente no tengo esta conversación hasta que parece que el chico quiere volver a verme”.

Tomo un sorbo de mi vodka y soda, y desearía que mi cuerpo estuviera intacto, así no tendría que pasar por esto.

“¿Tienes diabetes Tipo 1?” él pregunta. “¿Esa es una bomba?”.

Me ilumino por dentro. ¿Cómo sabe siquiera preguntarlo de esa manera? La mayoría de las personas solo dice: “¿Tiene diabetes o algo así?”.

“Sí, tengo diabetes Tipo 1, desde que era niña. No es una bomba, es un MCG”.

Él no sabe qué es un MCG y hablamos de él lo suficiente como para que él lo entienda. Me oye decir que me mantiene con vida porque mi nivel de azúcar puede bajar tanto y tan rápido que estaría al borde de un coma, tendría convulsión o podría morir. Él escucha que me mantiene viva. Entonces, es muy importante.

Le muestro una foto en el sitio web de Dexcom de cómo se ve.

Y él ordena otra bebida.

He sobrevivido a otra de estas conversaciones.

Es difícil tener un dispositivo en mi cuerpo. Me recuerda cada maldito momento en que mi cuerpo me está fallando y necesito avances médicos para seguir con vida. Me recuerda que en cualquier momento mi cuerpo puede simplemente dejar de funcionar simplemente por falta de glucosa.

Tengo una disposición súper feliz. Como, de verdad. Estoy feliz de que me río de todo; que soy más fuerte que la mayoría y que he salido agitando mi puño salvajemente en algunas situaciones deprimentes, riendo todo el tiempo. Esa es la única forma en que puedo superar el constante dolor y la frustración de esta enfermedad.

Para reírme de eso.

Entonces, sí, chico con quien estoy en una primera cita. Soy una cyborg.


Este artículo fue publicado originalmente en Slacker Pancreas.

Lee: Con diabetes Tipo 1 + buscando el amor por Angela Wing.

ESCRITO POR Angela Wing, PUBLICADO 02/06/17, UPDATED 05/10/22

Angela Wing vive en las afueras de Chicago y ha tenido diabetes Tipo 1 desde 1999, cuando tenía 18 años. Ella es madre soltera de dos adolescentes, tiene un gato q quien parece no agradarle, actúa en un show de improvisación de comedia llamado Improv weekly semanalmente en Chicago y escribe con la esperanza de ganarse unos dolares. Si bien le encantan los bocadillos de fruta, realmente quiere una cura para la diabetes Tipo 1. Hasta ese día, ella la usará como una herramienta de comedia y una excusa para salirse de las multas por exceso de velocidad.