Embarazo de Alto Riesgo: Mitigación de Riesgos de Diabetes Tipo 1 + Resultados en las Mujeres Negras en cuanto a Salud Materna


 

En 2020, Ariel Lawrence, activista de la diabetes y creadora de Just A Little Suga, una plataforma de narración que se centra en las personas de color con diabetes, se enteró de que estaba embarazada. Aunque Ariel estaba emocionada, no pudo evitar sentirse ansiosa. Como mujer negra que vive con diabetes Tipo 1, a Ariel le preocupaba la manera en que la intersección de tener diabetes y ser una mujer negra la afectaría a ella y a su bebé.

Según Christopher Nau, doctor en medicina materno-fetal con sede en Cleveland, Ohio, el acceso oportuno a la atención médica de la diabetes y de maternidad es crucial, especialmente para las mujeres negras que, debido a múltiples factores, incluyendo el racismo sistémico y el sesgo implícito, son tres veces más probabilidades de morir durante el parto en comparación con las mujeres blancas en los EE. UU.

“Una vez que me enteré de que estaba embarazada, sentí mucha ansiedad. Y aunque estaba trabajando con el equipo de atención para asegurarme de que mi manejo fuera más estricto y que mis niveles de azúcar en sangre estuvieran dentro del rango, la realidad era que había momentos en los que no estaba dentro del rango, tenía niveles altos de azúcar en sangre y, a veces, tenía niveles altos de azúcar en sangre durante períodos prolongados”, le dice Ariel a Beyond Type 1.

Las preocupaciones sobre el nivel de glucosa (azúcar) en sangre de Ariel persistieron desde que le diagnosticaron diabetes Tipo 1 cuando estaba en décimo grado. “En la universidad, había una enfermera que me dijo que la diabetes Tipo 1 y el embarazo no se mezclan”, recuerda Ariel. “En ese momento de mi travesía con la diabetes, recuerdo haber tenido dificultades para que mi A1c estuviera por debajo de 7.2. Entonces, durante mucho tiempo existió la pregunta de si realmente puedo hacer lo necesario para mantener un embarazo saludable mientras vivo con diabetes”.

Según las investigaciones, las mujeres negras tienen cuatro veces más probabilidades de recibir de cero a cinco citas de atención prenatal en comparación con las mujeres blancas. Además de recibir niveles de atención estadísticamente más bajos, “las mujeres negras tienen menos probabilidades de recibir atención al comienzo del primer trimestre, lo cual es importante específicamente para alguien que tiene diabetes”, dice el Dr. Nau.

Uno de los factores que contribuyen a la mala salud de las personas negras embarazadas es el racismo sistémico. En comparación con las personas blancas embarazadas, las personas negras embarazadas tienen más probabilidades de experimentar un trato injusto y discriminación dentro del sistema de atención médica, por ejemplo, que el personal de atención médica les hable irrespetuosamente, que las ignoren después de expresar sus temores o preocupaciones y que experimenten un mal trato por parte de los médicos.

Además del racismo sistémico, el sesgo implícito (actitudes y estereotipos de otros grupos que se manifiestan en una discriminación abierta e intencionada) obstaculizan la salud materna de las embarazadas de raza negra. El sesgo implícito puede afectar el juicio de un profesional médico para brindar tratamiento y atención de manera oportuna. También puede dificultar la comunicación entre el paciente y el proveedor.

Cuando los prejuicios raciales se expresan de manera condescendiente, puede reducir la probabilidad de que los pacientes se sientan valorados o escuchados y de que los proveedores recomienden opciones de tratamiento para los pacientes.

La investigación muestra que el sesgo implícito se correlaciona directamente con una atención de menor calidad. Un estudio de 2012 descubrió que los partos por cesárea (partos que pueden llevar a resultados de salud más negativos para la persona embarazada y el bebé, incluyendo la mortalidad materna) eran más comunes entre las mujeres negras y latinas que entre las mujeres blancas.

De 2007 a 2016, hubo 40.8 muertes relacionadas con el embarazo de mujeres negras por cada 100,000 nacidos vivos, el triple de la tasa de mortalidad en comparación con las mujeres blancas, que tuvieron 12.7 muertes relacionadas con el embarazo por cada 100,000 nacidos vivos.

“Como mujer negra, me preocupa mi propia salud y si viviré o no para compartir la experiencia de mi nacimiento, porque ha habido muchas mujeres que, lamentablemente, han fallecido”, dice Ariel.

Cuando las personas negras embarazadas con diabetes no reciben atención materna y de la diabetes oportuna, el Dr. Nau dice que sus niveles de azúcar en sangre pueden aumentar, lo que aumenta el riesgo de aborto espontáneo y defectos de nacimiento . “El riesgo puede llegar hasta del 20 al 25 por ciento en alguien que tiene un muy mal manejo”, explica el Dr. Nau.

Como resultado, los fetos pueden tener defectos de nacimiento, como malformaciones cardíacas. La diabetes mal manejada también puede dar como resultado un mayor riesgo de muerte fetal, dificultad respiratoria e ictericia, explica el Dr. Nau. Agrega que los bebés corren riesgo de hipoglucemia, también conocida como bajo nivel de azúcar en sangre, inicialmente después del parto.

Cuando las personas embarazadas tienen niveles elevados de glucosa en sangre de manera constante, también puede aumentar las posibilidades de tener una cesárea. Cuando un bebé nace por cesárea, las mujeres embarazadas pueden tardar más en recuperarse después del parto.

