Mentora de “We Are Diabetes” nos cuenta su historia

2/7/19
ESCRITO POR: Julie Vagle

 

Hay un poco de ironía alrededor de mi diagnóstico de diabetes Tipo 1: ¡descubrí que tenía diabetes Tipo 1 en mi evaluación de ingesta para el tratamiento del trastorno alimentario!

Había estado en recuperación completa por el trastorno alimentario durante más de cinco años, pero en los seis meses anteriores a ser diagnosticada, algunos factores estresantes de la vida desencadenaron mi depresión y los problemas de imagen de mi cuerpo volvieron. En este momento, noté que estaba perdiendo mucho peso y estaba provocando más pensamientos desordenados en mí. Terminé enfermándome mucho antes de aceptar que probablemente necesitaba tratamiento hospitalario para mi trastorno alimentario.

En mi evaluación inicial, mi nivel de azúcar en la sangre era de casi 600 mg/dl y me enviaron de inmediato a un hospital local. Aprendí a administrarme inyecciones y contar carbohidratos y empecé a absorber toda la información que necesitaría para que mi vida avanzara. Fue muy abrumador. La realidad de ser diagnosticada con diabetes Tipo 1, y el proceso de duelo que viene con el diagnóstico de una enfermedad crónica, junto con mis pensamientos desordenados sobre los alimentos y la imagen corporal, se habían vuelto devastadores.

Un mes después de mi diagnóstico de diabetes Tipo 1, volví al tratamiento y recibí apoyo para mi trastorno alimentario, pero todavía no estaba lista para aceptar mi nueva vida con diabetes. Antes de tocar fondo, casi nunca estaba conectada a mi bomba y dejé de usar mi MCG (medidor continuo de glucosa). Apenas tenía la energía para pasar el día. Mi equipo de tratamiento me sugirió muchas veces un mayor nivel de atención (como paciente interna), pero no creía que lo necesitara; no me daba cuenta de lo enferma que estaba.

Finalmente me amenazaron con obligarme a ponerme en tratamiento. Recuerdo que le pedí a todos en mi equipo de tratamiento que me dieran una oportunidad más. Les dije que si mi nivel de azúcar en la sangre no estaba por debajo de los 300 mg/dl para esa misma semana, iría a un hospital. Ellos estuvieron de acuerdo.

Fue en ese momento, cuando casi me arrebataron todo, que decidí canalizar mi terquedad en una nueva dirección: ¡la recuperación! Decidí que ya no quería sentirme enferma y quería tener la oportunidad de tener un bebé, y una vida que no fuera dictada por un trastorno alimentario. Ese día me di cuenta de que ya no podía ignorar mi diabetes. No podía permanecer en la negación y esperar que simplemente desapareciera.

Finalmente empecé a ser honesta con mi sistema de apoyo. Continué el tratamiento ambulatorio y cada semana me volví más fuerte, física y mentalmente. Mi esposo y yo volvimos a hablar de nuestros sueños de formar una familia, algo que ambos queríamos desde hace mucho tiempo.

¡Tres meses después de que había tocado fondo, descubrí que estaba embarazada! No podía creer que después de todo lo que había pasado con mi cuerpo había podido concebir un hijo. Tuve un embarazo muy saludable y estoy muy agradecida por mi bebé milagro, Blake.

Siempre me ha encantado poder ayudar a los demás, es realmente mi pasión. Sin embargo, me he dado cuenta de que no puedo ayudar a otras personas hasta que yo pueda ayudarme a mí misma. Espero que mi historia de recuperación de un trastorno alimentario y de aceptación de la diabetes pueda llegar a alguien que se siente solo. Por favor, ten en cuenta que: hay esperanza, hay sanación, ¡y hay una luz al final del túnel!

 

 

 

Julie Vagle

Julie Vagle fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 durante una evaluación de su trastorno de la alimentación. Ella peleó contra las dificultades físicas y emocionales de su trastorno para crear hábitos saludables para el manejo de su diabetes Tipo 1. Ella usa su tiempo con su esposo y su hijo Blake.