Manejando con Cuidado: No solo la Glucosa; también un Vehículo

12/14/17
ESCRITO POR: Mariana Gómez

 

 

Cuando fuimos diagnosticados con diabetes Tipo 1 muy pequeños todo parecía sumamente fácil. Claro, mamá y papá se encargaban de todo y aunque uno poco a poco se iba responsabilizando de su cuidado la verdad es que el trabajo complejo lo hacían mamá y papá. Bueno, al menos así fue cuando yo fui niña.

Desde el día 1 supe que el manejo de la diabetes Tipo 1 es siempre intenso. Con intenso no me refiero a lleno de gritos sino a que requiere decisiones correctas y ágiles, correcciones veloces, manejo saludable de situaciones estresantes y muchas otras cosas. Claro, la intensidad no sólo está en el manejo sino en nuestra capacidad para, emocionalmente poder soportar todo eso y muchas otras cosas. No, no todos tenemos éxito siempre. En esta intensidad y en esta diabetes también de pronto aparece nuestra vida. Como humanos normales, y es que si me preguntan a mi, mi vida se adapta enteramente a mi diabetes y jamás al revés. Claro, la diabetes no me define pero, mis acciones dependen en su totalidad de cómo están mis niveles de glucosa en sangre y con frecuencia he tomado malas decisiones bajo el efecto de una glucosa fuera de rango.

Otras hazañas: manejar un auto

Cuando uno envejece y se transforma en adulto vienen otra serie de planteamientos como: manejar un auto. Claro, lo sabemos: el manejo glucémico y pareciera que de pronto es un disco rayado pues lo oímos sin parar pero, en el caso de manejar un vehículo de verdad que hacer tanto énfasis no es jamás exagerado.

En mis muchos años viviendo con diabetes me encontré con un nivel de glucosa peligrosa estando al volante. No sólo puse en riesgo mi vida sino la de mis acompañantes y la de otras personas que pasaban caminando o que manejaban cerca de mi. Soy responsable de mi pero, también soy responsable de mi entorno cuando se trata de tomar el volante. Aquí algunas recomendaciones que esperamos encuentres útiles.

Trayectos largos, pausa y medir glucosa

Si saldrás en carretera en un camino largo, procura tomar descansos cortos de vez en cuando. Además de que te sentirás menos cansado, podrás aprovechar para ir al baño y medir tus niveles de glucosa en sangre. Si sospechas de una baja en los niveles de glucosa en sangre, detén tu camino en algún punto seguro, mide tu glucosa y actúa en caso necesario.

Fuentes de glucosa a la mano

Nuestra recomendación es no salir jamás en un viaje en auto sin una fuente de hidratos de carbono. Si tuvieras una hipoglucemia y la necesidad de detenerte a comprar algo quizá demorarías mucho y esto resultaría muy peligroso. Coloca pastillas de glucosa, dulces o jugos en un lugar donde no te sea muy complicado alcanzarlo en caso de que lo necesites. Las guanteras de los autos son buen lugar para tener unos cuantos dulces o paletas disponibles.

Indica tu destino a tus seres queridos

 Este es otro punto que debes seguir incluso si no vives con diabetes. Indicar la hora a la que sales y el lugar al que te diriges puede ser útil especialmente si llegaras a necesitar ayuda.

¿Insulina a bordo? ¿Tendencia?

Antes de iniciar tu recorrido analiza tus acciones previas. Si no utilizas un medidor continuo de glucosa realiza un análisis de la insulina que aún hay en tu organismo y mide tu glucosa en sangre para ver si necesitarás un snack a medio camino o si vale la pena que consumas una colación antes de salir.

Snacks para un camino largo

Identifica en tu camino, especialmente si este es largo, zonas donde puedas parar a tomar agua y analizar tus niveles de glucosa en sangre. Las casetas de peaje son buena alternativa si sales a carretera. Llevar algunos snacks con carbohidratos y otros sin carbohidratos pueden ayudarte a tener un viaje más placentero.

Datos de identificación

Este punto aplica para todos, lleva contigo siempre una identificación médica donde se lea claramente que vives con diabetes. En caso de tener un accidente quienes te ayuden podrán tener precaución en medir tus niveles de glucosa en sangre y emplear sueros no glucosados en caso de que tus niveles se encuentren en cifras que no lo requieran.

Reconoce cuando NO debas conducir 

Si pasas por una hipoglucemia moderada, la recomendación es NO sentarte frente al volante por lo menos durante una hora para darle la oportunidad a tu cerebro de recuperarse por supuesto deberás medir tus niveles de glucosa en sangre para asegurarte de poder conducir.

Si tuviste un episodio severo de hipoglucemia (es decir, cuando necesitas de la ayuda de un tercero para manejarla) no deberás conducir durante las próximas 24 horas y hasta que haya niveles aceptables. Estos solo los podrá determinar tu equipo de profesionales al cuidado de tu diabetes. Te sugerimos no conducir hasta que hayas realizado, junto con tu equipo de profesionales al cuidado de tu diabetes, los ajustes y el análisis necesario en tu manejo para que no vuelva a presentarse este incidente y te sientas tranquilo.


 

¿Tienes una historia que quieras compartir? ¡Únete a la aplicación para contarle a la comunidad de Beyond Type 1!

 

Mariana Gómez

Mariana fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 hace varias décadas. Ella es psicóloga y educadora en diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros www.dulcesitosparami.com Ella es vocero por la diabetes tipo 1 en América Latina. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Comunidad en Beyond Type 1. Ella es mamá de un adolescente. Vive en la Ciudad de México y ama los unicornios.