La historia de mi Tiroides

6/11/17

El día que me sacaron la tiroides fue cualquier cosa menos ideal, bueno… de algunas formas. Me sacaron la tiroides con éxito, pero todo al alrededor de eso no fue tan fácil. Entre urticarias, altos niveles de azúcar en la sangre y el papeleo perdido, sin duda fue una aventura. Pero empecemos por el principio.

Estaba en el bachillerato cuando me diagnosticaron la enfermedad de Graves. Probablemente hayas oído hablar del Síndrome de Hashimoto; bueno, esto es exactamente lo contrario. La Graves es una enfermedad autoinmune que causa hipertiroidismo, también conocido como sobreproducción de hormonas tiroideas. Es el resultado de una sobreproducción de un anticuerpo llamado TSI, inmunoglobulina estimulante de la tiroides, que tiene un efecto similar al de la TSH, la hormona estimulante de la tiroides. Los anticuerpos TSI hacen que la glándula tiroides produzca un exceso de hormona tiroidea.

La causa exacta es desconocida (como la diabetes Tipo 1, ¡ja!), pero una de las teorías sobre el comienzo de la Graves es que emerge debido al estrés o una infección. Una infección puede desencadenar anticuerpos que reaccionan de forma cruzada con el receptor de TSH. Es similar a la teoría sobre la aparición de la diabetes Tipo 1 después de una infección (¡ja, otra vez!). Cuando tenía 7 años, tuve amigdalitis algunas semanas antes de que me diagnosticaran diabetes Tipo 1… ¿entonces será que es cierto? Me diagnosticaron la enfermedad de Graves y la enfermedad celíaca casi al mismo tiempo, no recuerdo cuál fue primero, y tal vez el estrés de una hizo que mi cuerpo provocara la otra.

Ni siquiera me había dado cuenta de que tenía la enfermedad de Graves antes del diagnóstico, porque nada se sentía necesariamente mal. También estoy acostumbrada a lidiar con el dolor o las pequeñas molestias corporales, porque odio odio odio el hecho de ir al médico, no importa lo mucho que me caiga bien ese médico o que sepa que va a ayudar. Después del diagnóstico, ¡me di cuenta de que mi tiroides era la razón por la que estaba caliente todo el tiempo! Sudaba profusamente todos los días sin ninguna razón; en realidad era súper vergonzoso porque no importaba lo que hiciera, no paraba. Aparentemente, la intolerancia al calor es uno de los grandes síntomas, por lo que de repente todo tuvo sentido.

Empecé a tomar metimizole, un medicamento antitiroideo, y seguí mi camino feliz, sin pensar realmente en mi tiroides. Nadie me explicó nunca lo que hace una tiroides o por qué es importante, así que simplemente asumí que no era gran cosa. Estaba bastante equivocada.

En enero de 2013, mi tercer año en la universidad, estaba en la ciudad de Nueva York, estudiando en la Parsons School of Design (escuela de diseño Parsons), y fui a una nueva endocrinólogo en el Naomi Berrie Center. Fui a su oficina y hablamos un poco sobre la diabetes. Cuando mencioné lo de mi tiroides, ella jadeó, extendió la mano sobre su escritorio y me tocó los codos. Ella se puso de pie y dijo: “Ven conmigo”. Me sacó de la sala y caminamos por el pasillo hasta el especialista en tiroides.

“¡Mira a esta chica!” Exclamó mientras entraba a la oficina del médico. “¡Ella es el ejemplo PERFECTO de hipertiroidismo! Mira sus ojos abultados, lo mucho que suda, su piel está muy cálida. ¡Ella debería estar frente a los estudiantes de medicina!”. Estaba parada allí estupefacta y confundida mientras me examinaban. Me dijeron que mi tiroides se sentía agrandada, y me explicaron que se supone que solo debes tomar un medicamento antitiroideo durante algunos años, como máximo. Después de eso, si no regresas a la normalidad, se requiere una acción drástica.

