Los técnicos en emergencias médicas no tienen permitido administrar Glucagón

2/22/18

Boston, Massachusetts: Un episodio de hipoglucemia es causado por demasiada insulina o muy poca azúcar en el cuerpo, y si no se trata puede provocar convulsiones, pérdida del conocimiento, pérdida de tejido cerebral y, a veces, la muerte. Cuando una persona con diabetes no puede tomar azúcar por vía oral para corregir el nivel bajo de azúcar en la sangre, se administra la hormona como medicamento de emergencia glucagón para corregir el nivel de azúcar en la sangre rápidamente. En casos extremos como estos, el tiempo es esencial.

Sin embargo, sorprendentemente, un estudio reciente publicado en la revista Annals of Internal Medicine descubrió que si llamas al 911 (urgencias en Estados Unidos) debido a un episodio de hipoglucemia, hay una posibilidad aproximada de 3 en 4 de que el personal de emergencias médicas no pueda administrarte glucagón, el medicamento que salva vidas. El estudio fue escrito por Robert Gabbay, MD, PhD, y director médico en Joslin, Nicole E. Wagner, BA de Joslin, y Peter A. Kahn, MD, MPH, ThM, de la Escuela de Medicina de Yale.

“Lo que no pudimos averiguar realmente fue por qué pasa esto. Desde el punto de vista de un diabetólogo, no tiene sentido”, dice Gabbay, MD, PhD”. Esperamos que al publicarse esto se comience un diálogo para comprender más esta situación e identificar formas en las que podamos remediarla”.

Si bien los paramédicos tienen un entrenamiento médico especializado que les permite administrar más tipos de tratamientos de emergencia como el glucagón, los técnicos de emergencias médicas, no lo tienen. Los paramédicos son los únicos respondedores de emergencia que actualmente pueden transportar y administrar glucagón en la mayoría de los Estados Unidos. Hay casi 200 000 técnicos de emergencias médicas versus solo unos 60 000 paramédicos, lo que significa que puede haber un 75 por ciento de posibilidades de que un respondedor no pueda brindar un tratamiento que potencialmente puede salvar vidas.

Si bien en el proceso para administrar el medicamento se tiene que disolver un polvo en un líquido antes de inyectarlo, el documento encuentra que “estas restricciones son aún más sorprendentes dado que el glucagón es administrado rutinariamente por miembros de la familia”. Además, los efectos secundarios del glucagón no son graves y generalmente incluyen náuseas.

El estudio también reveló que de todas las llamadas relacionadas con la diabetes que recibieron, los despachadores del 911 solo indicaron a los técnicos de emergencias médicas que responderían a una emergencia diabética en el 44 por ciento de los casos. “[Esto] potencialmente aumenta la probabilidad de enviar proveedores que no pueden administrar glucagón a pacientes que sufren de hipoglucemia”, dice el documento.

Actualmente, las leyes en torno a esto varían de estado en estado, lo que hace que implantar un protocolo unificado sea más desafiante. Pero este estudio se puede usar para influenciar a los responsables de hacer las políticas, para crear un programa nacional que enseñe a todos los técnicos de emergencias médicas a administrar glucagón.

“Todo el personal de emergencia debe tener acceso al glucagón junto con la capacitación para administrar el glucagón de manera segura a fin de minimizar los accidentes de tratamiento involuntarios”, afirman el Dr. Gabbay y sus colegas autores. “Garantizar este acceso representa una oportunidad importante para reducir la morbilidad, la mortalidad y los costos de atención médica. Los especialistas en diabetes deben trabajar con el personal médico de emergencia para diseñar planes de estudios para el uso seguro y eficaz del glucagón en todo el país”.


Aprende cómo administrar el glucagón.