Más que un Diagnóstico

9/12/19
ESCRITO POR: Janae Gray

Mi diagnóstico

Ser diagnosticado con diabetes Tipo 1 es mucho más que un simple diagnóstico, me gusta considerarlo un punto de inflexión. De hecho, no es en sí el aspecto de ser diagnosticado con diabetes Tipo 1 lo que tiene más importancia, sino más bien, el abandono de tu antigua vida, tu antiguo yo y entrar a una nueva travesía que te obliga a ser más fuerte de lo que eras antes. 

Recuerdo el síntoma final y más alarmante que finalmente me envió al límite en mi travesía de diabetes Tipo 1: había perdido 20 libras en cuestión de dos semanas y, como ávido aficionado al gimnasio, apenas podía creer lo que estaba sucediendo. Me encanta la sensación de empujar mi cuerpo más allá de sus límites para ser más fuerte y estar más apto para mis futuros esfuerzos en el mundo del fitness. Entrenaba cinco o seis días a la semana y comenzaba a sentir que finalmente estaba sobrepasando mi límite de resistencia y que estaba viendo el progreso que estaba buscando en el gimnasio, pero luego sucedió: la diabetes Tipo 1 llegó y me retrasó enormemente en lo que respecta a mis objetivos de fitness. 

No hay nada peor que sentir que no puedes controlar lo que le está sucediendo a tu cuerpo, sentí que era un visitante en un cuerpo con el que ya no estaba familiarizado. Después de mi diagnóstico, me sentí muy débil y deteriorado. Tuve que comenzar de nuevo, a desarrollar no solo mi cuerpo sino mi mentalidad desde cero. Mantenerme constante en el gimnasio ya es algo bastante difícil en ausencia de diabetes, pero cuando se agregó esto a la mezcla, sentí que era casi imposible volver a donde quería estar. 

Recuerdo estar muy frustrado conmigo mismo. ¿Cuándo iba a lograr realizar 15 minutos de actividad física sin que mi nivel de azúcar en la sangre se desplomara? ¿Por qué estaba experimentando fatiga extrema durante cada levantamiento? ¿Se detendrían estos picos de azúcar en la sangre después del entrenamiento? Todas estas preguntas flotaban en mi cabeza, pero la pregunta más importante era: ¿Cuándo volveré a ser yo?

Mis tres consejos más importantes

  1. Paciencia. Parece una palabra muy simple, pero cuando dedicas días enteros a formar tu cuerpo como lo quieres y de repente todo ese progreso se pierde en cuestión de semanas, puede ser frustrante. Recuerdo mirarme en el espejo y no reconocer a la persona que me devolvía la mirada. Aunque fue aterrador, fue mi motivación y encendió mi fuego con respecto a volver a donde estaba antes. No sucedió de la noche a la mañana y sin duda no sucedió en el tiempo que quería, pero ahora estoy en un momento en el que me siento más fuerte que antes de mi diagnóstico. Si la paciencia no te resulta fácil (no te preocupes, a mi tampoco me resulta fácil) quiero decirte que vale la pena seguir trabajando duro todos los días porque puedes ser una persona aún más fuerte de lo que eras antes de un retroceso. 
  2. Separa tus entrenamientos de tu diabetes. La diabetes Tipo 1 te consume. Es un trabajo de tiempo completo del que nunca puedes tomar vacaciones. Nunca puedes ausentarte por enfermedad o pedir que cubran tu turno. Tomas tus propias decisiones médicas las 24 horas, los 7 días de la semana, y eso se vuelve agotador. Cuando se trataba de hacer ejercicio, tenía que encontrar una manera de separar mi diabetes de mis entrenamientos. Ir al gimnasio es un momento terapéutico para mí, dedico al menos 1 hora todos los días a dedicarme exclusivamente a mis entrenamientos. Me desconecto de todo lo demás y me concentro en lo que me hace feliz y cuáles son mis metas para el entrenamiento de ese día. Por supuesto, tienes que ocuparte de un nivel bajo o alto de azúcar en la sangre si se sale de control, pero me doy un respiro durante mi tiempo de entrenamiento y me deshago del estrés del manejo de mi diabetes. Este fue un consejo difícil de aprender y es algo en lo que todavía estoy trabajando, pero no fue hasta que empecé a hacerlo intencionalmente que comencé a ver las ganancias que ansiaba ver. Mi lema es siempre: “Entrena como si no tuvieras una enfermedad crónica todos los días”.
  3. La comida es combustible. Estoy seguro de que todos podemos estar de acuerdo en que después del diagnóstico, la comida fue algo complicado. Aprender a contar los carbohidratos y calcular cuánta insulina administrar para ciertos alimentos puede ser muy frustrante. No fue hasta que empecé a escribir diligentemente qué alimentos me funcionaban o qué alimentos ponían mi nivel de azúcar en la sangre en un frenesí, que comencé a tener una sensación de normalidad con mis entrenamientos. Entre más control tenía sobre mi nivel de azúcar en la sangre, más progreso veía en el gimnasio. Creo que este proceso de encontrar qué alimentos funcionan para ti es clave para preparar realmente tu cuerpo para ser entrenado y condicionado como te gustaría que fuera. Elegir carbohidratos saludables en lugar de carbohidratos procesados o asegurarte de que las proteínas que consumes sea satisfactoria para ayudar a alimentar tu cuerpo es crucial para recuperarse de ser diagnosticado con diabetes Tipo 1.

Hacia adelante + hacia atrás

Llevo 5 meses en esta travesía y puedo decir honesta y orgullosamente que he recuperado mi vida. Mi físico ha superado con creces lo que era cuando estaba entrenando antes de la diabetes Tipo 1 y puedo contribuir al hecho de que este diagnóstico me hizo apreciar y utilizar cada segundo de mi tiempo que paso en el gimnasio. Me siento más fuerte tanto mental como físicamente y tengo que agradecerle a la diabetes Tipo 1 por eso.

Hay días en que no quiero tener esta enfermedad, pero trato de poner todo en perspectiva. Puede que no sea la persona que era antes del diagnóstico, pero la persona que soy ahora ha superado por mucho al antiguo yo. Es una lucha todos los días, pero te empuja más allá de tus límites, más allá de tu zona de confort. Te hace cambiar de una manera que tal vez nunca te imaginaste. Es más que un simple diagnóstico, es un punto de inflexión para ser una mejor versión de ti mismo todos los días. 


Revisa nuestro contenido sobre estilo de vida y ejercicio aquí.

Janae Gray

Janae Gray es una entrenadora personal y entusiasta del fitness que se embarca en un viaje de la vida para alentar e inspirar a los diabéticos tipo 1 a vivir sus vidas más saludables. Su lema es: "Entrena como si no tuvieras una enfermedad crónica todos los días". A través de sus plataformas de redes sociales, Janae muestra positividad y motivación para todos los que buscan ser la mejor versión de sí mismos que puedan ser. ¡Síguela en Instagram en Type1_Nae para acompañar su viaje!