Piensa en tu tiroides como un péndulo. Tu tiroides debe sentarse perfectamente en el medio. Tu cuerpo necesita la hormona tiroidea para funcionar: la tiroides es el jefe, el motor del automóvil en tu cuerpo. Esta pequeñita es la que mantiene tus células en movimiento y saludables, asegurándose de que tengan suficientes nutrientes y oxígeno para continuar. Las hormonas tiroideas ayudan con la función muscular y nerviosa en tu corazón, tu respiración y tu uso de oxígeno, tu temperatura corporal y tu sistema nervioso. Aumenta la utilización de nutrientes, asegura el crecimiento celular normal y mantiene bajo control los niveles de calcio y colesterol del cuerpo. Entonces, si el péndulo está atascado de una forma u otra, en vez de estar en el medio, tu cuerpo se descontrola. Y si tienes hipertiroidismo, se supone que tu tiroides se equilibrará hacia el centro finalmente. Pero la mía no.

De vuelta en el consultorio del médico, estaba nerviosa. Hablaban de yodo radiactivo y cirugía. ¡¿Cirugía?! Radiactivo, ¿qué? ¡¿Se suponía que debía poner eso en mi cuerpo?! Mientras salía estremecida, llamé inmediatamente a mi madre para decirle que necesitaría cirugía en mi cuello o tomar veneno tiroideo radioactivo. Estaba aterrorizada mientras estaba parado en la calle donde hacía mucho viento cerca de la estación de metro de la 168th Street en Washington Heights. Me sentía sola y asustada. Nunca había escuchado que esto le ocurriera a nadie, excepto a aquellos con cáncer. ¿Tenía cáncer?

De vuelta a casa en California, fui a ver a un cirujano en el Stanford Hospital especializado en cirugía de tiroides. Había decidido realizarme la cirugía porque A) Mi tiroides presentaba bultos y tenía nódulos, y me preocupaba que fueran cancerosos, y B) porque tenía solo 21 años en ese momento y no quería la radioactividad adicional en mi cuerpo. La confianza y el historial del médico definitivamente me hizo sentir mejor; Explicó que cortaría los dobleces de la piel de mi cuello, por lo que la cicatriz sería pequeña. Él me aseguró que mis cuerdas vocales no se dañarían, aunque, por supuesto, eso era un riesgo. Francamente, eso era lo que más me preocupaba, porque amo cantar e hice teatro en el bachillerato. Pero en general, realmente no estaba tan nerviosa por la propia cirugía.

Me sentía confiada cuando me acosté la noche anterior a la cirugía, pero luego me desperté cubierta de urticaria a las 4 a. m. No sabía por qué (generalmente son el resultado de comer gluten, pero no había comido nada recientemente) y no podía tomar ningún medicamento para la alergia porque necesitaba tener el estómago vacío. Así que hice mi mejor esfuerzo para no rascarme la piel cuando fuimos al hospital unas horas más tarde.

Una vez que entré en la cama de espera en el hospital, la urticaria se calmó un poco. Una enfermera me había puesto unos calcetines especiales para ayudar a las inflamaciones de la piel que inexplicablemente también habían decidido unirse a la fiesta. Pero sonreía mientras le mostraba a los médicos y enfermeras mi MGC (medidor continuo de glucosa) Dexcom y les explicaba cómo observarlo durante la cirugía. Mi azúcar en la sangre estaba bien, así que no estaba demasiado preocupada por eso. Estaba preocupada por si se me baja el azúcar. Me preguntaba, ¿cómo iban a despertarme para que yo comiera? (Dah Mary, solo te inyectarían algo para que tu glucosa en la sangre subiera… pero mi cerebro no estaba pensando demasiado bien a las 7 a. m.) Sonreí y saludé a mi madre, y me sacaron de la sala y del pasillo.

Todo lo que recuerdo de la cirugía fueron los momentos antes de que el anestesiólogo me durmiera, y los momentos posteriores cuando me desperté aturdida ante un mar de caras preocupadas. ¿Que estaba pasando? ¿Qué había pasado? Me pregunté mientras empujaban un portapapeles hacia mí y me pedían que firmara mi documentación de liberación de insulina, que indicaba que quería mantener el control sobre mi propia insulina y mantener mi bomba encendida. Lo firmé y parecieron aliviados cuando la enfermera se escabulló. Aparentemente, este era un documento que debería haber firmado antes de la anestesia. ¡Uy!

