Mis 5 disciplinas para un triatlón

7/26/18
ESCRITO POR: Tracy Sanders

 

Nota del Editor: Tracy es parte del equipo Beyond Type Run, patrocinado por Dexcom y Omnipod® Insulin Management System. Ella participará en el Maratón 2018 TCS de la Ciudad de Nueva York.  


Oh, el triatlón. Clásica aventura de tres disciplinas de 1.9 km de natación, 90 km en bicicleta y 21.1 km de carrera. La “transición”, que es el tiempo que se toma para cambiar de una disciplina a otra, a menudo se conoce como la cuarta disciplina. A veces se olvida y se descuida; sin embargo, el dominio de la transición puede reducir minutos de tu tiempo.

Yo tengo una quinta disciplina: La diabetes

Tipo 1. Sin una cuidadosa atención en este dominio, completar un triatlón sería una fantasía. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que se manifiesta después de que el cuerpo autodestruye sus propias células productoras de insulina del páncreas, lo que da como resultado la pérdida completa del metabolismo de los carbohidratos. La palabra autosabotaje se queda corta. No hay cura por lo que asumo el papel del páncreas a tiempo completo, equilibrando la administración de inyecciones de insulina y el conteo de carbohidratos.

Manejar la diabetes tipo 1 durante los últimos 4 años ha llevado una planificación y experimentación sin fin. Ha traído lágrimas, retos y fracasos, pero también me ha hecho muy consciente no solo de las capacidades de nuestros cuerpos y su intrincada y variada respuesta a la nutrición y el ejercicio, sino también del increíble poder de la mente.

El objetivo de una persona con diabetes es mantener las lecturas de glucosa en la sangre entre 4 a 8 mmol/l, lo que se puede lograr con inyecciones de insulina cuidadosamente calculadas y la medición del azúcar. Sin embargo, este no es un sistema perfecto y a prueba de fallas. Demasiada insulina bajará tu nivel de azúcar en la sangre, dejándolo confundido, débil, desorientado, tembloroso y si se manifiesta severamente en convulsiones, ocasionará daño cerebral y la muerte. Si no hay suficiente insulina se produce un alto nivel de azúcar en la sangre, deshidratación severa y anomalías electrolíticas, irritación, fatiga y, si se prolonga, puede provocar cetoacidosis diabética, coma o incluso la muerte.

Dado que las complicaciones graves se encuentran en ambos lados de la escala, el control de la diabetes es un juego de equilibrio constante para encontrar esta zona perfecta de 4 a 8 mmol/l. Esto es un reto en un día promedio, luego agrégale tres formas de ejercicio, una pizca de adrenalina y tus requisitos de glucosa están completamente fuera de control.  Para ayudar, utilizo un dispositivo especial llamado Dexcom, que es un sistema de medición continua de la glucosa (MCG) que lee mi nivel de azúcar en la sangre cada 5 minutos.

Para el día de la carrera de 70.3 Ironman Durban, tenía dos planes de nutrición. Un plan estructurado en torno a los niveles bajos de glucosa que involucraba carbohidratos y geles, así como un plan por si mi nivel de azúcar aumentaba mucho, lo que incluía alternativas bajas en azúcar y bajas en carbohidratos de Keto Sports Nutrition. La confianza viene en la forma de preparación. Todo lo demás el día de la carrera estaba más allá de mi control. Comí una cena baja en carbohidratos la noche anterior, así que mis niveles de azúcar se mantuvieron dentro del rango mientras dormía y para asegurarme de que me despertara con un buen nivel de azúcar en la sangre.

El desayuno era un licuado que constaba de 20 g de carbohidratos cuidadosamente medidos. Me inyecté 4 unidades de insulina, una dosis más alta que la normal, pero esperaba que mis nervios y la adrenalina dispararan mi azúcar a un nivel alto.

Llegué a la transición con la lectura perfecta de glucosa en la sangre, celebrando con un poco de baile interior de victoria y algunos aplausos infantiles internos. “Buen trabajo, Tracy, eres lo máximo, la diabetes pierde, yo gano”. A lo que la diabetes sonrió con indiferencia, “¿Ah sí, no me digas?” A los 15 minutos de llegar, los nervios se presentaron, la adrenalina y el cortisol se bombearon alrededor de mi cuerpo y mis azúcares se dispararon a 14 mmol/l y continuaron elevándose.

Diabetes: 1 Tracy: 0

Con el tiempo limitado hasta la línea de salida, me inyecté 3 unidades de insulina, puse mi dispositivo MCG e inyecciones de insulina en la mesa “médica” que se encuentra al frente de la transición, me vestí y me dirigí a la playa, y les recé a los dioses de la diabetes .

El momento más conmovedor de 70.3 fue correr hacia ese océano dorado y dinámico. El sol saliendo en el horizonte, las olas espumosas iluminadas de plata y amarillo. Cada una de mis preocupación fue olvidada y no pude contener una risita y sonreír mientras la verdadera belleza de la mañana se desarrollaba. El agua estaba fenomenal, mi traje de neopreno el dispositivo de flotación ideal y las boyas perfectamente visibles.

Después de caminar pesadamente hacia la gruesa arena para hacer la transición, tomé mi MCG de la mesa y en el pánico sin aliento de la arena y el traje húmedo, me pinché el dedo y me medí manualmente el azúcar, un valor aceptable de 8 mmol/l. Me inyecté 2 unidades de insulina para poder comer a lo largo del recorrido en bicicleta, me puse el casco en la cabeza, puse mis pies llenos de arena en los zapatos para ciclismo y me dirigí con entusiasmo a mi noble corcel. Tengo una bolsa en el marco de mi bicicleta donde mantengo mi nutrición, mi medidor y la insulina juntos.

Diabetes: 1 Tracy: 1. El campo de juego estaba nivelado.

La diabetes puede ser un juego mental abrumador.Un nivel anormal de azúcar en la sangre es una gran imitación de los sentimientos normales relacionados con los deportes, como la fatiga y la debilidad.  Puedes estar plagado de constantes dudas: “¿Estoy enfadado porque me presioné demasiado o mi nivel de azúcar en la sangre está alto o bajo?” Además, podría estar sintiéndome de maravilla, solo para descubrir que tengo una lectura terrible de glucosa en la sangre que automáticamente incita a mi mente a decidir que mi cuerpo está en malas condiciones. Durante el recorrido en bicicleta, miraba mi MCG cada 15 minutos, asegurándome de que estaba dentro del alcance y comía según era necesario. Afortunadamente, no tuve que parar para inyectarme insulina a lo largo de la ruta de la bicicleta, y mis azúcares se mantuvieron entre 7 y 8 mmol/l.

No pude comer en la carrera ya que mi azúcar estaba en el extremo más alto de lo normal y no mostró signos de caída. No llevé ningún tipo de insulina ya que pensaba que mi nivel de azúcar en la sangre descendería rápidamente.  Simplemente tomé agua a lo largo de los 21.1 km y aproveché todas las esponjas heladas que encontré. Terminé con un nivel de glucosa en la sangre de 6 mmol/l en un tiempo de 05h55. A lo largo de mi vida, estoy segura de que la diabetes brindará una multitud de retos, pérdidas y victorias. Pero creo que es seguro decir:

Diabetes: 1 Tracy: 2

Diabetes, te gané esta, chica.

Tracy Sanders

Tracy tiene 25 años y está estudiando una licenciatura en Medicina y Cirugía por la Universidad de Witswatersrand. Ella correrá el Maratón 2018 TCS de la Ciudad de Nueva York con Beyond Type 1. Ella vive en Sudáfrica.