Mi diagnóstico en Islandia


 

Cuando me mudé a Islandia en enero de 2016 para entrenar patinaje artístico, sabía que me mudaba a uno de los países más sanos y más seguros del mundo. Con una población de solo 330,000. En Islandia es común ver a los niños solos en los autobuses públicos y a los bebés que duermen la siesta en sus carriolas, abandonados intencionalmente fuera de las cafeterías. Me había mudado al país más seguro y saludable del mundo, sin embargo, era mi propio cuerpo el que llevaba el peligro por dentro.

Cuando recuerdo, me pregunto, cuándo fue exactamente que se desarrolló la diabetes Tipo 1. ¿Cuándo fue exactamente que el sistema inmune decidió comenzar a atacar mis células beta, que son las productoras de insulina? ¿La tenía un mes antes de mi diagnóstico cuando fui a una parte lejana del Distrito de Lagos de Inglaterra para localizar un hotel que es propiedad de un familiar?

A comienzos de septiembre, noté que literalmente, durante la noche, ambos tobillos estaban dolorosamente hinchados. Me torcí el tobillo derecho y desarrollé una contusión de hueso varias veces durante mis años como patinadora artística competitiva y una vez me torcí el tobillo izquierdo después de caer por la escalera de un albergue en Praga, pero fue extraño notar que ambos estaban hinchados a la vez. Me cansaba todo el tiempo, sin importar cuánto café bebía o cuánto dormía. Cada mañana, ponía ocho alarmas, para animarme a despertar y a hacer algo productivo. Siempre apagaba todas las alarmas, excepto los días en que tenía que salir de mi casa a las 6 a. m. Caminaba media hora hasta la pista con mis tobillos dolorosos y cada vez era más y más lento.

Un día llegué a casa del trabajo al atardecer y me quedé dormida desde las 6 p. m. y no me desperté hasta las 11 a. m. del siguiente día.  No podía recordar si alguna vez dormí tanto tiempo. También tenía sed excesiva. El plan del día era ir a bares de jugos y beber agua. Pensé que tenía una infección renal, fui a una tienda importadora americana para comprar un jugo de arándano y me detuve para tomar el galón entero de una sola vez. Cuando me subí a la báscula, vi que había bajado once libras, este peso no lo había tenido desde mi duro entrenamiento en patinaje artístico. Durante una semana, me despertaba todas las mañanas y me sentía debilitada por las náuseas y los mareos. A pesar de que estaba perdiendo peso, noté que tenía mucho apetito y comía más de lo normal. Iba a Laugavegur, la calle más concurrida de Islandia a comer porque vivía sola y me preocupaba que me pudiera desmayar.

Hasta este punto, sabía que algo andaba mal y traté de contactar a mis empleadores para saber más sobre el seguro de salud y cómo ver a un médico. Nadie me respondió. Le dije a mi familia que me sentía mal, pero pensaron que solo se trataba de ansiedad. No recuerdo exactamente cuándo fue que yo misma me diagnostiqué con diabetes, pero fue al principio de la enfermedad. Finalmente encontré a alguien que me llevó con un médico, pero el médico no me tomó en serio. Él dijo: “Tus tobillos probablemente están hinchados por estar de pie tanto tiempo en tus patines de hielo”. Eres joven y saludable y estás bien”. A petición mía, firmó un análisis de sangre pero ya era tarde, un viernes por la noche, así que tuve que esperar hasta el lunes por la mañana.  Un estudiante de medicina me dijo que debía consolarme en el hecho de que mi estilo de vida no me convertía en una candidata primordial para la diabetes tipo 2 y que a los 23 años ya era demasiado tarde para que me diagnosticaran la diabetes Tipo 1. Empecé a sentirme un poco mejor y la diabetes ya no parecía probable, pero de todos modos me hice el análisis de sangre.

El martes, decidí que tenía que hacer algo sobre lo que yo pensaba que era una infección renal. Mientras esperaba para ver a un médico, recibí una llamada telefónica en la que me decían que mi nivel de azúcar en la sangre era demasiado alto y que debería ir a urgencias inmediatamente. Como ya estaba en el consultorio, el médico me llamó y observó mis resultados de análisis de sangre. Mi A1c fue de 9.5 y mi glucosa en ayunas fue de 342 mg/dL19 mmol/L.

No tenía idea de lo que significaban esos números, pero sabía que el nivel alto de azúcar en la sangre confirmaba mis sospechas de diabetes. Me dieron medicamentos para la diabetes tipo 2 y me enviaron a mi casa. Al día siguiente, me llamaron del consultorio, donde el médico me dijo que había pasado la noche consultando con otros colegas y que todos pensaban que realmente tenía diabetes Tipo 1. Me enviaron al centro de diabetes donde me mostraron cómo controlar mi nivel de azúcar en la sangre. Observé el medidor y vi que el número decía 360 mg/dL20 mmol/L. Entonces, me dijeron que lo normal era de 72 a 108 mg/dL4 a 6 mmol/L. El inglés no era su idioma materno, así que buscaron información por mí de Australia, el Reino Unido, Canadá y Estados Unidos, como casi todo en Islandia es importado, ¡mis plumas de insulina estaban en danés, mi medidor en alemán y mi cuaderno de bitácora en islandés!

El centro de diabetes en Islandia era enorme. Me llamaron a los pocos días para consultar con los médicos y una nutricionista.  Al principio, anotaba cada número y se lo enviaba a una enfermera. En Islandia, el seguro de salud es un sueño. Podría ir a cualquier farmacia en el país, proporcionar mi número de seguro social islandés y conseguir tantas tiras reactivas, lancetas y agujas que necesitara y de forma gratuita y la cantidad prescrita de insulina por una pequeña cantidad de dinero. Muchos estadounidenses me advirtieron que no volviera a mi país de origen para lidiar con la costosa atención médica, pero ya era hora de que volviera a casa y no iba a dejar que la diabetes me obligara al exilio. Sin embargo, lo recuerdo con gratitud porque me diagnosticaron en un país donde el seguro de salud es casi gratuito y la atención médica es de primera clase.


Lee: Los viajes con la (nueva) diabetes de Gretchen Otte.

 

 

ESCRITO POR Crystal Chilcott, PUBLICADO 01/29/17, UPDATED 08/07/21

Crystal fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 a la edad de 23 años mientras vivía en Islandia y regresó a su casa en Colorado. Como viajera a 24 países y 30 estados y bloguera de viajes en www.strangerinastrangeland.co, su diagnóstico de diabetes ha sido, "la tierra más extraña que ha visitado hasta ahora." Su libro para niños sobre el patinaje artístico con diabetes Tipo 1 está a punto de publicarse y, en junio de 2017, llevará su programa para la diabetes al escenario de Miss Colorado.