Los médicos me explicaron que tan pronto como me dormí y me abrieron la bata, me encontraron cubierta de urticaria. Me dieron una inyección de esteroides, lo que hizo que mi glucosa en la sangre se disparara a alto en los 400, y solo después de eso llamaron al endocrinólogo. Mientras todos se encargaban del resto de mí, mi cirujano había hecho un trabajo increíble a pesar de los otros problemas. Me dijo que habían extraído toda la tiroides y las glándulas paratiroideas, porque eran nodulares y quería que se les hiciera una biopsia para descartar cualquier tipo de cáncer. Parecía complacido con el corte y el tamaño de la cicatriz, y me dio buenos consejos para mi recuperación. ¡Incluso dijo que podía irme al día siguiente! Sin embargo, la dermatología tenía otros planes y me mantuvieron otras 48 horas para observarme y mostrar a los estudiantes de medicina mi extraño cuerpo.

La recuperación de la cirugía tomó un tiempo. Tuve que mantener mi cuello cubierto durante todo el verano, no es fácil en la ciudad de Nueva York a 80 grados y con humedad. Tuve que hacerme muchos análisis para controlar mi nivel de tiroides ya que me iniciaron en una hormona tiroidea, lo cual lleva un tiempo para ponerse a trabajar. No recuerdo muchos de los síntomas físicos, solo los visuales, también conocido como la cicatriz en mi cuello. Una vez más, no pensé mucho sobre la importancia de la tiroides.

No pensé en ello hasta finales de 2016 y principios de 2017. Había estado enferma con un resfriado general, pero había días en que estaba tan agotada que apenas podía levantarme de la cama, o cuando estaba tan mareada al pararme que casi me caía (entre muchos otros síntomas). Mis médicos no estaban haciendo un gran trabajo, y nadie me dijo que revisara mis niveles de tiroides. Durante meses seguí así, apenas superando el día. Finalmente, un médico mencionó que cuando te enfermas, tu cuerpo necesita hormona tiroidea extra para ayudar a que vuelva a la normalidad. Algo gracioso, eso no sucede cuando no tienes tiroides. ¿Adivina que? En ese momento yo tenía un hipotiroidismo peligroso; al parecer, debes ir al hospital si no puedes salir de la cama o si te sientes mareado al pararte. ¡Nadie me lo había dicho hasta ahora!

Avanzando rápidamente a principios de este año, sucedió de nuevo. Me resfrié, luego me dio gripe, luego una infección en el pie porque mi sistema inmunológico estaba muy mal. ¡Hasta había estado tomando mi medicamento para la tiroides con regularidad! Pero como dije, tu cuerpo necesita fluctuar, y algunas veces se necesita más o menos hormona tiroidea. Terminé tomando demasiada hormona antes de equilibrarla de nuevo. Mi endocrinólogo y yo trabajamos estrechamente ahora para hacerme una prueba de tiroides con regularidad y hacer ajustes en los medicamentos según sea necesario. Ella es la primera que me dijo, diez años después de haber sido diagnosticada con la enfermedad de Graves, que la hormona tiroidea afecta la sensibilidad a la insulina. Estoy agradecida de trabajar con un gran médico ahora, pero el camino aquí no ha sido fácil. ¿Quién hubiera pensado que estaba en mayor riesgo de otras enfermedades autoinmunes al tener diabetes Tipo 1? ¡Es la trifecta que nunca quise, pero estoy aprendiendo a manejarla!


Infórmate más sobre las enfermedades tiroideas.

Mary fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en 1998 a la edad de siete años, y a pesar de que ha tenido la enfermedad durante 17 años aún enfrenta cada día con una sonrisa y un soleado panorama. Ella asistió a Parsons New School for Design (nueva escuela de diseño de Parsons) de Nueva York, donde estudió diseño de moda con un enfoque en ropa para niños. Ahora, en su papel de Administradora de Socios de la Comunidad y Programas, A Mary le encanta hacer conexiones y compartir historias, consejos y trucos con otras personas con diabetes. Ella creció en torno a la filantropía y le apasiona vivir bien con diabetes tipo 1, la búsqueda de una cura, hacer que Beyond Type 1 crezca y, ¡su bulldog francés Lola! Encuéntrala en Instagram @MaryAlessandraa