La fortaleza de un sistema de apoyo médico y de salud

Consciente de los resultados de salud materna de las mujeres negras, Ariel contrató a una doula, lo que ayudó a aliviar su ansiedad en torno al embarazo. “Sabía que cuando se trataba de los resultados de salud materna de las mujeres negras, las mujeres negras tienen más probabilidades de experimentar una cesárea y, como resultado, tienen complicaciones”, dice Ariel. “Para ayudar a minimizar mi ansiedad, decidí buscar una doula”. Para Ariel, tener una doula significaba tener una activista y un sistema de apoyo.

Según Doulas de Norteamérica (DONA International, por sus siglas en inglés) las doulas ofrecen apoyo físico, emocional y de pareja durante todo el embarazo, el parto y el período posparto temprano. Las investigaciones muestran que las mujeres que usan una doula de parto tienen menos probabilidades de tener una cesárea, usar analgésicos, necesitar pitocina y es más probable que califiquen positivamente su experiencia de parto.

Durante el proceso de parto, la doula de Ariel se puso en contacto y se comunicó entre Ariel y los profesionales médicos para asegurarse de que Ariel supiera lo que estaban haciendo los médicos.

Junto con una doula, Ariel también se apoyó en su terapeuta para recibir apoyo. “Tenía miedo de que pudiera pasar algo malo. Entonces, tuve un terapeuta que me apoyó en eso”, dice Ariel.

Mejorando los resultados de salud materna para las mujeres embarazadas de raza negra con diabetes

Alissa Erogbogbo, doctora en medicina, directora médica de operaciones en Hospitalist Group, dice que existen oportunidades para mejorar los resultados de salud materna para las mujeres embarazadas de raza negra con diabetes por medio de la legislación. Ella dice que un proyecto de ley ideal incluiría el seguimiento posparto. “Ya sea que se trate de una enfermera con la que hacen un seguimiento, una llamada telefónica para asegurarse de que [las personas embarazadas] están manejando sus niveles de azúcar en sangre, hay muchas oportunidades para disminuir mucho la tasa de mortalidad materna”, dice la Dra. Erogbogbo.

En los EE. UU., el programa Medicaid brinda cobertura para casi la mitad de todos los nacimientos. Desafortunadamente, la cobertura solo dura 60 días después del parto. Los estados tienen la opción de extender la cobertura posparto de Medicaid por 12 meses solicitando una exención de la sección 1115. En abril de 2021, Illinois se convirtió en el primer estado en extender la cobertura de Medicaid hasta un año completo después del embarazo. Missouri y Georgia se unen a la expansión de Medicaid posparto de Illinois.

Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer, según la Dra. Erogbogbo. Un puñado de estados, incluyendo Colorado, Texas, Wisconsin y Florida, han promulgado leyes para buscar la aprobación federal de su exención 1115, pero la mayoría de los estados no han tomado ninguna dirección.

“La mayoría de los estados deben seguir ese tren. La continuidad de la atención te ayuda a comprender cómo está progresando tu salud, qué medidas preventivas puedes tomar”, le dice la Dra. Erogbogbo a Beyond Type 1.

Si bien la cobertura posparto está disponible en algunos estados, la expansión del programa de Medicaid está lejos de ser suficiente. Para aprovechar las iniciativas actuales de salud materna, la congresista Alma Adams, el senador Cory Booker y miembros del Caucus de Salud Materna Negra presentaron la Ley Momnibus de Salud Materna Negra de 2021, un proyecto de ley que no solo expandiría la cobertura posparto hasta 24 meses posparto bajo el Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Lactantes y Niños, pero mejoraría la salud materna entre los grupos raciales y étnicos al abordar los determinantes sociales de la salud.

Si se aprueba la Ley Momnibus, implementaría varias acciones, como proporcionar financiamiento a organizaciones comunitarias que están trabajando para mejorar el espacio de salud materna, diversificar la fuerza laboral perinatal para garantizar que las personas embarazadas reciban atención de maternidad culturalmente sensible, mejorar la recopilación de datos para comprender mejor las causas de los resultados de salud materna y promover modelos de pago innovadores para incentivar la atención de la salud materna de alta calidad y el apoyo perinatal no clínico.

El proyecto de ley se presentó por primera vez a la Cámara el 8 de febrero de 2021 y se remitió al subcomité de Delincuencia, Terrorismo y Seguridad Nacional el 23 de abril de 2021. Desde el inicio del proyecto de ley, ha sido respaldado por más de 240 organizaciones.

Las políticas antes mencionadas no son una solución definitiva, pero sirven como un comienzo para abordar los resultados de salud dispares para las personas negras embarazadas a nivel de políticas. Las personas también pueden hacer activismo para mejorar las condiciones de salud y maternas de las personas negras:

Recursos 

ESCRITO POR Kayla Hui , PUBLICADO 07/26/21, UPDATED 07/26/21

Kayla Hui es la reportera de salud de Beyond Type 1 que cubre la diabetes, las enfermedades crónicas y las inequidades en la salud. Recibió su Maestría en Salud Pública en la facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston. Kayla ganó una beca de Pulitzer Center y un premio de la Fundación Slants en 2020 por su proyecto sobre la salud mental de los conductores de camiones inmigrantes chinos. Su trabajo publicado se puede encontrar en Healthline, Verywell Health, Pulitzer Center y más. Fuera del trabajo, a Kayla le gusta escalar, hornear y comprar plantas que no necesita. Puedes seguir a Kayla en Twitter en @kaylanhui.