TATUAJES Y DIABETES TIPO 1

Las personas con diabetes tipo 1 regularmente se preguntan si hacerse un tatuaje es una opción segura para ellos. Tenemos buenas noticias, SÍ te puedes hacer un tatuaje sin riesgos, pero como cualquier otra persona, existe cierto protocolo y cosas que debes tener en mente para asegurarte de tener la mejor experiencia posible con tu tatuaje.

Precauciones de seguridad estándar

  • Encuentra un estudio de tatuajes certificado y con licencia, que cuente con artistas experimentados.
  • Cerciórate de que la aguja que estén utilizando sea completamente nueva y esterilizada.
  • Asegúrate que el artista esterilice su máquina con autoclave después de usarla con cada cliente.
  • Los recipientes de la tinta deben ser desechables.
  • Pídele al artista de tatuaje que te coloque una etiqueta temporal en tu cuerpo de tu tatuaje antes de realizarlo con tinta permamente, así puedes estar seguro qué es exactamente lo que quieres.

Riesgos Específicos en personas con diabetes tipo 1

  • Tiempo de curación

De acuerdo con varios tatuadores y doctores, la única duda con respecto a que una persona con diabetes se haga un tatuaje, es el tiempo de sanación total. Si tu diabetes no está bien controlada, el cuerpo tomará mucho más tiempo en sanar. Es muy importante que tomes en cuenta que tu hemoglobina A1c se encuentre dentro del rango saludable antes de considerar realizarte un tatuaje.

  • Infección

Además del tiempo de curación, el mal control de la diabetes puede hacer el área del tatuaje mucho más propensa a un riesgo de infección. Independientemente de tu A1C, es importante que mantengas vigilado el tatuaje a medida que sana, y seguir las instrucciones de cuidado posterior que tu tatuador te dio.

  • Ubicaciones del tatuaje

Ciertas áreas en el cuerpo pueden ser más complicadas para tatuar que otras si tienes baja circulación sanguínea, lo cual hace que sean más susceptibles a infecciones. Unos ejemplos podrían ser: pies, pantorrillas, tobillos y nalgas.

  • ¡Revisa tu nivel de azúcar!

Dependiendo del tamaño y los detalles de tu tatuaje, tu cita podría durar un buen rato. Asegúrate de llevar tu medidor de azúcar en la sangre, CGM (monitoreo contínuo de glucosa), insulina, bocadillos, fuentes de azúcar de acción rápida (tabletas de glucosa), y cualquier otra cosa que puedas necesitar para mantener tus niveles controlados mientras te encuentres en la silla. Es una buena idea hacerle saber a tu tatuador con anticipación que podrías necesitar tomar unos descansos para chequear tu glucosa y comer unos bocadillos.

Lee “La guía de los novios y las novias para cuidar a alguien con diabetes tipo 1”.