Lo que debes conocer del resfriado y la influenza

 

 

Nota del editor: Si bien las tasas de influenza bajaron en 2020 debido a la cuarentena y el distanciamiento social, se espera que la temporada de influenza este 2021 se acerque más a lo “normal”. Las acciones que nos protegen de COVID-19 también pueden protegernos de la influenza, que puede ser más intensa y difícil de manejar junto con la diabetes. Visita coronavirusdiabetes.org para obtener más información sobre lo que puedes hacer como persona con diabetes para mantenerte a salvo de COVID-19 (¡y de la influenza!) hasta que todos estemos a salvo. Este artículo se basa en las recomendaciones e investigaciones actuales de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, por sus siglas en inglés).


Enfermarse puede ser aterrador especialmente cuando tú o algún ser querido viven con diabetes tipo 1. Mientras el cuerpo trata de combatir el virus, los niveles de glucosa se elevan provocando subidas altas y peligrosas. Y cuando no te sientes bien, es posible que se te dificulte no vomitar  los fluidos o inclusive se te dificulte comer, esto también provoca niveles bajos glucosa. Y luego está el problema de los medicamentos, qué  tomar y cuál es la dosis de ser requerido tomar alguno. Hay mucho que se debe considerar, ¡Pero ten esto por seguro!, hemos hablado con doctores sobre lo que recomiendan en términos de planificar con anticipación y el protocolo a seguir en caso de que tú o tu ser querido se enfrente a este virus. Aunque esta estación trae consigo muchos retos para mantenerse saludable, aquí te damos algunos útiles lineamientos generales en caso de que te de influenza o un resfriado.

 

¿Cuál es la diferencia entre un resfriado e influenza?

Un resfriado es una leve infección respiratoria en comparación con la influenza. Aunque ambos provocan dolor de garganta, tos, goteo y congestión nasal, a la influenza la acompaña el dolor de cuerpo, la fiebre y dura más tiempo que un resfriado común.

Ya sea que vivas con diabetes tipo 1 o que cuides a una persona con esta condición, debes planificar con anticipación para estar preparado, no sólo por un resfriado o una afección común y frecuente, sino también por un cuadro complicado de influenza, que se queda más de lo esperado y que puede provocar serios estragos si no se controla.

Plan de manejo para días de enfermedad

Haz un plan con anticipación en caso de enfermarte junto con tu equipo de profesionales al cuidado de tu salud.

  • Lista de recomendaciones medicinales que puedas tomar para aliviar ciertos síntomas.
  • Contacto del doctor, cuándo o dónde puedes localizar al doctor en horarios regulares así como en días festivos.
  • Un plan de acción, (qué hacer en caso de ciertas situaciones) la frecuencia con la que debes revisar tus niveles de glucosa y cuándo debes contactar al doctor, etc.

Abastécete de esos artículos hidratantes y energéticos:

  • Refrescos carbonatados claros, dietéticos y sin cafeína
  • Caldos claros
  • Helados de hielo sin azúcar
  • Gelatina normal
  • Glucosa en gel (de rápida acción para tratar las bajas de azúcar)
  • Bebidas para deportistas bajos en calorías (de rápida acción para los azúcares y electrolitos)
  • Cereal (como la avena)

Consigue tu equipo

  • kit de glucagón (spray nasal, autoinyector o jeringa y vial)
  • tiras/medidor de cetonas
  • termómetro
  • Tylenol* (o Acetaminofeno) para la fiebre
  • medicamento para el resfriado/la influenza

*Advertencia El Tylenol (o Acetaminofén), el reductor de la fiebre y el dolor, es conocido por interferir con las lecturas del Dexcom cgm, así que evítelo o confíe en las pruebas regulares de glucosa en sangre para obtener precisión.

Vacúnate contra la influenza.

Estas usualmente están disponibles en el otoño y se recomiendan ampliamente para aquellas personas que tienen un gran riesgo de complicaciones si contraen influenza.

Lava tus manos.

Lo has escuchado un millón de veces, pero de verdad es una de las mejores maneras de prevenir contraer virus o una infección bacteriana.

Si contraes un resfriado o influenza:

Mantente hidratado: Toma 8 onzas de agua o caldo claro cada hora.

Cuida tu alimentación: Consume  15 gramos de carbohidratos cada hora si tienes una glucosa baja, (al examinarte frecuentemente lo sabrás).

Mantente atento a tus niveles de glucosa en sangre: Mide tus niveles cada 4 horas.

Cuando estás peleando contra una infección, los niveles de tu glucosa tienden a ser un poco más altos, ya que tu cuerpo necesita más insulina de lo usual. Pero si estás severamente deshidratado, no puedes mantener lo que ingieres sin vomitarlo o simplemente no eres capaz de comer, puedes estar experimentando niveles bajos de azúcar. Además, tomar aspirina en grandes cantidades puede provocar niveles bajos de glucosa en la sangre mientras los descongestionantes pueden elevar los niveles de glucosa. En resumen, debes revisar tus niveles de glucosa más frecuentemente si estás enfermo y siempre debes leer tus niveles.

Descarta la posibilidad de tener cetoacidosis.

Mide y revisa tus cetonas si tu nivel de glucosa está sobre los 13.3 mmol/L240 miligramos por decilitro (mg/dL). Llama a tu doctor si presentas algunas cetonas.

Mide tu temperatura.

Si tienes una temperatura de 40°C (103°F) debes contactar  a tu doctor.

Toma los medicamentos prescritos

Si debes elegir entre jarabe o pastilla, se recomienda las pastillas, ya que es más probable que no tenga carbohidratos. También hay jarabes que no contienen azúcar así que siempre revisa la etiqueta y la dosis de insulina adecuada. Ya que no es comida, el medicamento debe ser dosificado.

Puedes tratar la influenza con medicamentos antivirales recetados que pueden aliviar los síntomas y acortar la duración de la enfermedad, como el oseltavimir (Tamiflu). Para obtener los mejores resultados, ponte en contacto con tu médico en cuanto notes los síntomas, ya que el tratamiento es más eficaz cuando se inicia de inmediato.

 


Este contenido ha sido revisado por la doctora en medicina Natalie H. Strand. La Dra. Nat fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a la edad de 12 años. Además de ser especialista en dolor crónico capacitada en la clínica Mayo, ella es la directora de medicina integrativa en el hospital Freedom Pain. Luego de graduarse de su beca, la doctora Nat compitió y ganó en el programa “The Amazing Race” de CBS. Ha trabajado juntamente con organizaciones líderes en diabetes para promover que los diabéticos se ejerciten y tengan una vida saludable.