MI MÉDICO ME DESPIDIÓ COMO PACIENTE
1/8/18
ESCRITO POR: DANIEL J. VILORIA

 

Mi médico me despidió como paciente, y fue lo mejor que me ha pasado:

Hace unos años, dejé de preocuparme. La diabetes para mí era lo que acababa con mis sueños. Quería unirme a la Marina y descubrí que tener diabetes lo hacía imposible. Yo quería ser cineasta y aprendí que eso no me iba a dar el seguro médico que necesitaba. En un momento me sentí inspirado para ser un ciclista de largas distancias, pero nunca pude tener suficiente tiempo libre para entrenar. Frustrado y desanimado, ya no podía cuidarme a mí mismo. Comencé a faltar a las citas con mi endocrinólogo porque no quería que me dieran un sermón de que no estaba manejando muy bien mi diabetes. Y mientras más empeoraba mi diabetes, más infeliz estaba en casa y en el trabajo.

Con el tiempo llegó el día en que me quedé sin insulina y no me quedaban más recetas médicas para rellenar mis medicamentos. Mi A1c estaba en 12 % esta vez. No tuve más remedio que programar una cita con mi endocrinólogo, a pesar de que dudaba en hacerlo. Mientras esperaba a que me viera el asistente médico para mi regaño habitual, tuve un mal presentimiento sobre esta visita. En lugar del asistente, mi médico, al que no nombraré, entró.

Era la PRIMERA vez que lo veía desde mi primera cita en su oficina, hace años. Él vino a decirme que su oficina había tenido una reunión sobre mi comportamiento y lo que iban a hacer conmigo. Mi médico me dijo que entre mi falta de control de mi nivel de azúcar en la sangre, el uso correcto de mi bomba y la falta de varias citas, no solo me estaba matando a mí mismo, sino también a todos los que estaban en esa oficina. No sabía que mis números significaban poner la oficina en riesgo de perder sus fondos.


Mi médico también dijo que si continuaba por el camino en el que me dirigía, con el tiempo terminaría en una de sus clínicas, ciego y con extremidades amputadas. Luego sacó un espejo de uno de los cajones del gabinete y preguntó: “¿Has usado uno de estos antes? Porque necesitas observarte por un tiempo largo y tendido”.

Comencé a llorar. Entonces ocurrió el golpe final. Mi médico, con la voz más tranquila y directa, me dijo: “Creo que debes buscar atención en otro lado”. ¿Tal vez con tu médico de atención primaria? Me despidió. En ese punto, mi larga caída comenzó. Me deprimí, ya no entendía el sentido de mi trabajo, y renuncié. Tuve problemas para solicitar y lidiar con los servicios médicos del condado para conseguir mi insulina.

Para mantenerme, tomé más trabajo de cámara y edición de video, y desarrollé mi compañía de producción de video, Omnistories Event Cinematography. A pesar de que estaba haciendo lo que amaba, todavía no estaba cuidando espectacularmente mis niveles de azúcar en la sangre. Mis lecturas de A1c todavía estaban en el rango del 8 %. Fue entonces cuando la diabetes me golpeó bastante duro. Empecé a experimentar signos de retinopatía diabética. Tener la visión borrosa era algo con lo que era difícil de lidiar porque era un director de fotografía, y los directores de fotografía necesitan una buena visión. Temía que me estuviera quedando ciego, pero después de una serie de tratamientos con láser para ojos, mi vista se estabilizó.

Una vez que superé el miedo y la ansiedad, me comprometí a no cumplir el destino que mi exendocrinólogo había profetizado. De ese compromiso surgió mi decisión de subirme a la bicicleta. De andar en bicicleta, llegó un voto renovado de andar en bicicleta a largas distancias. Pensé que si establecía un objetivo grande que requeriría la alineación perfecta de actividad y dieta, entonces el cuidado de mi diabetes vendría automáticamente.

Mi objetivo actual ahora es montar mi bicicleta 600+ desde el Centro de Entrenamiento Olímpico de San Diego hasta el puente Golden Gate en San Francisco. Estoy utilizando una bomba de insulina y tengo un CGM (medidor continuo de glucosa, por sus siglas en inglés) que se conecta a mi teléfono móvil. Mi nuevo endocrinólogo está trabajando estrechamente conmigo para asegurarme de que pueda evitar la hipoglucemia y la hiperglucemia graves mientras uso mi bicicleta. Emocionado por este nuevo objetivo, lo compartí con algunos de mis amigos, familiares y compañeros cineastas. Ahora estamos trabajando en un documental llamado Two Wheels and a Dream (dos ruedas y un sueño), que será un largometraje que me seguirá en mi viaje por la costa de California para dominar mi diabetes. Es una película que esperamos inspire a muchas otras personas que viven con diabetes, a lograr su propio avance.

Hoy, estoy viviendo los sueños que inicialmente tuve que abandonar. Incluso encontré la manera de combinar dos de mis pasiones: el ciclismo y el cine. Y, aunque todavía así no puedo unirme a la Marina, espero que el mensaje y la lección de mi documental sean una postura y una lucha por la libertad de las personas con diabetes en todas partes. Así que gracias a mi exmédico Sin nombre. La hermosa vida que estoy creando tiene sus raíces en tu amor con mano dura. Mi última lectura de A1c fue del 7.2 %, y estoy en camino de estar en el rango del 6 % después de mi primer recorrido por el país.

 

DANIEL J. VILORIA

Mi nombre es Daniel J. Viloria, pero sigo mi sobrenombre, Deejay (pronunciado diyei). Nací en San Diego y me mudaba por todo el país porque mi padre estaba en la Marina. Me diagnosticaron diabetes tipo 1 cuando hice la prueba para entrar al equipo de básquetbol junior, a los 12 años. Vivo en Murrieta California y tengo una compañía de producción de videos llamada Omnistories. Actualmente estoy trabajando en un proyecto de película documental que explora la experiencia de tener diabetes, mientras aún logro mis sueños de ser un ciclista recorriendo el país.