LOS TERMÓMETROS Y LA INSULINA

A veces la diabetes nos empuja hasta nuestros límites. A veces parece que estamos llevando nuestras herramientas para la diabetes hasta sus límites.

Si alguna vez te has preguntado cuánto tiempo fue demasiado tiempo para mantener ese vial de insulina en el cajón de tu escritorio en el trabajo, o si accidentalmente dejaste el bolso de la farmacia en el asiento delantero del automóvil durante la noche (en invierno o en verano), revisa esta guía para conocer los efectos de la temperatura en la insulina.

¿A qué temperatura debe mantenerse la insulina?

Cuando guardes la insulina en tu refrigerador en casa para almacenarla a largo plazo, el equipo de MedAngel recomienda almacenarla en un estante central. Esto ayuda a evitar la parte posterior del refrigerador, donde podría congelarse, y la puerta, a pesar de que el estante de mantequilla es un útil estante de insulina, donde la insulina puede calentarse demasiado debido a que se abre y se cierra.

“Recomendamos guardarla en una caja Tupperware o en un recipiente hermético, principalmente en el estante central”, dice Laura Krämer, farmacéutica de MedAngel. “[Almacenarla en] un refrigerador que se usa menos es aún mejor porque abrirlo con frecuencia cambia la temperatura. Por lo general, recibes medicamentos recetados trimestrales o semestrales, por lo que tienes medicamentos en el refrigerador durante al menos tres meses. Es importante hacerlo bien”.

¿Realmente necesito mantener un termómetro con mi insulina?

Si quiere saber con certeza qué le está haciendo tu refrigerador a tus medicamentos, porque como en el caso de otros aspectos de la diabetes, el conocimiento es poder.

Laura advierte: “Hay un monitor de temperatura en cada almacén, barco, avión y camión que almacena medicamentos. Si hay una ligera desviación de la norma, el distribuidor debe llamar al fabricante y consultar según la documentación [para determinar] si el producto todavía está en buenas condiciones para la venta. Pero luego, los medicamentos se quedan en nuestra casa y viajan con nosotros durante meses”.

Sin un termómetro, dice Laura, no hay forma de saber el único factor crucial que influye en su calidad: la temperatura.

Los termómetros basados en aplicaciones como MedAngel pueden viajar contigo y alertarte cuando cambia la temperatura de tu refrigerador y así evitar que las desviaciones de temperatura alteren la efectividad de la insulina.

¿Cuánto tiempo puedo mantener la insulina sellada (sin abrir)?

Toma nota de las fechas de “consumir antes de” y “vencimiento” en tus cajas de insulina. Sí, ¡estas son dos fechas diferentes!

De acuerdo con Consumer Med Safety, los viales de insulina sin abrir pueden almacenarse de manera segura en el refrigerador a una temperatura de 2 °C a 8 °C (36 °F a 46 °F) hasta la fecha de vencimiento.

La insulina no utilizada permanece estable durante 28 días a temperatura ambiente (15 °C a -25 °C, 59 °F a -77 °F).

¿Cuánto tiempo puedo mantener la insulina abierta (en uso)?

La administración de insulina a corto plazo requiere vigilancia para garantizar que la insulina no esté expuesta a temperaturas extremas durante largos períodos de tiempo. Aunque los viales y las plumas tienen pautas diferentes, 28 días es una buena regla para la insulina abierta: guárdala a temperatura ambiente durante cuatro semanas antes de desecharla. Escribir la fecha en la casilla cuando abres un nuevo vial de insulina puede ayudarte a recordar cuánto tiempo hace que se abrió.

Novo Nordisk dio la siguiente recomendación al InDependent Diabetes Trust para su insulina: “Una vez abierta la insulina envasada está estable durante hasta 3 meses en el refrigerador y 6 semanas a 25 ºC (77 ºF). La insulina en los cartuchos es estable por hasta 4 semanas una vez abierta si se almacena a 25 ºC; no recomendamos que los cartuchos en uso se almacenen en el refrigerador”.

¿Qué temperaturas se consideran “extremas”?

La luz solar directa y las temperaturas bajo cero pueden dañar la insulina a nivel molecular. No uses insulina que haya sido almacenada a más de 40 ºC (104 ºF) o insulina que haya estado expuesta a temperaturas de -10 °C a -20 ºC (-4 °F a -14 ºF).

¡Ay no! Congelé mi insulina. ¿Ahora qué?

“Es importante mantener un termómetro con tu insulina porque las temperaturas extremadamente altas o bajas hacen que la insulina no sea efectiva”, dice Laura Krämer. “La mezcla de procesos químicos y de degradación”, dice Laura, “no daña el cuerpo”.

Sin embargo, no intentes usar la insulina, incluso después de que se haya descongelado. “Si se congela, la insulina es completamente ineficaz. Podría llevarte un tiempo descubrir cuál es el problema. Luego podría provocarte niveles bajos cuando uses una insulina efectiva”.

Creo que mi insulina es ineficaz. ¿Qué debería hacer?

En caso de duda, tírala.

Hazte cargo de cualquier hiperglucemia o hipoglucemia como sea necesario. Ten cuidado al hacer el cambio a un nuevo vial o pluma, y asegúrate de que la insulina no haya estado expuesta a las mismas condiciones que hicieron que la anterior fuera ineficaz.

Laura aconseja: “Si terminas una pluma y tiene un 60 % de potencia y luego comienzas una nueva pluma con un 90 % de potencia, te estás dosificando demasiado porque la estás comparando con una insulina que es menos efectiva”. Esto es especialmente peligroso para los niños”.

Mientras tanto, se necesita hacer más investigaciones en esta área, dice Laura. “No hay datos clínicos sobre la frecuencia con que la insulina es ineficaz. Esperamos hacer algún tipo de prueba de calidad con un hospital o con un tercero independiente para buscar más información al respecto. Con suerte durante el próximo año”.

Lee más sobre el termómetro MedAngel y cómo ayuda en el control de la diabetes.

REFERENCIAS:

CONSUMER MED SAFETY: STORAGE OF INSULIN (ALMACENAMIENTO DE INSULINA)

INDEPENDENT DIABETES TRUST: STORING INSULIN (ALMACENAR LA INSULINA)

MEDANGEL: STORING TEMPERATURE-SENSITIVE MEDICATIONS CORRECTLY (ALMACENAMIENTO DE MEDICAMENTOS SENSIBLES A LA TEMPERATURA CORRECTAMENTE)